Cirilo Moronta, ejemplo de trabajo y orgullo criollo

imagen

NUEVA YORK.- Cirilo Moronta, un próspero empresario dominicano establecido en esta urbe hace 39 años, es un verdadero ejemplo de superación..
Es bien sabido que todas las comunidades tienen sus hijos pródigos, categoría que logran alcanzar como una consecuencia lógica del reconocimiento de sus atributos al servicio de la sociedad.
Este empresario forma parte de la pujante comunidad dominicana que ha estado en pleno crecimiento no solo en esta Metrópoli, sino en todos los Estados Unidos, según lo ha informado la Oficina del Censo de la Unión Americana.
Moronta es visto entre sus compatriotas de La Gran Manzana como un monumento al trabajo, sencillez, honradez y solidaridad, donde miles de dominicanos conocen de su incuestionable conducta humana, espíritu progresista y respaldo a los quisqueyanos en la urbe.
Es un promotor del ejercicio decente de la amistad, y en su hoja de vida, como amigo y ciudadano no hay manchas, porque en cada relación deja una estela de bondad que es un sello imborrable en el corazón y la mente de quienes le tratan.
Ha vencido muchos obstáculos en su camino, y en base a las mismas cualidades que les caracterizan, ha forjado algunos negocios, entre ellos el famoso y exclusivo Restaurant ¨809¨, Parrillada Dyckman Express Restaurant y la bodega ¨Food Plaza¨.
En dichos restaurantes proporciona facilidades a políticos, periodistas, empresarios, comunitarios, clubes y asociaciones para sus actividades, realizándose más de 20 en el transcurso del mes, como la celebrada recientemente por el senador estatal Adriano Espaillat y que el fiscal del estado, Eric T. Schneiderman, acudiera a observar el partido del Super Bowl.
Asimismo, el alcalde Bill de Blasio realizó numerosos encuentros en su interior durante su campaña.
Moronta, oriundo de La Hoya, en San Francisco de Macorís, salió a los 11 años (1974) de su pueblo natal junto a sus padres, Teófilo Moronta y Dominga Then, y sus cuatro hermanos (Fernando, Lino, Andrés y Lorenzo), y dice con orgullo que su padre fue chofer de carro público en el Cibao.
Aquí, ingresó a la escuela (1975) en horario diurno, y en la tarde consiguió su primer trabajo de medio tiempo en una factoría en la avenida Ámsterdam y la calle 178, percibiendo 35 dólares semanal; y cuando terminaba, se iba como ayudante de un taller de refrigeración en la misma avenida y la calle 169.
Recuerda que al graduarse de la secundaria (1979) tenía algunos dólares ahorrados y bastante conocimiento en refrigeración, y decide abrir su propio establecimiento en Ámsterdam, entre las calles 177 y 178.
El negocio mismo fue creciendo y su antiguo jefe (Rodríguez) se retira a la República Dominicana, donde se asocia a Juan Luis Machado, dueño de la compañía ROMACA; luego rompen la sociedad, y entonces Rodríguez y él se asocian (1983) y abren un negocio de refrigeración en Villa Juana (calle Moca, número 30) y desde esta urbe exportaba repuestos de neveras, lavadoras, compresores, aire acondicionado y estufas, entre otros.
Con negocio de refrigeración en los dos países, también adquiere en 1986 la bodega Moronta Food Plaza y se la traspasa a un hermano en 1990. A los pocos meses adquiere otra bodega en la esquina de las calles 184 y Morris, en El Bronx..
A partir de 1997, se aleja de la bodega y compra a Dominican Express, un pequeño restaurant al lado de Moronta Food Plaza. A través del tiempo crece, lo amplia, y hoy es conocido como Parrillada Dyckman Express, que trabaja 24 horas, los siete días de la semana.
En 2005 abre otro restaurant (809), uno de los de más glamour, espacioso y exclusivo de Washington Heights.
jt/am

¡Comparte esta noticia!
  Suscribir  
Notificar a