¿Bocinas y Micrófonos?

imagen
EL AUTOR es miembro del PLD. Reside en Nueva York.

Desde mi infancia y adolescencia, hasta el inicio de mi vida de joven adulto, fuí un ferviente fanático del juego de pelota, mejor conocido en nuestro
país como “beisbol”; y no es una casualidad que, al escuchar las transmisiones radiales y televisivas de los juegos que se efectuaban en los tradicionales estadios de aquellos tiempos; Quisqueya en la capital; Cibao en Santiago; y Tetelo Vargas en San Pedro de Macoris; casi todos los narradores y comentaristas de ese deporte, en las cadenas de transmisión se identificaban como fanáticos de los equipos para cuyas cadenas trabajaban en dichas transmisiones.

Recordamos de aquellos tiempos a Lilín Díaz, de las Aguilas; Max Reynoso, del Licey; Féliz Acosta Núñez, del Escogido; y así otros narradores y
comentaristas de los tres equipos mencionados y los de las Estrellas Orientales, como Billy Berroa, tal vez nuestro mejor narrador de todos los
tiempos.  Pero nuestra gran sorpresa, como fanático Liceista “furibundo”, nos la brindaron el comentarista Tomás Troncoso y nuestro primer miembro
del Salón de la Fama del Baseball norteamericano Juán Marichal; ambos “eternos” seguidores de los Leones del Escogido; pero quienes, al ser cuestionados por su apoyo a los Tigres del Licey en los años 80’s, dejaron claro su lealtad al equipo y/o empresa para la cual trabajaban, y de la cual recibían sus salarios; los Atléticos de Oakland y los Tigres del Licey.  En ese entonces Marichal trabajaba para los Atléticos, quienes tenían contrato de trabajo con el Licey.

Trasladándonos a la actualidad política dominicana y a los milenarios oficios del periodismo y la comunicación, queremos manifestar nuestra preocupación, como periodista y comunicador en la actualidad, de nuestro rechazo del uso del epíteto injurioso de llamar “bocina” al comunicador que, trabajando para el gobierno, o en algún medio contratado por el mismo, manifiesta su apoyo al al gobierno a través de los medios para los que trabaja.

Hay que dejar claro, frente a muchos que no lo saben, que el periodismo no es una profesión, sinó un oficio, aunque hayan miles de seres humanos
que posean títulos universitarios de “periodistas”.  El comunicador es aquel que, dominando los conocimientos de un tema específico, lo comunica a
sus receptores, preferiblemente a través de un medio de comunicación masiva, aunque no sea periodista profesional.

Aunque se de cientos de nombres de personas que no tienen títulos universitarios de periodistas hablan y escriben por los medios, a todos no se les llama bocinas, sinó solamente a aquellos que hablan a favor del gobierno de turno; mi pregunta es:  ¿Si la oposición que usteden respaldan con sus
micrófonos, a través de los medios que se lo permiten, logra el triunfo en los comicios de 2020; ustedes, al apoyar ese nuevo gobierno, les gustaría
ser llamados bocinas, o les gustaría seguir siendo llamados micrófonos?

silvanordny@aol.com

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.