Bicini, Bachata-Beatles  (OPINION)

imagen
El autor es cónsul dominicano en Hamburgo, Alemania.

POR FAUSTO JAQUEZ

No, no estoy cometiendo una falta ortográfica, simplemente estoy utilizando el recurso del túnel del tiempo y dando vueltas en su vórtice multicolor. Trasladándome a la época en la que la Real Academia de la lengua decide omitir la v de vaca y fundirla con la b de burro, simplificándonos un poco la vida.

Ya rondaban los duendes en Casa de Teatro cuando una noche de bohemia a principio de la década de los 80’s Raquelita Vicini, cual ángel del amor al ver a Juan Luis Guerra buscando en el diapasón de su guitarra los trastes que en el mástil debía pulsar para entonar la canción que junto a otros músicos tocaban en ese momento, al percibir en su mirada bondad y nobleza, llegó a la conclusión que este sería el hombre que haría feliz a su mejor amiga (Nora Vega), quien a la sazón estudiaba en Boston, y él que en los próximos días salía a estudiar composición y arreglo a Berklee College of Music también en la ciudad de Boston, facilitaría la misión de unir estas almas que parecía que el universo las había separado en algún momento y en alguna galaxia lejana.

Ni corta ni perezosa Raquelita aprovechó la oportunidad y le envío una carta a su amiga, con el naciente protagonista de una bella historia de amor.

Desde el primer contacto, que fue la entrega de la misiva, se dio el toque de la imaginaria varita mágica que embrujó con una bella amistad, que con el tiempo se convirtió en amor. El próximo viaje de Juan Luis a República Dominicana lo hizo por el aeropuerto de Puerto Plata, para de ahí trasladarse a Santiago a conocer la familia de quien lo acompañaría por el resto de su vida.

Fausto Jáquez, Juan Luis Guerra y Roger Zayas

Al llegar a la calle 15 de Los Jardines dónde vivía don Oto Vega y su familia, al lado de Paco Almonte, fue recibido con la gentileza y simpatía que caracterizaba a esta familia, pero al ver que el matrimonio era inminente y sabiendo que Albert López, quien era su vecino le iba economícamente mal dando serenatas con su guitarra, le dijeron a Nora, parece buen muchacho pero vas a pasar hambre.

Pasado los años y ya preparado para empezar su carrera, después de haber trabajado como guitarrista en varias grabaciones y espectáculos, forma junto a tres buenos amigos el grupo 4-40, con el que nos regaló preciosas composiciones, luego unos merengues que pusieron a bailar parejas de todas las edades, pero no fue hasta que las melodías y los acordes que quedaron en el subconsciente de su adolescencia le hicieron dar un giro en la historia musical de la República Dominicana con trascendencia mundial.

Inspirado en las canciones con que en los años 60’s los Beatles llenaron de música e ideas las memorias de la juventud de la época, produjo el álbum “Bachata Rosa” con el que vistió de gala este género, y lo sacó de los cuarteles y cabarets abriendo todas las puertas, y los peces rompieron las peceras, y volaron por todos los rincones del planeta llevando el ritmo a todas las culturas.

El verano pasado creí estar alucinando cuando aquí en Hamburgo mientras paseaba en bicicleta por el stadpark escuché a lo lejos una bachata y al acercarme pude ver a un joven que por el ámbar de su piel y la alegría de su sonrisa indudablemente era dominicano, enseñando a bailar a un grupo de más de 20 alemanes.

La canción de los Beatles “Here comes the Sun”, fue entre otras la que inspiró a Juan Luis a poner los acordes y bellos coros a sus primeras bachata, esta canción dice en una línea: “Parece que han pasado años desde que el sol estuvo aquí, aquí viene y las sonrisas están volviendo a los rostros”…

Además de música Juan Luis hizo una dupla maravillosa con mamá Sara para ayudar a poner paz en el alma de muchos atribulados a través de la palabra de Dios.

Indudablemente la compañera influye en los frutos que puede dar un hombre por lo que Nora ha sido fundamental en el trabajo del genial compositor.

Que la bachata sea Patrimonio Cultural de la Humanidad nos hace a todos los dominicanos más ricos, y Raquelita Vicini por esa inversión sólo ha cobrado el interés de darnos la mejor música en besos y abrazos con Raquel y José de 6 a 8 de la tarde en la 97.7 fm.

PD. Paren de sufrir por las vulgaridades de Tokicha eso es efímero! Los Beatles y Juan Luis serán eternos!

jpm-am

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
3 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
David Pimentel
David Pimentel
11 dias hace

Excelente

butifar comillas
butifar comillas
13 dias hace

J.L Guerra nos ha dado a conocer en este mundo y merece todos los honores que podamos brindarle.

Lillian López
Lillian López
14 dias hace

Gracias, Fausto por tan hermoso relato de nuestro querido a Juan Luis Guerra, feliz día de Gracias 🙌🙌☀️💝💝🤗❤️