Ataques con bombas y ofensiva islamista acentúan caos en Iraq

imagen

Bagdad, 8 ago (PL) Fuerzas militares y de seguridad iraquíes afirmaron hoy haber causado decenas de muertos a los islamistas radicales que siguen afianzados en la norteña provincia de Nínive, de donde huyeron en las últimas horas cientos de cristianos.


Según fuentes de seguridad, al menos 35 personas perdieron la vida en el área chiita de Kadhimiya, en el norte de Bagdad, como consecuencia de asaltos suicidas con bombas, mientras la detonación de dos carros en Kirkuk dejó nueve fallecidos.

La policía indicó que las explosiones cerca de una mezquita chiita en Kirkuk donde estaban alojados desplazados se originaron después de una ofensiva de milicianos del Estado Islámico (EI) que forzó el repliegue al norte de efectivos militares kurdos, conocidos como Peshmerga.

Los Peshmerga abandonaron ayer la localidad de Qaraqosh, situada entre Mosul, la capital de Nínive, y Erbil, la de la región autónoma del Kurdistán iraquí, ante el empuje del DAESH, acrónimo árabe del grupo integrado por musulmanes extremistas sunnitas.

Dado el repliegue de los kurdos, la entrada de los islamistas en Qaraqosh desató un éxodo masivo de miembros de la minoritaria población cristiana y de los Yazidis, una comunidad étnico-religiosa kurda, a los que el DAESH considera infieles, al igual que a los musulmanes chiitas.

La toma de la mencionada aldea siguió a la de la presa Mosul, la más grande de Iraq que deja en manos de los takfiristas importantes fuentes de generación de electricidad y recursos hídricos estratégicos.

Docenas de yihadistas (partidarios de la Yihad o guerra santa islámica) murieron a causa de bombardeos de la aviación del Ejército en áreas de Mosul durante operaciones intensificadas desde el jueves y que se extendieron a las áreas de Qayyarah, Sinjar y Ali Rash.

Otros 70 irregulares fueron abatidos por la artillería de la División 17 de las Fuerzas Armadas, previa coordinación con la inteligencia militar para asaltar el distrito de Latifiya, en el sur de Bagdad.

Según reconoce el mando castrense en este país, los insurgentes han avanzado en varias regiones y han frenado a las tropas gubernamentales, a las kurdas y a las brigadas de voluntarios chiitas y sunnitas moderados.

Entretanto, la Unión de Mujeres del Kurdistán anunció que más de dos mil miembros se alistaron como voluntarias en esa región septentrional para combatir junto a los Peshmerga en defensa del territorio autónomo y la población, mientras otras cinco mil ya laboran como enfermeras.

Además de los mencionados poblados, los militares kurdos combatieron al EI en Sinjar y Zammar, en Nínive y tuvieron que retirarse, mientras se enfrentaron en áreas conflictivas en las demarcaciones de Salaheddin, Kirkuk y Diyala.

tgj/Ucl

PL-46
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios