Algunos hechos de la crisis de misiles de octubre 1962

imagen
EL AUTOR es ingeniero industrial y consultor empresarial. Reside en Santo Domingo.

Irónicamente, dos semanas después de Bahía de Cochinos una encuesta Gallup reveló que Kennedy tenía una aprobación de 83%, encima del 78% previo a la fracasada invasión. Kennedy apostó a su carisma pero días después, en Viena , Khruschev lo abatió y comentó a sus íntimos: “Él es muy joven y no bastante fuerte, demasiado inteligente y demasiado débil”.

Kennedy   dijo a Khruschev que consideraba que existía un balance entre el arsenal  sino- soviético y el de occidente. Ensoberbecido, Khruschev comenzó  a construir el fatídico “Muro de Berlín”  70 días  después de la reunión de Viena. Provocador, proclamó que Berlín era como: “los testículos de Occidente: siempre que quiero hacer chillar a Occidente, estrujo a Berlín”. Kennedy exclamó que: “Un muro era mucho mejor que una guerra” y  llamó a las filas las reservas militares y sometió un astronómico presupuesto de Defensa.

En junio  1948 Stalin sitió los sectores de Berlín correspondientes a  los aliados: cerró autopistas de acceso y bloqueó el ferrocarril y  las vías fluviales. Además, cortó el suministro eléctrico. El bloqueo de Stalin fracasó con el “Puente Aéreo” articulado por Truman que duró 322 días  y abasteció de comida y todo lo esencial a 2 millones de habitantes. Unos 300 aviones operaban en forma continua y cada 90 segundos un avión despegaba y aterrizaba en la ciudad. Khruschev pensaría que ese “Puente Aéreo” derrotó al bloqueo porque Truman era decidido, y  hasta lanzó   bombas nucleares, mientras que Kennedy tenía un carácter débil.

Khruschev fue un  Comisario Político en la batalla de Stalingrado. Su rol estratégico no  le permitía combatir mientras que Kennedy fue condecorado  con el “Corazón de Púrpura” por  salvar la tripulación de la lancha  PT-109 que comandaba y que fue hundida  en la guerra del Pacífico Sur. En abril 1962 Nikita se planteó esta cuestión: “Por qué no echamos un erizo en los calzoncillos al Tío Sam” y pronto, en mayo, decidió instalar misiles nucleares en Cuba .Entre julio y octubre más de 100 barcos transportaron 47,000 tropas soviéticas y un arsenal de alto poder: 24 plataformas de lanzamiento, 42 cohetes R-12 de alcance medio, 45 ojivas nucleares, 42 bombarderos, 40 cazas MIG-21. También se despacharon 4 submarinos con armamento nuclear.

El 14 de octubre un avión U-2 tomó fotos de misiles nucleares en Cuba. El día 18 el Canciller ruso Gromiko le negó a Kennedy la existencia de misiles nucleares en Cuba .El día 22 Kennedy envió una carta a Khruschev y, en un discurso , denunció la existencia de los misiles, exigió su retiro e impuso una “Cuarentena Naval”  para supervisar todas las embarcaciones que viajaran hacia Cuba. El 25 de octubre el Embajador Adlai Stevenson mostró en la ONU  fotos de los  misiles. Al día siguiente Khruschev envió una carta a Kennedy ofreciendo retirar los misiles, a cambio de una declaración de que Estados Unidos no invadiría a Cuba.

En octubre 27 Khruschev envió una segunda carta exigiendo el retiro de  misiles Júpiter instalados en Turquía. Ese día un cohete soviético derribó un avión de reconocimiento americano U-2. Kennedy contestó la primera carta de Khruschev aceptando sus términos, sin referirse a la segunda carta.  Esa noche Robert Kennedy se reunió en secreto con el venerable embajador soviético Anatoly Dobrynin. Le propuso que los misiles de Turquía e Italia serían retirados en un plazo de 4 a 5 meses, con la aprobación de  la OTAN, y que eso era una promesa verbal  no incluida  en ningún documento público.

Por fin, en octubre 28, Khruschev envió una tercera carta aceptando los términos de  Estados Unidos. Castro, colérico, prohibió que los misiles a ser retirados fueran inspeccionados en Cuba. Decepcionados y guiados por Castro, los cubanos corearon: “Nikita, mariquita, lo que se da no se quita”. En sus negociaciones Khruschev no incluyó las aspiraciones  de Fidel  y dejó fuera la sempiterna terminación del embargo comercial y la desocupación de Guantánamo. Con un despliegue bélico nuclear sin precedentes Khruschev logró la declaración de no invadir a Cuba y  remover obsoletos misiles Polaris que iban a ser sustituidos por misiles Saturno instalados en submarinos del Mediterráneo. Al retirarse  de Cuba los misiles , Kennedy levantó la cuarentena en noviembre 21.

Amenazando de cerca a Estados Unidos Khruschev  intentaría compensar en parte el real desequilibrio armamentista caracterizado por la existencia de 17 o hasta 20 ojivas occidentales por cada una soviética. En momentos cruciales Khruschev fue prudente y no ordenó a sus barcos traspasar el cerco de la cuarentena naval .La aventura nuclear en Cuba pudo  incidir en su derrocamiento por el Politburó en 1964.

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
5 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Lo Justo
Lo Justo
1 Año hace

La verdad que «la crisis de los misiles» fue un episodio de peligrosa tensión,suerte que aparecieron cerebros prudentes.
Siempre sólo se menciona los misiles,pero el distinguido articulista enumera todo el peligroso arsenal que acumuló la Unión Soviética en el Caribe,sin contar con todo el arsenal que les respondería Estados Unidos.
He oído,que hasta extraterrestre intervinieron para evitar una ecatombe,exterminio.

Arturo Morató B.
Arturo Morató B.
1 Año hace

(4) espina política» para los Estados Unidos y en su propio patio trasero en la guerra geopolítica entre ambas naciones. Al Fidel Castro percibir esto de ‘EL Che», este vio que ese proceder ponía en riesgo la ayuda económica y el apoyo político que representaba la URSS para su gobierno y planes de establecer gobiernos comunistas en toda Latinoamérica, como quedó evidenciado con su apoyo a todos los movimientos subversivos que patrocinaba Cuba.

Arturo Morató B.
Arturo Morató B.
1 Año hace

(3) después de su muerte. De igual manera, comenzó el final del mayor asesino que ha parado la revolución cubana, Ernesto «el Che» Guevara» que no ocultó su enejo tanto con Fidel Castro y, con mayor vehemencia con la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas «URSS», a la cual llamó en su momento «otro imperialismo más», por la retirada que esta hizo de los misiles que se estaban instalando en Cuba como una especie de (sigue)

Última edición 1 Año hace by Arturo Morató B.
Arturo Morató B.
Arturo Morató B.
1 Año hace

(2) Ernesto Guevara de la Serna «El Che», se podría decir que radica en la últimas líneas del párrafo 5 del presente artículo que reza (cito): «Al día siguiente Khruschev envió una carta a Kennedy ofreciendo retirar los misiles a cambio de una declaración de que Estados Unidos no invadiría a Cuba» (cierro cita). Esa promesa ha sido cumplida por la Unión Americana y Fidel Castro Ruz pudo gobernar a beneplácito y su dictadura sigue después (sigue)

Arturo Morató B.
Arturo Morató B.
1 Año hace

Para los apologistas y fanáticos de las dictadura criminal de Cuba y admiradores del mayor sátrapa que ha dado la región como lo fue Fidel Hipólito Alejandro Castro Ruz, que se jactan de decir que los Estados Unidos -obviamente un dislate- no han podido invadir la isla y derrumbar la dictadura castrista en seis décadas de agonía y martirio para el pueblo cubano, la clave de ello y por igual, del comienzo del fin del sociópata asesino (sigue)