Alex Cora y Boston Red Sox encabezan año con números rojos en MLB

imagen
Alex Cora

ORLANDO — Guiados por el manager debutante Alex Cora, los Boston Red Sox conquistaron la Serie Mundial de Grandes Ligas en el 2018, un año histórico para muchos novatos e iniciativas, pero que en sentido general cerró con números rojos en varios departamentos, incluyendo el promedio de asistencia a los estadios y el salario de los jugadores.

El puertorriqueño Cora, el primer dirigente no blanco de Boston, condujo al club de la Liga Americana a un punta-punta desde que abrieron los campos de entrenamientos en febrero hasta el último partido de la temporada, el 28 de octubre, y al noveno campeonato de la franquicia, y el cuarto desde el 2004.

Los Red Sox, que impusieron un récord del club con 108 victorias en la serie regular, derrotaron en cinco encuentros a los Los Angeles Dodgers en el clásico de otoño. Los Dodgers cayeron en la Serie Mundial por segunda temporada consecutiva.

Cora, de 42 años, se convirtió en el quinto manager que gana 100 juegos en su debut en Grandes Ligas, el segundo piloto latinoamericano que alcanza el centenar en una temporada (el dominicano Felipe Alou lo hizo en el 2003 con los San Francisco Giants) y el segundo hispano que se queda con el trofeo del comisionado (el venezolano Ozzie Guillén ganó con los Chicago White Sox en el 2005).

Cora no fue el único debutante que brilló extraordinariamente. El bateador y lanzador japonés Shohei Ohtani, de los Los Angeles Angels, comandó una extraordinaria cosecha de novatos que incluyó a los dominicanos Miguel Andújar, de los New York Yankees, y Juan Soto, de los Washington Nationals; los venezolanos Ronald Acuña Jr., de los Atlanta Braves, y Gleyber Torres, de los Yankees, y el cubano Lourdes Gurriel Jr,. de los Toronto Blue Jays, entre otros.

En una temporada afectada por una lesión en el codo derecho, Ohtani bateó .285 con 22 jonrones, 21 dobles, 10 robos y 61 carreras impulsadas en 326 turnos al bate y tuvo marca de 4-2 con 63 ponches en 51.1 entradas como lanzador abridor para convertirse en el primer jugados de dos vías en Grandes Ligas en un siglo y ganar el Novato del Año de la Liga Americana.

Ohtani, de 23 años, es el segundo jugador de la historia que lanza al menos 50 entradas y batea 20 o más cuadrangulares en un mismo año. El legendario Babe Ruth lo hizo en su última temporada con Boston en 1919. Acuña, de 20 años, bateó .293 con 26 jonrones, 26 dobles, 16 robos y 64 carreras impulsadas en 433 turnos al bate para recibir la distinción en la Liga Nacional.

Cora terminó segundo en la carrera por el Manager del Año, pero su jardinero derecho, Mookie Betts, no fue segundo de nadie, atrapando los honores de Jugador Más Valioso, Guante de Oro y Bate de Plata, además de ser el líder de bateo del joven circuito. El jardinero Christian Yelich, de los Milwaukee Brewers, fue el Más Valioso de la Nacional.

Jacob deGrom, de los New York Mets, ganó el premio Cy Young de la Liga Nacional, pese a que apenas ganó 10 juegos. Pero el derecho lideró ambas ligas con una efectividad de 1.70, tuvo 24 salidas de calidad consecutivas y se convirtió en el segundo lanzador con promedio de carreras limpias inferior a 2.00, con 200 o más ponches y menos de 50 bases por bolas.

Tres grandes jugadores dijeron adiós al juego: El antesalista dominicano Adrián Beltré, un sólido candidato al Salón de la Fama en cinco años; el receptor Joe Mauer y el antesalista David Wright.

Hablando del Salón de la Fama, en la ceremonia de julio en la villa Cooperstown, Nueva York, entró oficialmente el jardinero Vladimir Guerrero, el tercer dominicano y el primero no lanzador que recibe el honor. Otro dominicano con estatura de alcanzar la inmortalidad deportiva, el inicialista Albert Pujols, de los Angels, pegó su hit tres mil en mayo y se unió a Hank Aaron, Willie Mays y Alex Rodríguez en el club de 3,000 imparables y 600 jonrones.

Las ligas mayores celebraron partidos en México y Puerto Rico y anunciaron un calendario del 2019 con el día inaugural en Japón y los primeros choques de la historia en Europa, un set de dos encuentros entre Yankees y Red Sox en Londres, Inglaterra, el 29 y 30 de junio.

Por segunda temporada consecutiva, una pequeña porción del calendario de la temporada regular de Grandes Ligas fue transmitida exclusivamente por la red social Facebook. En total fueron 25 encuentros, cinco más que el año anterior. Desde el 2016, la red social Twitter ha tenido retransmisiones de encuentros semanales de MLB, pero sin carácter de exclusividad.

Además del nuevo dinero de las redes sociales, la oficina del comisionado y la cadena de televisión FOX anunciaron luego de la temporada una extensión de siete años que pagaría al béisbol más de cinco mil millones de dólares. Grandes Ligas tiene otros contratos vigentes con ESPN y TBS que expiran después del 2021.

Los derechos de transmisiones representan el principal renglón de generación de recursos para una industria que reportó ganancias por 15 años consecutivos hasta superar los 10,000 millones de dólares en el 2017. Las cifras finales del 2018 no estarán disponibles por varios meses, pero algunos indicadores no son muy alentadores.

En un año que comenzó con una batalla campal en los medios de comunicación entre los dueños de equipos y la Asociación de Peloteros por la lentitud con que se desarrolló el mercado invernal de agentes libres y una ola de frío por la costa este de Estados Unidos, el promedio de asistencia a los partidos de las ligas mayores bajó un 4% a 28,830, el más bajo desde el 2003, después de una racha de 14 años superando los 30 mil por juego.

En total, 69 millones, 625 mil, 244 aficionados asistieron a 2,415 partidos de la temporada regular del 2018 (el año anterior entraron 72,670,423 a 2,419 choques), cuando las condiciones del tiempo provocaron la posposición de 54 partidos, la mayor cantidad desde los 58 de 1989.

Además de razones climáticas, seguro hubo otras consideraciones para dejar de ir al parque, incluyendo que al menos 10 de los 30 equipos de ambas ligas estaban eliminados antes de comenzar la temporada y que ocho perdieron 95 juegos, incluyendo tres que superaron las 100 derrotas.

Los Yankees impusieron un récord de jonrones (267), pero por primera vez en más de 140 años, los bateadores de las ligas mayores acumumaron más ponches (41,207) que hits (41,018) y el promedio general de bateo (.248) quedó por debajo de .250 por primera vez desde 1972. Los 41,207 ponches de este año representan un récord de todos los tiempos para los lanzadores.

La semana pasada, la Asociación de Peloteros informó que el salario promedio de las Grandes Ligas se redujo este año por primera vez desde 2004 y por cuarta ocasión desde que se inició el registro hace medio siglo. El gremio de los jugadores dijo que su promedio final fue de $4,095,686 dólares, una baja de $1,436 con respecto a los $4,097,122 del año pasado.

Para una liga donde algunos jugadores ganan más de $30 millones anuales, la reducción parecería una nimiedad, pero en realidad no lo es.

Desde la huelga de peloteros de 1994-95, que canceló 948 partidos, incluyendo la Serie Mundial (1994) por primera vez en 90 años, la oficina del comisionado y la Asociación de Peloteros han mantenido una paz, que se extenderá a 27 años cuando concluya el actual pacto laboral en diciembre del 2021, pero el tono del lenguaje público entre ambos ya era bastante belicoso antes del reporte de salarios del 21 de diciembre.

of-am

Comparte: