Al Procurador hay que exigirle profundizar

Ahora, cuando el Procurador General de la República Francisco Domínguez Brito asume, en el caso del Senador Félix Bautista, las responsabilidades que le impone la ley de investigar y perseguir los actos de corrupción y lavado, no es precisamente el momento de cuestionarle y pedir su destitución e interpelación. Más bien, ahora lo que debemos exigirle es que continúe y profundice la investigación; que no se detenga hasta llegar a la raíz, garantizando la debida sanción y recuperando lo robado. Cuando estas voces debieron levantarse y hacer el reclamo que ahora formulan fue a propósito de la decisión que adoptara ante la denuncia presentada el 6 de noviembre de 2012 contra Leonel Fernández, Félix Bautista y Víctor Díaz Rua, por la comisión de graves actos de corrupción que contribuyeron de forma directa a producir el hoyo fiscal de 2011 ascendente a 205 mil millones de pesos. En la ocasión, y en su condición de Procurador General, Francisco Domínguez Brito, el 13 de noviembre del 2012, sin investigar, desestimó la denuncia mediante una nota de prensa, bajo el irresponsable argumento que a continuación se transcribe: “Primer la existencia de un déficit fiscal del sector público no implica, en si mismo, la comisión de un delito por parte de los que ejercen la función pública. Del estudio de las mencionadas querellas se deduce que no existen elementos materiales e indicios que comprometan la responsabilidad penal del expresidentes Leonel Fernández, por lo que carece de fundamento legal. Segundo. Personalmente, siento un gran respeto por el Dr. Leonel Fernández. Creo en su trato profundamente humano, decente y respetuoso con las personas, aun con aquellos que políticamente le adversan”. Es verdad, como ha dicho por su cuenta de twitter la Procuradora Fiscal del Distrito Nacional Yeni Berenice Reynoso que: “Las amenazas de juicio político al Procurador @Domínguez Brito por investigar un caso de corrupción son tan asqueantes como el caso en cuestión”. Más asqueante resultó para esta sociedad que, apoderada de una querella el 24 de enero de 2013, contra el ex presidente Leonel Fernández y la Fundación Global Democracia y Desarrollo, por la comisión de graves actos de corrupción y lavado, ella en su condición de Procuradora Fiscal, sin haber dispuesto una sola medida de investigación y persecución, de modo insólito y bajo el argumento de “las deficiencias del sistema legislativo dominicano” consideró que los graves y comunes actos de corrupción cometidos por los imputados, “la legislación dominicana no (los) tipifica y en consecuencia no (los) sanciona”, procediendo de forma irresponsable al archivo definitivo de la querella para garantizarle impunidad al imputado. Pudiéramos decir que aquellos “polvos trajeron estos lodos”. Pero bien, la ciudadanía podría pasar la página de las inconsecuencias y veleidades en el pasado de estos funcionarios del ministerio público, si de verdad, esta vez, están decididos a asumir desde las altas funciones que desempeñan, un compromiso responsable contra la corrupción y la impunidad. Serán los días venideros los que en definitiva revelarán si se trató de acciones sinceras o una pose de coyuntura. Esperemos. (Jueves 23 de octubre de 2014).

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios