A ver si entiendo…

imagen
EL AUTOR es presidente del PLD en Washington, donde reside.

Como no soy libretista de teatro, televisión, radio o, interactivo de redes sociales, quisiera entender a una franja del PLD –mi partido-. Y la única idea que se me ocurre, para ver si entiendo, es ir a la mayéutica socrática. Para ello, haré las siguientes preguntas: a) ¿quiénes están en minoría orgánica respetable en el PLD?, b) ¿por qué esa minoría orgánica quiere imponer-vociferar, en las calles y los medios, lo que no puede imponer orgánicamente?, c) ¿cómo es posible que, de un momento a otro, una retahíla de adversarios viscerales a esa minoría orgánica –y a todo el PLD-; pero, sobre todo, a su presidente, ahora haga coro con esa minoría orgánica?, d) ¿es el fantasma o figura de la reelección –vía reforma constitucional- un fenómeno inédito en la sociedad dominicana?; y e) ¿realmente a qué se le teme: a un fantasma viejísimo –llamado reelección-rehabilitación-, o sencillamente, a las primarias abiertas?

 

Honestamente, y por más preguntas que me hago, solo llego a una conclusión: esa minoría orgánica respetable, de mi partido, no quiere primarias abiertas, pues anti-reeleccionista no es. De modo, que si se confirma mi sospecha-conclusión estaríamos ante un dilema insalvable: la de que el partido, con la aceptación de esa minoría orgánica –que, curiosamente, igual que yo (al principio), se opuso a las primarias abiertas-, terminó aprobando esa modalidad de certamen eleccionario. ¿Y entonces?

 

A lo anterior se suma, que esa minoría orgánica ha levantado una consigna (callejón sin salida): ¡No hay marcha atrás! Y hasta donde tengo entendido, y llega mi exiguo ABC de la política, semejante ultimátum –o grito- solo se enarbola en dos escenarios: a) cuando se lucha contra un adversario político –llámese oposición o frente contrario- en el contexto de una contienda electoral; b) o, en el de una pugna doctrinaria-ideológica donde las contradicciones se hacen antagónicas e irreconciliables. Si fuere el caso –que no lo es-, en cualquiera de los dos escenarios, estaríamos frente a una situación de definición que, por lógica y dialéctica, terminaría (ojalá me equivoque), inevitablemente, en rupturas insalvables…

 

No quisiera ser Pájaro de mal agüero; pero, me temo, como escribí hace un tiempo, que, en el PLD, estamos pelando las cebollas –igual que Günter Grass (su autobiografía)- y que si el Comité Político no interviene ahora –¡con urgencia!- tendremos no solo “mambo” como dijo Lila Alburquerque.

 

La política, por más que se diga, es, más que Ciencia o Arte, coyuntura… ¿O acaso, se quiere olvidar que Danilo Medina -2007-2012- fue también minoría orgánica, y supo asimilar, respetar y acatar lo que la mayoría -de entonces- decidió?

 

 

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *