Puerto Rico enfrenta aumento drástico de homicidios tras huracán

imagen

CAROLINA, Puerto Rico – Treinta y dos personas fueron asesinadas en Puerto Rico durante los primeros 11 días del año, el doble de muertos que en el mismo período en 2017. Si el aumento demuestra ser algo más que algo temporal, enero podría ser el mes con más homicidios en la isla en al menos dos años, añadiendo un nuevo elemento peligroso a la recuperación del territorio estadounidense luego del huracán María, su peor desastre en décadas.

Si bien el número de homicidios no aumentó inmediatamente en las semanas posteriores al huracán del 20 de septiembre, la policía y expertos independientes dicen que muchos homicidios parecen, al menos en parte, relacionados con sus efectos posteriores.

La tormenta ha sumido a gran parte de la isla en la oscuridad, ha aumentado las dificultades económicas y ha contribuido a medidas de hecho donde la policía se declara enferma, todo lo cual alimenta la anarquía. Además, los funcionarios dicen que ha estallado una guerra territorial entre las bandas de narcotraficantes que buscan apoderarse del territorio después de la interrupción de la tormenta.

Ramon Santiago un jubilado en Puerto Rico mira desde el frente de su casa a menos de una cuadra de una cancha de baloncesto donde fueron descubiertos tres cuerpos in Carolina. Enero 9 de 2018.

Ramon Santiago un jubilado en Puerto Rico mira desde el frente de su casa a menos de una cuadra de una cancha de baloncesto donde fueron descubiertos tres cuerpos in Carolina. Enero 9 de 2018.

“Los huracanes afectan a todos, incluidos los delincuentes”, dijo el criminólogo José Raúl Cepeda.

Ya en bancarrota, el abrumado gobierno de la isla se ha retrasado con millones de dólares en pagos de horas extras a oficiales de policía, que han comenzado a llamar a enfermos en gran número para protestar. La medida de protesta ha sacado a unos 2.000 policías de la calle todos los días en un territorio que tiene 13.600 oficiales. Ha obligado a más de una docena de estaciones de policía a cerrar durante varias horas o un par de días durante el período de vacaciones debido a la falta de oficiales. No se han realizado arrestos en los 32 homicidios de este año.

María, que se convirtió en una tormenta de categoría 4, destruyó gran parte de la red eléctrica de la isla. Para los policías de turno, las calles son más oscuras y más peligrosas porque la energía se ha restablecido a solo el 60 por ciento de los clientes en el territorio de EE.UU. Las pandillas de narcotraficantes están luchando para restablecer el territorio que perdieron en la interrupción de María, que sacó a miles de sus hogares y dejó barrios enteros inhabitables durante semanas.

La jefa de policía Michelle Hernández renunció el lunes después de solo un año en el trabajo, y las autoridades locales y federales se apresuran de reunión en reunión para debatir cómo proteger mejor a 3,3 millones de puertorriqueños, especialmente los que aún viven en la oscuridad.

“Esto ha sido devastador”, dijo Ramón Santiago, un jubilado que vive a menos de una cuadra de donde se descubrieron tres cuerpos el domingo cerca de una cancha de baloncesto. “No se puede dormir pacíficamente en tanta oscuridad”.

Inspector Elexis Torres, es entrevistado en Carolina, Puerto Rico. Torres lidera una unidad que investiga ocho homicidios en un área de clase trabajadora. Enero 9 de 2018.

Inspector Elexis Torres, es entrevistado en Carolina, Puerto Rico. Torres lidera una unidad que investiga ocho homicidios en un área de clase trabajadora. Enero 9 de 2018.

La tasa de homicidios en Puerto Rico es de aproximadamente 20 asesinatos por cada 100,000 habitantes, en comparación con 3,7 por cada 100,000 residentes en el territorio continental de Estados Unidos. En los últimos dos años, Puerto Rico ha visto un promedio de 56 homicidios por mes, una tasa que se mantuvo hasta diciembre. Luego, después de Año Nuevo, los asesinatos comenzaron a acelerarse.

Un guardia de seguridad le disparó a un hombre el 3 de enero cuando intentaba robar una panadería. Dos homicidios dobles fueron reportados el 8 de enero: dos hombres fueron asesinados a balazos en un automóvil cerca de un resort de lujo en la costa norte y otros dos hombres fueron descubiertos tendidos en la calle cerca de un complejo de viviendas públicas en la costa oeste. Cinco muertes fueron reportadas el lunes, además de tres personas heridas por disparos durante un tiroteo esa noche en el estacionamiento de un centro comercial en Bayamón. Esta semana, dice la policía, el hijo de un ex juez fue asesinado después de intentar anotar el número de placa de un automóvil cuyos ocupantes estaban disparando un arma.

“La falta de policías está aumentando los problemas de seguridad de Puerto Rico”, dijo el legislador Denis Márquez, quien fue asaltado a punta de pistola el mes pasado. “Todos sienten esa inseguridad”.

Además de controlar y volver a encender las luces, dijo, el gobierno necesita abordar problemas de larga data como la desigualdad social en una isla con una tasa de desempleo del 10 por ciento, donde casi el 45 por ciento de sus habitantes vivía en la pobreza antes del huracán.

Postes de luz rotos tras el paso del huracán María en Dorado, Puerto Rico. Federal officials said on Jan. 8 2018, that efforts to fully restore power to Puerto Rico i should get a boost with more work crew

Postes de luz rotos tras el paso del huracán María en Dorado, Puerto Rico. Federal officials said on Jan. 8 2018, that efforts to fully restore power to Puerto Rico i should get a boost with more work crew

Más inmediatamente, las condiciones posteriores a la tormenta han alimentado una lucha mortal por el territorio entre las bandas de narcotraficantes, dijo Fernando Soler, vicepresidente de un grupo de defensa de los agentes de policía.

“Hay una guerra por el control de las drogas”, dijo a The Associated Press. “Están aprovechando todas las situaciones que ocurren en Puerto Rico. No hay poder y creen que faltan oficiales de policía. … Los delincuentes se están ocupando de los negocios pendientes antes del huracán”.

El inspector Elexis Torres encabeza una unidad que está investigando ocho homicidios en una jurisdicción que incluye la ciudad de clase trabajadora de Carolina, cerca de la costa norte de Puerto Rico, que limita con el principal aeropuerto de la isla.

Una de las ciudades más grandes de Puerto Rico con casi 160,000 personas, Carolina reportó el triple homicidio del domingo; un empleado del motel y un amigo fueron encontrados asesinados el martes en la vecina Trujillo Alto.

of-am

Comparte: