López Obrador: hiena mexicana al acecho

imagen
El AUTOR es escritor. Reside en Nueva York.

 

Hay una palabra en nuestro hermoso y extenso idioma español, que describe

con exactitud la verdadera esencia del rol político  de los líderes de la llamada “izquierda revolucionaria” en el escenario mundial : farsantes.

La locución farsa y sus derivados provienen de la “farse” francesa, la cual a su vez, está basada en el latín “farcire”  cuya significación es rellenar e introducir. Ahora bien, esta expresión alcanza notoriedad en la Edad Media cuando con ella se definía un género teatral no realista y cuando la gente estaba cansada de los dos género que existían: el religioso y el de la moralidad. Era una especie que se nutría de las relaciones sociales, religiosas, humanas y el país, comportándose sus actores de manera extravagantes y extrañas, aunque mostrando una cuota de credibilidad ante los demás.

En otras palabras, son personajes hipócritas, mentirosos, embaucadores y que, generalmente ofrecen resolver todos los problemas sociales y tener la verdad en sus manos, cuando se ha demostrado  que es todo lo contrario a como se promocionan ellos y su sistema político fallido. He aquí a uno de estos personajes que piensa gobernar a México, la patria del Benemérito de las Américas Benito Pablo  Juárez García:

Andrés Manuel López Obrador

   Como es harto conocido, el líder y fundador del partido Morena <Movimiento de Regeneración Nacional> Andrés Manuel López Obrador, es el candidato de la extrema izquierda para la presidencia de México en las elecciones a celebrarse el domingo 1 de julio de 2018 y apoyado por la coalición Juntos Haremos Historia, la cual está conformada por Morena, el Partido del Trabajo (PT) y el partido Encuentro Social (ES).

López Obrador se ha postulado con ésta a la presidencia del país por tercera vez y en las dos ocasiones anteriores ha sido ampliamente derrotado. Pero, como dice el viejo refrán: a las tres es la vencida. De acuerdo a las últimas encuestas, el candidato de Morena luce favorito con un 30% de simpatía del electorado. Yo considero que, esto no ha sido mérito de López Obrador, sino más bien, de la pésima gestión de actual presidente Enrique Peña Nieto en casi todos los aspectos de su gobierno y su débil respuesta al crimen organizado en México.

Debemos recordar que, ante el descrédito que hoy tienen los gobiernos  de la izquierda en toda Latinoamérica frente al espejo de lo sucedido en Venezuela, Nicaragua, Cuba, Brasil, Honduras y Argentina y que, no obstante eso, uno de ellos pueda alcanzar el poder, no es el reflejo de que el sistema democrático sea nocivo o inviable, sino que irresponsables como Peña Nieto lo hacen ver así. A diferencia de los gobiernos izquierdistas, no sólo son traumáticos sus actores políticos, sino el mismo sistema que ha demostrado que no sirve y no funciona. El caso más patético lo es Cuba, Nicaragua y Venezuela, siendo ésta última,  una nación rica que ha pasado a ser paupérrima y han arruinado las vidas de sus ciudadanos.

Como todo buen simulador e izquierdista, López Obrador se ha presentado ante los mexicanos y a los ojos de la región como el “nuevo Mesías” que hará de México una nación envidiable. Obviamente y por los antecedentes de los gobernantes izquierdistas que han asumido el poder desde el 25 de octubre de 1917 hasta la fecha a lo largo y ancho del planeta, sabemos que no es así y que su campaña estará marcada por la falsedad de sus promesas, sus ocultas ambiciones, sus perversas orientaciones políticas colmadas de resentimientos y odios, algo clásico en ellos y sus inclinaciones a coartar las libertades públicas.

Mentirosos como los Fidel Castro, los Hugo Chávez, los Daniel Ortega, los Manuel Zelaya, los Rafael Correa, los Evo Morales, los Néstor Kirchner y su viuda Cristina y, obviamente, el más cretino, embustero, troglodita e inepto el exAutobusero que desgobierna Venezuela,  no nos desmienten y son un ejemplo latente de los farsantes, corruptos y protervos que han sido en el ejercicio de sus mandatos. López Obrador no va a ser la excepción porque es un pez de la misma camada.

Mentiras antológicas e históricas del liderazgo izquierdista

   Mis discrepancias, animadversión,  rechazo total y absoluto al pensamiento, metodología y sistema político del socialismo izquierdista, no es fruto de un apasionamiento  o una obsesión irracional, sino más bien, fruto de la observación, el estudio y la serena contemplación del proceder de estos embaucadores y mentirosos profesionales, que hacen de las necesidades de los pueblos su arma favorita para el engaño y la simulación.

A grandes rasgos, veamos algunas de las mentiras más abyectas que han dejado como legados de sus historias, líderes de la “izquierda revolucionaria” que se hacen pasar como los nuevos redentores y salvadores que nacieron para rescatar al mundo y devolver a todos la felicidad perdida. Veamos:

Fidel Alejandro Castro Ruz

a) “Tengo la seguridad de que en el curso de breves años elevaremos el  estándar de vida del cubano  superior al de  Estados Unidos y del de Rusia”  Fidel Castro 16 de febrero 1959. , 1962.

 
b) “Esta revolución no es comunista sino humanista”. Discurso ante la prensa, Washington, abril 17, 1959.
c) “Nosotros tenemos un país libre. No tenemos censura y el pueblo puede reunirse libremente. Nunca vamos a usar la fuerza y el día que el pueblo no me quiera, me iré”. La Habana, 9 de enero de 1959.
 
 
Hugo Rafael Chávez Frías
 
   Su legado de mentiras e insolencias han quedado plasmadas en un video  que no deja nada a las dudas e imaginación: https://www.youtube.com/watch?v=M0M-_fqzYQg
Las utopías políticas de López Obrador
 
 
   Esta hiena izquierdista que hoy aspira sentarse en el solio presidencial mexicano, como dije anteriormente, no va a ser diferente en su comportamiento a los dos mentirosos anteriores. Tanto  es así, que para no perder la costumbre, López Obrador redactó con su puño y letras lo que sería su plan de gobierno en 10 grandes mentiras contempladas en su programa “2018 : La salida, decadencia y renacimiento de México”.
   Como era de esperarse, basta un ligero análisis a su plan de gobierno y promesas, para darse uno cuenta que las mismas no son más que ofrecimientos irrealizables y meras mentiras a las que son adictos el populismo izquierdista. Entre otras cosas, López Obrador promete hacer lo siguiente: producir en México todo el carburante requerido y al mismo tiempo, rebajar su precio; cambiar el estado de ánimo de los mexicanos; erradicar el hambre y la pobreza, dotar de becas, apoyo y obras públicas a la población por una suma ascendente a los 550 mil millones de pesos, entre otras ofertas ilusionistas.
   Sin señalar otras ofertas de su plan de gobierno, se ha calculado que tales propuestas ascienden a un costo económico a la friolera de un billón 20 mil 440 millones de pesos mexicanos. Se puede creer o pensar que eso es factible en una economía tan convulsionada en el mundo de hoy?
   Muchas veces, las necesidades de los humildes que son mayorías, les motiva creer  en  estas falsas promesas de estos mentirosos patológicos, porque  a los pobres les gusta escuchar lo que desean y no lo que realmente se puede hacer y esto, obviamente,  les dificulta separar la realidad de la fantasía.
   La mejor descripción de esta realidad entre el discurso de los farsantes socialistas y el conglomerado de los desposeídos que los escuchan, la tuvo el novelista y cineasta estadounidense Stephen King cuando dijo:
     “La confianza de los inocentes es la más útil herramienta del mentiroso”
jpm

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.