Israel: El hito de una fecha histórica 

imagen
El AUTOR es escritor. Reside en Nueva York.

 

                                           

El próximo día 14 de mayo del año en curso, es de gran significación para el pueblo de Israel y para las personas que admiramos y respetamos a esta valerosa, guerrera y gran nación de los hijos de la Estrella de David,  ya que al arribar a la misma, se cumplen sesenta y nueve años de la fundación como un Estado con plenos derechos en el concierto de las naciones.

En efecto, después de vivir hace miles de años en el período que conocemos como la Historia Antigua, en una eterna persecución, acoso, ataques y salir de un largo cautiverio de parte de los Faraones egipcios,  iniciaron su marcha hacia Canaán,  las  tierras prometidas por Dios a los descendiente del Patriarca Abraham.

Posterior a esos eventos antiguos y sumergidos ya en la Edad Contemporánea Israel ha seguido siendo sometido a  ataques despiadados, a un odio visceral, y antes y posterior a la Segunda Guerra Mundial,  andar errantes por el mundo. no sin antes  pasar por el crimen más horrendo cometido en contra de ellos, como lo fue El Holocausto Judío, llevado a cabo por el orate Adolfo Hitler Polzl, máxima figura y fundador del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, mejor conocido como el Partido Nazi.

Finalmente y mediante La Declaración Balfour, el gobierno de la Gran Bretaña, después de su reirada del Medio Oriente  y entregar sus posesiones territoriales, reconoce el derecho de los judíos a tener sus tierras para la posterior fundación de un Estado de plenos derechos, al mismo tiempo que les daba una porción a los enemigos naturales de los judíos: los árabes marginados, erróneamente hoy llamados “palestinos”. Esa fecha que marcó el inicio de una nueva era para el pueblo de la Tribus de Judá fue el 14 de mayo de 1948.

Si uno rastrea la historia épica de este pueblo, es evidente que no ha existido en la faz de la tierra una etnia que haya sufrido tantas persecuciones, resentimientos, ataques gratuitos y un deseo incumplido de verlo extinguido como lo ha sido el pueblo hebreo. Pero, ello no será posible, pues aunque Dios ha castigado a su amado pueblo por haberlo desobedecido y no dar por reconocido al Mesías enviado por El en la figura de su Hijo Unigénito, nunca los ha abandonado, ni tampoco lo hará.

Tanto es así, que las Sagradas Escrituras nos dicen que cuando llegue la hora final de la humanidad: “Dios recogería a su pueblo como las gallinas asus polluelos debajos de sus alas”. (Lucas 13:34)

Israel: un pueblo invencible en la historia

Se ha preguntado alguna vez el amigo lector que me honra con su atención, qué le ha pasado o sucedido  a los enemigos que han perseguidos o acosado a Israel? Dios le prometió a su amado pueblo  que destruiría a sus enemigos. Vamos someramente a enfocar ese aspecto y para ello retrocederemos en la historia, pero, primeramente veamos el sostén que ha hecho posible que nadie que haya albergado odio hacia los hijos de la Estrella de David haya podido saborear su derrota o vivir para contarlo.

Dice la Biblia: “Porque yo estoy contigo para salvarte, dice Jehová, y destruiré a todas las naciones entre las cuales te esparcí. Pero a ti no te destruiré, aunque te castigaré con justicia: de ninguna manera te dejaré sin castigo. Así ha dicho Jehová”. (Jeremías 30:11).

Israel tal y como está indicado en la cita bíblica más arriba, fue esparcido en varias naciones y en cada una de ellas, perseguido, hostigado, asediado y maltratado, hasta nuestros días, pues aún  habitando ya su tierra prometida, es víctima de atentados terroristas,  y de lanzamientos indiscriminados en contra de su población por parte del grupo terrorista Hamas.

Los caldeos, los hititas, los amalequitas, Egipto, los griegos, Asiria, la Gran Babilonia, los imperios Romano, Soviético, Otomán y el imperio Nazi, este último que aniquiló a casi 6 millones de judíos, todos ya forman parte de la historia y sepultados en ella. Sin embargo, el pueblo israelí sigue ahí y ahora en su tierra prometida, dando una demostración soberbia de grandeza, de tesón y de imbatibilidad. Entonces, basándome en los hechos plasmados en la historia en torno a este pueblo yo les pregunto al lector: les parece eso una mera casualidad o es el cumplimiento cabal de la promesa hecha por el Creador de que jamás lo abandonaría? Juzgue usted sin apartarse de los hechos.

Los ilusos que teorizan en los medios de comunicación, culpando a Israel de la problemática entre ellos y los árabes marginado llamados incorrectamente “palestinos”, se hacen de la vista gorda  e ignoran aviesamente una gran verdad: las diferencias no son por las tierras en si; la mejor prueba de ello, es que a los árabes que comparten el territorio con los israelitas, se les dio también su espacio (que no le corresponde) en unas tierras que desde tiempos remotos pertenecía a los judíos. Lo que ellos no admiten es compartir las mismas teniendo un dios diferentes a su sincretismo religioso. Para ellos, su dios es Alá y su profeta Mahoma; para los judíos, es Dios y el Mesías esperado. Sobre este aspecto, ya escribí un artículo en donde expongo mis criterios al respecto. (Ver artículo): http://almomento.net/el-pueblo-palestino-una-falacia-historica

Mientras los perros ladran, Israel avanza

Si usted observa el mapa en donde se encuentra Israel, notará de inmediato que está rodeado completamente de feroces enemigos, que lo menos que aspiran es “Echarlos al mar o hacerlo desaparecer” según el decir de importante dirigentes árabes. Pero, mientras los países árabes se consumen en su propio odio al pueblo elegido y amado por Dios, Israel da cada día pasos gigantesco en su desarrollo integral como Estado, en apenas una porción de terreno de 27,070 kilómetros cuadrados y con unos 8 millones de habitantes.

Su población goza de una amplia educación; recibieron un terreno árido y seco y ellos los han convertido en productivo y generoso con los frutos de la tierra al inventar el novedoso “sistema de irrigación por goteo”, el cual ha sido copiado por diversas naciones. Le ha dado a la humanidad hombres de conocimientos excepcionales en todas las área de saber, cuyos descubrimientos han sido beneficiosos para el mundo (Ver mi artículo)http://almomento.net/los-judios-y-la-humanidad-ingrata-4

En el aspecto militar, esta pequeña nación territorial, pero inmensa  dentro del contexto político,militar, religioso, económico  y social, ha dado muestra de una grandeza inusual. Posee uno de los ejército más poderoso del mundo y de mayor organización para el ataque y el combate. Fabrica y vende armamentos impresionantes y tiene una de las fuerzas áreas más letales en el mundo y de una capacidad de despliegue impresionante, cuyo accionar sorprende al enemigo. Aunque nunca lo ha negado ni lo ha admitido tampoco (son muy celosos con datos de su seguridad), pero es un secreto a voces que pertenece a exclusivo grupo e naciones que tiene armas nucleares.

 

Como muestra de ello, basta recordar cómo pusieron en ridículo a nivel mundial al exdictador de Uganda Idis Amín Dada en la “Operación Entebbe” del 4 de julio de 1976, para rescatar en su territorio un avión de Air France con pasajeros judíos, los cuales fueron retenidos en el aeropuerto de Entebbe por unos terroristas palestinos. En apenas 53 minutos y con recopilación de datos de inteligencia del Mosad y a unos 2,500 km de distancia de Israel, un comando élite de 100 hombres rescataron a los 153 rehenes israelí, mataron a todos los terroristas,  a 53 soldados ugandeses y destruyeron once aviones MIg-17 en la pista. Sólo cinco heroicos comandos israelí perdieron la vida.

Negarse a entender la realidad de que esta nación goza y siempre tendrá la protección de Dios, es ser un necio. Israel en el pueblo amado y elegido por Dios para que se cumplan todas las profecías y promesas contenidas en Su Palabra. En consecuencia y como bien lo indican las Sagradas Escrituras: “Si Dios está conmigo quién contra mí?” (Romano 8:13)

!En la celebración de tu aniversario como Estado, yo te deseo que Dios te siga bendiciendo una y miles de veces más Israel!

JPM

Comparte:
ALMOMENTO.NET ha decidido publicar los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reservará el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.