Riccie Oriach apuesta a fusión ritmos caribeños

imagen
Riccie Oriach

SANTO DOMINGO.- La música es sonido en movimiento constante y para mantenerla viva hay que acompañarla en ese impulso y llevarla por diferentes caminos, provocando el encuentro con nuevos oídos que escuchen y nuevos cuerpos que bailen.

El 2016 fue un año lleno de magia y sorpresas, y Riccie Oriach fue probando a ver qué generaba su propuesta, ofreciendo además de múltiples conciertos, el lanzamiento de sus dos primeros sencillos El Mosquitero y La Guayaba.

El 2017 redobla la apuesta, con toda la energía para que cada concierto sea una intensa experiencia en cada rincón donde las puertas se abran y los públicos generen conexión con esta marea fresca de ritmo tropical, fusión y latin rock.

Con estas certezas Oriach junto a sus alucinantes músicos, reciben la primavera caribeña y se dejan llevar hacia distintos rincones que estén dispuestos a gozar. 

El artista emerge en la escena musical dominicana como una marea fresca de ritmo tropical que transita y expande los sonidos del latin rock y la fusión.

Sus canciones muestran una particularidad que da identidad al proyecto, cuentan historias y a través de estas historias logramos ver, vivir y sentir rincones del Caribe insular: los sembrados de arroz, los canales de riego, la brisa y los insectos del monte, el aliento de una abuela y sus consejos, el caminar de dos enamorados, la alegría de una fiesta entre amigos, la adrenalina de cualquier aventura.

Una mezcla de cotidianeidad y ficción cuyos personajes se hacen visibles al escuchar las letras, acompañadas de una música con el color del trópico, melodías que invitan al baile como si surgieran del propio interior de quien escucha, generando una cálida conexión del artista con su público.

Esta unión y empatía se completa con el característico humor del artista, presente tanto en sus letras y melodías como en su perfomance en vivo.

of-am

Comparte: