¿Quién podrá defendernos?

imagen
El autor es profesor universitario. Reside en Santo Domingo.

Por  JOSE DIAZ NIN

Los especuladores están al acecho en esta sociedad dominicana donde no existen mecanismos de regulación de precio, calidad y cantidad. Son muchas las quejas de los consumidores ante los abusos  de comerciantes que buscan enriquecerse a costa de esta mala práctica.

Las medicinas no tienen calidad y el vaivén de los precios no hay quien lo aguante. Los que venden combustibles especulan los viernes antes de los nuevos precios.

Los panaderos si no aumentan el precio del pan lo fabrican más pequeños. Las pastas de dientes vienen vacías y hasta el cono donde se enrolla el papel sanitario ahora lo están haciendo más grande y eso que su envoltura es floja.

El arroz es ligado y lo venden a precios de arroz selecto, las boletas para cualquier espectáculo la falsifican

Los plátanos te lo venden por libras por lo que hasta la cáscara y el tallo lo incluyen.

La tarifa de la energía eléctrica por mas calculo nunca logras llegar al costo que debes pagar.  La gasolina cuando baja dos pesos a la otra semana le aumentan cuatro.

Los detallistas y colmadones arreglan los detectores y  venden una libra de 13 y 15 onzas y eso que  venden un limón hasta por 20 pesos.

Si vas donde un medico te cobra diferencia que es más alta que la que cobra al seguro. Los envases para algunos jugos o alimentos son cada vez más pequeños. 

Los conductores, en el transporte, si no aumentan el pasaje te acortan la ruta.

La leche cada vez hay más variedad: descremada, sin lactosa, semi-descremada, con calcio, vitaminas y todo esto para disfrazar los precios.  Y a propósito la que es gratis en las escuelas es de dudosa reputación.

Las piñas y las naranjas están agrias y caras.

Un vaso de refresco es mas hielo que liquido.
Ya el peaje se paga directamente y el palo ya no levanta. Para comprar un carrito y hasta un electrodoméstico hay que coger un préstamo bancario. 

La pasta de jabón para lavar es cada vez más pequeña y más cara. Si compras una tarjeta de llamadas de 100 pesos la maquina te confirma que de impuesto pagas el 40 % de este valor y el restante 60% lo manejan las telefónicas a su anchas.

Si vas a depositar dinero a un banco te toca una fila chica y si vas a retirar toca larga.

Si pagas el mínimo de tu Tarjeta de Crédito al mes siguiente tienes que pagar altos intereses.

Como decía el cuentista santiagués Víctor Lora; Si vas a la iglesia con 100 pesos para pagar una misa, para que llueva, es posible que el Cura te diga que con 100 pesos el cielo ni se nubla.

En esta sociedad hay tantos especuladores que si te descuidas hasta la tierra donde está ubicada tu casa la venden sin darte cuentas.

Aquí hasta la justicia la regatean no se mide a todos con la misma vara.

Y ahora luego de descansar en paz los restos del Chapulin Colorado ¿Quién podrá defendernos?

JPM

Comparte:
  • Luis de New York

    Que quien nos va a defender? Nosotros mismo. Sino nos paramos a pelear, no esperemos por nadie. Porque ese nunca va a llegar. La esclavitud termina cuando el esclavo se levanta y pelea.

  • Butifar Comillas

    El caos en nuestra sociedad es total y dada la descarada corrupcion gubernamental existente, que esperanza puede tener este desdichado y desamparado pueblo?