Pobreza y delincuencia

imagen
EL AUTOR es periodista y abogado. Reside en Santo Domingo.

Está comprobado universalmente: a mayor nivel de pobreza y marginalidad, mayor cantidad de robos, violaciones, asaltos, atracos y crímenes. De igual modo, a mayor nivel de desarrollo, económico, político y social, menos delincuencia y criminalidad.

No es casual que de las 50 ciudades más violentas del mundo 42 estén en América Latina, uno de los hemisferios más desiguales del mundo.

La República Dominicana es el cuarto país más inseguro de América Latina y las Américas. “Un estudio publicado en Estados Unidos por la encuesta Gallup indica que los países latinoamericanos figuran entre los más peligrosos por delante del continente Africano y de Rusia”. Encabezan la lista sangrienta: Venezuela, Bolivia, Perú y República Dominicana.

Los países más seguros, de acuerdo con un ranking de organismos internacionales, figuran Dinamarca, Islandia, Austria, Finlandia, Nueva Zelandia, Singapur, Suiza, Canadá, República Checa, Eslovenia, Portugal, Austria y Alemania.

La ecuación es simple, repito: los países más inseguros son pobres, subdesarrollados, con una marginalidad inverosímil. En cambio, los más seguros son desarrollados, con bajos niveles de desempleos, seguridad social, educación al más alto nivel, viviendas dignas, etc. La diferencia entre unos y otros es del cielo a la tierra.

Con lo que digo no estoy descubriendo el agua tibia ni el hielo en cuadritos. Los técnicos del gobierno, de los partidos, de la sociedad civil y de las universidades, lo saben perfectamente.

Danilo Medina podrá lanzar a las calles todos los policías y guardias, incluyendo los 20 o 25 mil destinados a la seguridad de funcionarios, diputados, senadores, coroneles, generales, embajadores, empresarios, etc., junto con sus respectivas esposas, hijos y amantes, y no podrá evitar la violencia.

Es más, el gobierno podrá poner un policía y un militar en cada esquina, en cada hogar y ni así podrá detener los atracos, las violaciones y los crímenes. La Policía y las Fuerzas Armadas no forman parte de la solución, forman parte del problema. La corrupción, los vicios, los asaltos, atracos, violaciones y asesinatos muchas veces salen de sus propias instituciones. La población tiene sobradas razones para no confiar en ellos.

Si el gobierno quiere combatir la delincuencia (dejando la demagogia y el mareo) tiene que reducir la pobreza. No hay otra manera.

Detener la corrupción que se lleva más de cien mil millones de pesos todos los años para invertirlos en obras de bien social; racionalizar el gasto, terminar con los subsidios de los grandes grupos económicos (más de 200 mil millones de pesos anuales); terminar con el Estado patrimonial y clientelar, elaborar políticas públicas, son tan solo algunas de las medidas que se deben adoptar rápidamente.

Todo ese dinero se puede invertir en educación no sólo básica, sino superior, en salud, (5% del PIB), viviendas; crear empleos de calidad con salarios dignos, no con migajas de las que deja la corrupción y la impunidad. Distribuir más equitativamente las riquezas nacionales que se quedan en tan solo algunos grupos, incluyendo a los líderes del partido de gobierno.

En 14 ocasiones Danilo Medina, y no recuerdo cuántas veces Leonel Fernández, han tirado los guardias y los policías a las calles para “detener la delincuencia” sin resultados. Los policías y los guardias se convierten en pedigüeños. Los agentes del orden, con salarios de hambre y viviendo miserablemente, no pueden combatir criminalidad y asaltos, se suman a ellos.

Los operativos anti delincuencia que con bombos y platillos anuncian las autoridades cuando sienten que se les va de las manos, suelen durar dos o tres días. Una semana a lo sumo. Todo sigue igual.

El gobierno gasta más dinero en “visitas sorpresas”, en propaganda y publicidad (promoviendo la imagen del presidente Medina dibujándolo como un mesías) que en seguridad ciudadana.

¿Quieren eliminar la delincuencia? ¡Terminen con la pobreza!

 

 

Comparte:
ALMOMENTO.NET ha decidido publicar los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reservará el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.