PLD: intereses e ideología por encima de la moral

imagen
*EL AUTOR es contador publico autorizado. Reside en Nueva York

Es inconcebible cómo gobiernos, partidos y políticos con una forma relativamente democrática de gobernar y actuar en sus países, son capaces de apoyar activamente o guardando vergonzoso silencio, a dictaduras altamente corruptas y asesinas.

 

Apoyar o guardar silencio cómplice sobre esas tiranías ligadas al crimen organizado y al terrorismo internacional es totalmente inmoral. ¿Cómo esa barbaridad puede ser posible? ¿Lo harán basándose en una supuesta lealtad a una ideología? ¿O habrá otro tipo de complicidad?  

 

Esos gobiernos y políticos, descaradamente muestran que no tienen vergüenza ninguna. Son altamente hipócritas e irrespetuosos de los derechos de los pueblos que sufren incontables vejaciones bajo las botas criminales de esos regímenes de fuerza, funestos y desestabilizadores.

 

Es algo que no se puede entender de ninguna manera, porque para ignorar y/o apoyar lo que sucede principalmente en la otrora próspera Venezuela y hoy hundida en la más abyecta miseria, hay que tener un tupé y una flema bastante grandes.

 

Justificar aquel holocausto siniestro inducido por un sistema inoperante y destructivo, con el sofisma de una supuesta “guerra económica” es un descaro insuperable. Y si no es un descaro es una ignorancia elevada a la última potencia.

 

Y es que algunos gobiernos de América Latina, incluyendo el nuestro, han actuado muy complacientes con la dictadura que desgobierna a la hermana nación venezolana desde hace ya dos décadas. Mostrando con esa actitud vergonzosa, una insensibilidad increíble.

 

Hay que advertir al PLD, Leonel y Danilo, que ser cómplices de un tirano de la categoría criminal de Nicolás Maduro, es una degeneración inaceptable que los pone en evidencia.

JPM

Comparte:
ALMOMENTO.NET ha decidido publicar los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reservará el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.