NY se convierte en la primera gran ciudad en limitar los VTC

imagen

NUEVA YORK (EFEUSA).- Mientras ciudades como Buenos Aires, Madrid, Barcelona o Londres debaten sobre el impacto de los vehículos sin conductor (VTC) en el transporte y en el negocio de los taxis, Nueva York dio hoy un paso al frente y se convirtió en la primera gran ciudad en limitar las licencias de compañías como Uber o Lyft.

El ayuntamiento neoyorquino que dirige Bill de Blasio aprobó hoy un proyecto de ley para limitar durante un año la emisión de nuevas licencias de VTC, periodo en el que estudiará el impacto de este servicio en el sistema de transportes urbano.

La medida, con exención para los vehículos que sean accesibles en silla de ruedas, salió adelante tras una votación del Concejo local y forma parte de un paquete regulatorio que incluye el establecimiento de un salario mínimo para los conductores de aplicaciones de VTC.

Ahora el alcalde Bill de Blasió deberá firmar el proyecto de ley, sobre lo cual ha dicho estar “ansioso”.

“Nuestra ciudad se enfrenta directamente a una crisis que está llevando a los neoyorquinos trabajadores a la pobreza y nuestras calles a un estancamiento. El crecimiento sin control de las compañías de vehículos de alquiler exigía una actuación, y ahora ya está aquí. Más de 100.000 trabajadores y sus familias verán un beneficio inmediato de esta legislación”, subrayó el alcalde de Nueva York en un comunicado.

Esta es la primera iniciativa de este tipo en EE.UU., que se produce en la ciudad más poblada y de mayor importancia para Uber, una de las firmas que han contribuido a la congestión del tráfico y al empeoramiento de las condiciones laborales de los taxistas, según denuncian el sector y los concejales impulsores de la legislación.

“No estamos reduciendo o menoscabando el número de licencias o vehículos en la carretera; estamos pausando el número de nuevas licencias en una industria a la que se ha permitido proliferar sin las comprobaciones o regulaciones apropiadas”, aclaró el concejal y portavoz Corey Johnson, su principal defensor, antes del pleno.

La Alianza de Trabajadores del Taxi de Nueva York, que agrupa a unos 21.000 conductores, se manifestó a favor de las propuestas a las puertas del Ayuntamiento y en un comunicado atribuyó la “victoria” a los empleados de taxis y de VTC que “se unieron” para transformar sus “dificultades compartidas” en “esperanza”.

La Alianza reclamaba la regulación de los VTC desde 2015, cuando Nueva York debatió sin éxito unas medidas similares, y alega que la competencia de Uber y Lyft, entre otras “apps” de transportes, ha provocado bancarrotas y desahucios entre los conductores tradicionales.

Desde 2015, el número de VTC se ha duplicado hasta los 130.000 vehículos, según indicó en una rueda de prensa previa a la votación el concejal Stephen T. Levin, quien señaló la necesidad de “dar equilibrio” a un sistema en el que hay unos 13.500 taxis amarillos y unos 4.000 verdes, que operan fuera de Manhattan.

En el último medio año, se han registrado seis casos de suicidio entre conductores y la Alianza, que anoche proyectó sus nombres con luz en la fachada del ayuntamiento, apunta que “no pudieron sobrevivir la crisis económica generada por la saturación de los VTC en las calles”.

El paquete de medidas aprobado hoy por 39 votos a favor y 6 en contra, que se prevé firme el alcalde Bill de Blasio en las próximas semanas, contempla también crear un nuevo marco regulatorio con licencias para las empresas de VTC que realizan un gran volumen de servicios (10.000 diarios) en la ciudad.

La legislación ha recibido no solo el apoyo de los taxistas, sino de los conductores de las aplicaciones, que podrían ver aumentado su salario en un 22,5 %, hasta un mínimo de 17,22 dólares por hora, si se sigue un estudio que la ciudad encargó a economistas independientes.

Empresas como Uber y Lyft argumentan que limitar la emisión de licencias “dejará tirados” a muchos vecinos, que se enfrentan al racismo, o de bajos recursos, fuera de Manhattan, que tendrán que recurrir al deficiente sistema público de transporte -el metro pasa por horas críticas-, y de ello se hicieron eco los concejales que votaron en contra.

A este respecto, el concejal Rubén Díaz, que encabezó la comisión de nueva creación que elaboró las medidas, consideró antes de la votación que Uber “utiliza a los negros y los hispanos en su beneficio” e insistió en que las medidas son una “oportunidad de hacer historia” en la ciudad y el país. 

Comparte: