Medio millón de visitantes al campo de concentración de Auschwitz

imagen
Entrada al hoy museo del campo de concentracion de Auschwitz

POLONIA.- El campo de concentración Auschwitz-Birkenau, encarnación de los valores nazis y memoria viva de uno de los mayores horrores de la historia, recibió en 2016 más de dos millones de visitantes, medio millón más que en 2015 y uno más que dos años atrás.

Es una cifra algo inferior al número de entradas que vende el Museo del Prado, de Madrid. En aquel campo fueron exterminados en el Tercer Reich entre 1,1 y 1,4 millones de personas: judíos, gitanos, homosexuales, presos soviéticos y polacos.

Por nacionalidades, los polacos siguen siendo los más numerosos (424.000), seguidos de británicos (271.000), estadounidenses (215.000), italianos (146.000) y españoles (115.000), de acuerdo con el informe de la dirección.

El antiguo centro de exterminio, que celebró hace dos años el 70º aniversario de su liberación, se abrió como museo en 1947 y es Patrimonio de la Humanidad desde 1974. Sin embargo, ha estado al borde de la desaparición debido a las estrecheces económicas para conservar sus 155 edificios, 300 ruinas (entre las que se incluyen los dos hornos y cámaras de gas, volados por los nazis) y miles de objetos personales que en sí mismos condensan el espanto: minúsculos zapatos infantiles, prótesis de mutilados, montañas de gafas redondas, toneladas de cabello, la maleta de Klara Golosein, la de Georg Weiss, la de Else Meier, cartas de víctimas, apuntes de verdugos…

“En el mundo de hoy, desgarrado por los conflictos, la sensación de inseguridad y el auge de los populismos, es más necesario que nunca recordar los capítulos más oscuros del pasado y las advertencias que contienen, como Auschwitz”, declaró ayer su director, Piotr Cywinski.

jpm/of-am

Comparte: