El Padre Rogelio paga su “atrevimiento”

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Barahona.

Estar en contra de los explotadores, de los negadores de los derechos del pueblo, de los malos gobernantes y de las oligarquías, es un atrevimiento mayor.

El Padre Rogelio Cruz con su actitud rebelde a posiciones asumidas desde los pulpitos eclesiásticos donde se insiste que Cristo ofreció su otra mejilla para recibir un nuevo golpe, se convierte en un ‘’atrevido rebelde“ del cual hay que salir.

Y ahí está el resultado, trasladado a otro país, para que no esté presente en la lucha que se avecina en contra de la explotación del oro de San Juan de la Maguana y loma Miranda, bien lejos donde sus rebeldía no se sienta.

Lo intentan callar porque para los poderosos es un peligro; su claridad hace daño, incista al pueblo a asumir la defensa de miles de dominicanos que se verán afectados con las explotaciones mineras tal como se realizan en estos predios.

Robo de nuestras riquezas  de nuestra salud de nuestro derecho a la vida, de nuestro derecho a decir ¡¡NO¡¡ no estoy de acuerdo.

El sacerdote Rogelio Cruz es de esos curas que entendió que desde el pulpito no sólo se debe predicar la sumisión simple y llana, sino que también se debe predicar la rebeldía frente a sectores poderosos que sólo les interesa nuestras riquezas y que deben usufructuarlas a como dé lugar sin importar que  a nosotros nos toque morir o sufrir las contaminaciones y desastres.

Entendió  desde temprano  que no basta rezar y asumió la estrofa de una canción que hizo muy popular el grupo músico vocal Los Guaraguaos, que dice: No basta rezar hacen falta muchas cosas para conseguir la paz.

 

Toda lucha tiene su precio y consecuencia, mas cuando se está en una sociedad donde a los que nos gobiernan sólo les interesa nuestras riquezas para beneficio, sin importar el precio que el pueblo deba pagar, y el padre Rogelio lo sabe.

Gracias que las acciones y reacciones de los que nos gobiernan en la actualidad han cambiado, porque ayer nos desaparecían o mataban. Hoy  solo nos destierran de la manera más delicada, trasladándonos a otra latitud, bien lejos donde nuestra voz y acción no sea la antorcha que guíe al pueblo.

El Padre Rogelio es víctima de su Iglesia, del Estado y tiene que pagar su “atrevimiento’’ por ser diferente a otros curas que desde el púlpito  sólo nos hablan de ofrendar nuestra otra mejilla o de la sumisión de Job.

El Padre Rogelio entendió que desde el púlpito también se puede guiar  al pueblo por el sendero del reclamo a sus derechos, a emanciparse contra los entreguistas que a cambio de dinero nos condenan a la muerte por explotaciones mineras que solo nos dejarán los cráteres, laceraciones, enfermedades y el peligro de deslizamientos que nos extingan.

El Padre Rogelio ha sabido ser diferente y eso para los poderosos es un ‘’atrevimiento“ que debe pagar, que ser luz en la oscuridad no es prudente en estos tiempos de entreguismo de nuestras riquezas.

JPM

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.