El nacionalismo gana terreno como discurso político en R. Dominicana

imagen

Por YANESSI ESPINAL

SANTO DOMINGO.- En la actual coyuntura política, el nacionalismo como tema ha ido ganando terreno, específicamente sobre la migración haitiana ilegal hacia la República Dominicana, que genera cada vez más interés y gana más espacio en el debate de la opinión pública, especialmente entre políticos y religiosos.

Más aún, el tema ha dividido la iglesia católica, pues de la línea dura que trazó el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez respecto a la política migratoria frente a Haití, en el Sermón de las Siete Palabras el pasado Viernes Santo, el obispo auxiliar de Santo Domingo, Faustino Burgos, se distanció de esa postura y emitió duras críticas contra el “falso nacionalismo” que promueve “el odio, rencor y xenofobia…Viendo fantasmas donde no hay”.

Contrario a lo que ocurre con la iglesia católica, los representantes de la iglesia evangélica mantienen un discurso nacionalista de línea dura. El primero de este año en la tradicional Batalla de la Fe, el pastor evangélico Ezequiel Molina denunció que a nivel internacional existe un proyecto “diabólico”, contra la nacionalidad dominicana por medio a la unificación de República Dominicana con Haití. Ese ha sido también el discurso del presidente del Concilio Evangélico. El presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE), Fidel Lorenzo, ha mantenido un discurso nacionalista similar al del pastor Molina.

Una de las voces autorizadas de la iglesia católica es el arzobispo de Baní, monseñor Víctor Masalles, que da una interpretación diferente a la importancia que ha ido tomando el debate.

“El tema haitiano se usa de manera sensacionalista para escandalizar y desviar la atención del tema más grave, que es la CORRUPCIÓN. Por eso no es extraño que se presente de esta manera, y así la gente ya no piensa y se olvida del 1er (primer) problema del país”, escribió el pasado primero de marzo en su cuenta de twitter.

Movimiento Tricolor, Partido Nacionalista y nieto de Trujillo

Además de los partidos que tradicionalmente han enarbolado el tema del nacionalismo como la Fuerza Nacional Progresista (FNP), el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y el Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC), al menos hasta ahora han surgido dos nuevas figuras que tienen la migración como tema central.

Se trata de Porfirio López Nieto, fundador del Partido Nacionalista Dominicano (PND) y que elevó una instancia que busca declarar nula la ley 169/14 y el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros porque supuestamente ambos mecanismos violan la Constitución; y Ramfis Domínguez Trujillo, nieto del dictador Rafael Leonidas Trujillo, que incluso ha llegado a prometer la construcción de un muro entre los dos países, una propuesta original de la FNP o de “los Vincho”, como se le conoce.

La FNP, PQDC, PRSC y el Partido Demócrata Institucional (PDI) recientemente se unieron y lanzaron el “Movimiento Tricolor”, con el nacionalismo como tema central. En el 2016, la FNP intentó hacer un movimiento bajo la denominación “Polo Soberano”, pero no caló en el electorado.

En el caso de López Nieto, sobrino del cardenal López Rodríguez, su organización política no tiene el reconocimiento de la Junta Central Electoral (JCE), por lo que su aspiración de ser candidato presidencial por la organización tendrá que superar la dura prueba de lograr el reconocimiento del órgano electoral.

En el caso de Domínguez Trujillo, logró una alianza con el PDI, que tiene personería jurídica, sin embargo, el nieto del dictador tiene la dificultad de que no cumple con los requisitos del artículo 20 de la Constitución por lo que no podrá ser candidato en el 2020.

“Las dominicanas y los dominicanos que adopten otra nacionalidad, por acto voluntario o por el lugar de nacimiento, podrán aspirar a la presidencia y vicepresidencia de la República, si renunciaren a la nacionalidad adquirida con diez años de anticipación a la elección y residieren en el país durante los diez años previos al cargo. Sin embargo, podrán ocupar otros cargos electivos, ministeriales o de representación diplomática del país en el exterior y en organismos internacionales, sin renunciar a la nacionalidad adquirida”, establece el referido artículo de la Carta Magna.

También tiene en su contra la ley 5080 del 1962 que prohíbe los actos a favor de la figura del dictador. La ley es del 1962 y hay quienes la consideran contraria a la Constitución de la República.

¿Qué dicen los favoritos para presidente en el 2020?

Según las encuestas Gallup y Asisa, a dos años de las elecciones presidenciales del 2020, Leonel Fernández por el PLD y Luis Abinader, por el PRM, son los favoritos del electorado para ocupar la presidencia en el 2020. ¿Qué plantean sobre el tema?

En el contexto actual Fernández no ha opinado públicamente sobre el tema, pero con la situación que vivió el país tras la sentencia 168/13 que sienta los criterios sobre la nacionalidad dominicana, defendió el fallo e incluso lo hizo en la Organización de Estados Americanos (OEA). También colaboró con el presidente Danilo Medina para la elaboración de la ley 169/14 que creó un régimen especial que da la nacionalidad automática a los inscritos en el registro civil, según reveló recientemente, el expresidente de la JCE, Roberto Rosario.

Sin embargo, sobre las políticas de control migratorio que aplicó en sus gobiernos, ha sido foco de críticas, supuestamente porque no aplicó los controles necesarios para evitar la entrada de ilegales al país y el retraso en la aplicación de la ley de Migración y la emisión del reglamento de esa legislación.

De su lado, Abinader ante el auge que ha tomado el tema, ha tratado de capitalizarlo y su respuesta al discurso de rendición de cuentas al presidente Danilo Medina del pasado 27 de febrero, fue para pedirle que se envíen 8 mil militares permanentes a vigilar la frontera.

Igualmente, ha dicho que el gobierno debe aplicar las leyes migratorias y no permitir que en el territorio dominicano haya extranjeros ilegales.

¿Es de los principales problemas de la gente? No

A pesar de la creciente intensidad del tema en el debate de la opinión pública, dos encuestas publicadas en los últimos 15 días establecen que la migración no es de los tres principales problemas que más preocupan a la gente. La encuesta Gallup publicada el pasado mes establece que una mayoría de 81% exige al gobierno detener la entrada de ilegales en el país. Sin embargo, cuando la encuestadora preguntó a los ciudadanos por los principales problemas, el tema migratorio no aparece entre los que más preocupan a la ciudadanía, que siguen siendo la inseguridad, el costo de la vida y el desempleo.

Igualmente, la encuesta Asisa Research Group publicó la pasada semana un estudio de opinión, y le preguntó a los ciudadanos sobre los principales problemas y el tema migratorio no fue citado por los entrevistados. Según esa investigación el principal problema es la corrupción, la delincuencia, desempleo y bajos salarios y en cuarto lugar la inmigración ilegal de haitianos.

Asisa también estableció que el 68.3% de los consultados consideró que han sido poco o nada efectivas las medidas para controlar el flujo de migrantes ilegales, mientras que el 28% considera que han sido “muy efectivas”, o “algo efectivas”. La misma encuesta establece que el 81% de los entrevistados afirman que la situación de inmigración haitiana es perjudicial para el país.

Los acontecimientos que han posicionado el tema

Desde el 23 de septiembre del 2013 cuando el Tribunal Constitucional evacuó la sentencia que definió el tema de la nacionalidad en el país, el tema tomó otro rumbo. Desde entonces los defensores del fallo, especialmente “los Vincho”, han denunciado la intención de potencias extranjeras de incidir a través de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de insistir en dejar sin efecto la sentencia. De hecho, ambos organismos en varias ocasiones han hecho la solicitud a la República Dominicana. Los acontecimientos más recientes que han alimentado el discurso nacionalista es el supuesto aumento de ilegales haitianos que entran al país. También recientemente, el caso de Pedernales donde una pareja de esposos fue asesinada supuestamente por haitianos lo que desató la furia de los residentes de ese lugar y generó una situación de tensión que obligó a reforzar la seguridad.

Reproducido de EL CARIBE

Comparte: