Corrupción e incompetencia económica

imagen
EL AUTOR es abogado. Reside en Puerto Plata.
Es en el latín donde se encuentra el origen etimológico de la palabra corrupción. Es decir, el termino corrupción deriva del vocablo corruptio, el cual se encuentra conformado por el prefijo “con-“, que es sinónimo de “junto”; el verbo “rumpere”, que significa “arruinar, echar a perder o hacer pedazos”; y el sufijo “tio”, que equiva a “acción y efecto”.
 
La RAE define la corrupción, como la práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de las organizaciones, especialmente las públicas, en provecho económico o de otra índole de sus gestores. Econcepto está relacionado entonces tanto con el honor y la moral de quien incurre en esta práctica.
 
La incompetencia es lo contrario (no lo opuesto), a la competencia, y es definida como aquella propiedad que comúnmente está asociada a los seres humanos en la que no se tiene la capacidad para cumplir una tarea asignada, ya sea por la falta de conocimiento o por la necesaria habilidad para completarla.
 
En lo relativo a lo económico, podemos decir, que la incompetencia económica, refiere a aquella condición que puede presentar una persona, una familia o hasta un conglomerado social, en la que prevalece la precariedad, escasez o insuficiencia de bienes materiales, es decir, una acentuada limitación de los recursos económicos que les permitirían satisfacer sus necesidades más elementales.    
 
De manera que la corrupción que está presente en la administrativa pública, en especial en los países con una alta debilidad institucional, con elevados índices de endeudamiento público, y una débil administración de justicia, está indiscutiblemente asociada, a esa incompetencia económica desde donde provienen los nuevos ricos de la Política, es decir, de aquellos que identificaron la política, como el medio o la vía para salir se dicha incompetencia económica, y que gracias a la notoria ineficiencia de la administración, han alcanzado tanto movilidad social como económica, a expensas, por supuesto, del pendejo Estado Dominicano.
 
En el caso que nos ocupa, la República Dominicana, esa relación de corrupción con incompetencia económica, se puede advertir en la práctica cotidiana de distintos actos de corrupción que son denunciados en los medios de comunicación con cierta independencia económica, que al fin y al cabo, es el elemento distintivo que caracteriza la administración pública casi en todos sus niveles, y por medio de los cuales, los políticos corruptos dominicanos que una vez fueron pobres, es decir, aquellos se han enriquecido a través de la política y el pendejo Estado, ésta (la corrupción) se convierte en una necesidad que responde al deseo natural del que una vez estuvo inmerso en la pobreza, que no es otro que el de evitar, a como dé lugar, regresar a su anterior incompetencia económica.
 
En otras palabras, la corrupción, en especial la que se produce en la administración pública, no solo se convierte en la vía para que muchos políticos puedan abandonar la incompetencia económica desde donde provienen, sino también, un estimulo dual, pues tanto es impulsado por una impunidad que permite que una gran cantidad de actos de corrupción pocas veces reciban el castigo que contemplan las normas, y por otro lado, es impulsado por su resistencia a volver a la condición anterior, es decir, volver a ser pobre.  
 
No es casual, que una gran cantidad de nuestros políticos actuales, especialmente el que ya ha superado la medianía de su vida (los 50 años), proviene de la más abyecta pobreza, la cual han podido erradicar y superar con el ejercicio de la política, gracias a las bondades de la venerada corrupción, a la protección de la santa impunidad, y a su vehemente compromiso de evitar, que él y los suyos regresen alguna vez, al mismo lugar y condición, desde donde llegaron a la tabla de salvación llamada política.
JPM
Comparte:
  • Hector Vargas

    Esta muy claro. Le quiero hacer una pregunta. Si un politico/funcionario conocido como un corrupto sin las minimas dudas, le paga a otro politico/funcionario, de otro partido para que le apoye y de tal maneras este se apodera mas de ganar la eleccion de un cargo. El dinero usado o la posicion ( cargo ) dada por dicho apoyo conprometerian a dicho subjecto a ser complice de esa corrupcion, si o no?. Si la espuesta es ” si “, la mayoria de los partidos o todos los partidos son culpable de la corrupcion, la impunidad y todos los demas males que padece la Republica Dominicana. No es que el pueblo es pendejo o ignorante sino que es un pueblo abandonado, huerfano, no tiene a nadie. Todos estan negociando, el perdedor con el ganador y el ganador con el perdedor. Todos se conocen de no tener riquezas y otros de superar sus riquezas con la ayudas directa de los elegidos en el poder para permanecer en el poder. Son todos culpable.