Condenados a repetir las mismas discusiones constitucionales

imagen
El autor es abogado. Reside en Santo Domingo.

Todos nos angustiamos cuando pensamos en el famoso héroe griego Sísifo y su castigo: empujar cuesta arriba por una montaña una roca que, antes de llegar a la cúspide, volvía a rodar hacia abajo, repitiéndose una y otra vez el frustrante proceso.

Como bien señala Albert Camus, “no hay castigo más terrible que el trabajo inútil y sin esperanza”. Por eso, para Camus, Sísifo es el “héroe absurdo”, porque, a pesar de que sabe que su esfuerzo es inútil, es feliz pues está consciente de que “la lucha por llegar a las cumbres basta para llenar un corazón de hombre”.

Recordé este mito al leer las declaraciones del Dr. Jorge Subero Isa, quien –a pesar de que el presidente Danilo Medina no ha expresado aspiración a reelegirse ni ha reclamado reformar la Constitución para permitir una nueva reelección- afirma que el camino de la reelección del presidente Medina está despejado, ya sea a través de una reforma constitucional, o bien mediante la anulación por parte del Tribunal Constitucional (TC) de la prohibición constitucional de reelección impuesta al presidente Medina, por supuestamente violar el derecho de igualdad.

Y es que los constitucionalistas dominicanos, tras una reforma constitucional, arrastramos la roca del Derecho Constitucional hasta la cima de una montaña, para verla caer después bajo una nueva reforma, precipitada, casi siempre, por el eterno tema de la reelección presidencial, tal como lo demuestran Fernando Ferrán, Shyam Fernández y Alejandra Valerio, del Centro de Estudios Económicos y Sociales Padre José Luis Alemán de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, en un estudio que señala que el 82% de nuestras reformas constitucionales conciernen a la duración del mandato presidencial y la alternancia en la presidencia (Coloquio Constitucional, abril-septiembre 2017).

Al igual que Sísifo, estamos condenados a repetir indefinidamente las mismas discusiones constitucionales, reinventando la rueda en innúmeras ocasiones, atrapados en el tiempo, como el Bill Murray de “Groundhog Day”, viviendo el mismo “Día de la Marmota” por los siglos de los siglos.

EL DEBATE

Fuera del tópico de la reelección, lo que más debate ha generado de lo declarado por Subero Isa es la posibilidad de que pueda cuestionarse por inconstitucional la propia Constitución. En este sentido, siempre he sostenido que “el juez constitucional puede considerar que una norma constitucional ‘simple’ es contraria al ‘Derecho Constitucional fundamental’ –en caso de que considere que la Constitución puede contener normas de rango desigual– o que una norma constitucional es contraria al ordenamiento supra constitucional del derecho internacional de los derechos humanos –para el caso de que reconozca la existencia de dicho ordenamiento supranacional.

El fundamento textual es diverso (artículos 26, 74 y 268 de la Constitución), pero el resultado interpretativo siempre es el mismo: la inaplicación o la declaratoria de nulidad de la norma tachada de violar el Derecho Constitucional fundamental o el Derecho supra constitucional de los derechos humanos”.

Quienes afirman que es inconstitucional la prohibición constitucional de la reelección presidencial arguyen que se viola la igualdad y el derecho a ser elegido de un ciudadano en particular: el presidente Medina. Aquellos que señalan que esta prohibición es constitucional afirman que no están en juego aquí derechos, pues de lo que se trata es de la soberanía legítima del pueblo constituyente que decidió limitar la reelección presidencial.

LO PARADOJICO

Lo paradójico aquí es que muchos juristas que, fundados en el hecho de que la reforma de 2015 que reestableció la reelección afectaba el derecho fundamental a elegir y ser elegido, afirmaban que se requería un referendo constitucional para que entrase en vigor la misma -lo que, como lo dije en 2015, no es exigido por la Constitución y, además, conduciría al estrambótico resultado de que no habría reforma constitucional que no exigiera un obligatorio referendo aprobatorio posterior, porque toda reforma tocaría, directa o indirectamente, un derecho fundamental-, son los mismos que hoy se dan golpes en el pecho y afirman que el TC no puede declarar inconstitucional la prohibición de la reelección, al no tocarse derechos fundamentales sino tan solo regularse la alternabilidad en el poder presidencial.

Es obvio que muchos se oponen hoy al control de constitucionalidad de las normas constitucionales pues temen que el TC anule la prohibición constitucional de una segunda reelección. Ignoran así que el TC podría también declarar inconstitucional una reforma constitucional que permita una segunda reelección o establezca el sistema de reelección indefinida, por violar el principio de alternabilidad en el poder, concreción del principio republicano resguardado por la cláusula de intangibilidad del artículo 268 de la Constitución.

Hay que enfatizar, sin embargo, que la SCJ rechaza que se pueda declarar inconstitucional la Constitución reformada (S.C.J. Sentencia No. 1. 1 de agosto de 2002. B.J. 1011 y S.C.J. 19 de mayo de 2010), al considerar –en, a mi juicio, incorrecta interpretación del artículo 267 de la Constitución- que las reformas constitucionales no pueden ser suspendidas o anuladas.

Aunque el TC solo se ha pronunciado sobre la posibilidad de controlar la constitucionalidad de la ley que declara la necesidad de la reforma constitucional –que, a fin de cuentas, sigue siendo una ley susceptible de control constitucional- y no de la Constitución (Sentencia TC 024/17), es muy probable que siga el criterio de la SCJ, máxime que la mayoría de nuestra doctrina, fervorosa creyente en el mito del poder constituyente omnipotente y absoluto, le niega valor vinculante a la cláusula pétrea del articulo 268 -posición que nunca he compartido, ya que el poder de reforma constitucional, como poder constituido, está limitado por la Constitución-, lo que deja a la ciudadanía totalmente en la intemperie frente a las inclemencias del temporal de una reforma que vulnere el núcleo duro, intocable e irreformable de nuestra Constitución

JPM

Comparte:
  • julio medrano

    Señor Jorge Prats,lo que sucede en nuestro pais es que los funcionarios en el poder con tal de mantenerce en el buscan cualquier cosita dentro de la constitucion con tal de quedarce gobernando.En los Estados Unidos la constitucion le prohibe al president reelegirce mas de tres veces y no hay ese tirijala.El que tiene que decir directamente que no va es el president de turno y ya,y dar el buen ejemplo.

  • Mario Cesar

    Por si la memoria me está fallando, que alguien me aclare ¿y no fue este “jurisconsulto” uno de los asesores de la Procuraduria en el acuerdo de la Odebretch para aportar documentos relativos al soborno para la construcción de Planta Catalina? De seguro, muchos dirán ¿y que tiene que ver una cosa con la otra? Bueno, observar la conducta de muchos de nuestros “destacados” explica el porque de las desgracias de este pais. Pues, ¿como, desde, digamos desde el punto de vista de una moral patriotica, dominicanista estos “destacados” ponen sus talentos al servicio de intereses extranjeros contrarios a interes nacional? Situarse en la cima de la montaña para discursear sobre lo que esta bien y lo que esta mal, pero a la primera oportunidad de ganarse unos billetes, todo ese saber, dedicarlo a colaborar con los depredadores del pais es algo dificil de justificar.

  • Pepe frias

    Lo que este pais necesita es alguien con cojones que no crea en en democracia y otra pendjada que solo a servido para hacer rico a uno cuantos en contra de la mayoria, tiene que aparecer ese alguien que elimine el congreso, principal centro de corrupcion del pais y gobierne de forma dictatorial para que vean como se resuelven todos los problemas, ni huelgas, ni haitianos, quitarle la autonomia a la uasd y privatizarla para que vean como se arregla, poner la pena de muerte para los ladrones y para el que mate y los curas pedofilos y veran que al poco tiempo sera un nurvo pais.

    • saldivar51

      Como el de North Corea, o el de Venezuela, sin pasar por alto los hermanos castros en Cuba.

    • julio medrano

      Papa’ ya los tuvimos,Trujillo quien se lleno los bolsillos de dinero robado ganando la loteria dominicana muchas veces,y Balaguer,quien apoyaba a los ladrones de su gobierno,dime ahora que mas quieres.La Democracia es participacion y libertad para todos,pero dentro de todos siempre existira’n problemas.,De las tres formas de gobernar que son la dictaduras de derecha e izquierda y la democracia la mejor es presisamente esa,la democracia porque les da participacion a todos no a un grupo especifico tal y como lo hacian Trujillo y Balaguer.

  • Titan

    Umm, una pregunta, profe: usted dice que «los constitucionalistas arrastran la roca del Derecho Constitucional». Entonces, ¿qué arrastramos nosotros, el pueblo, los gobernados, desafortunadamente, en el caso de RD, cada vez que al legislativo, presionado por la ambición de poder del ejecutivo, le da la gana de hacer reformas reeleccionistas? ¿qué arrastramos, plumas?

    • Johan Antonio Arias

      Los votos que quieren lo políticos para legitimar la ambición. Es lo unico para lo que sirve el pueblo segun los politicos. Ademas que esperabas de este señor, por eso es que los abogados al igual que los políticos tienen tan mala fama. Recuerda que la unica opinion que importa para los políticos y sus allegados es la de ellos mismo.

      • Titan

        Claro, para luego nosotros tener que arrastrar las consecuencias: el robo, el endeudamiento, el crimen, la impunidad, el hambre, la miseria, la ignorancia…

  • Titan

    ¿Y es que no pueden dejar tranquila esa (blip) constitución? Estoy cansando de leer tantas teorías de (blip) que no tienen nada que ver con el verdadero problema: la ambición de estos (blip) políticos; que, gracias a la oportunidad que le hemos dado, tienen la abilidad de alterar la leyes -solo cuando les conviene o ven dizque necesario-, y lo que en realidad hacen es corromper y violentar el orden constitucional, el imperio de la ley.

    • Cul-de-sac Acenes

      (blip) Tintán

    • CIA-EEUU

      Lo que pasa es que en este país no hay tradiciones de respeto a la Carta Magna y como cualquier país donde el ADN Africano impera, se pasa ese documento por donde no les llega el Sol. Que podemos esperar de este país de simios ?!, solo tienes que ver la cara de orangután del presidente del Tribunal Constitucional, el cual se cree español y lo que es es un negro sucio

  • Edgar Moreno

    ¿Qué una reforma constitucional, o mediante la anulación por parte del TC de la prohibición constitucional de reelección impuesta al presidente actual,supuestamente viola el derecho de igualdad? Todo lo contrario, la prohibición de la reelección indefinida lo que reafirma es el derecho de igualdad de todos los ciudadanos, pues ha sido el propio pueblo constituyente, ejerciendo su soberanía legítima (art.2.Const.Dom), el que ha decidido limitar la reelección presidencial.La reelección indefinida si vulnera el derecho de igualdad,pues los que no ostentan el poder (político y económico),jamás tendrían oportunidad de acceder a la presidencia de la República,pues solo le quedaría reservado ese privilegio,a las élites que controlan el dicho poder.

  • JIBIJOA

    Tanto escribir para no decir nada. Este cantiNFL as es otro FUSIONISTA del PRM-mierda! !

    • jm berges

      Asi mismo es. Este es otro haitianologo que debería vivir en haiti. Cuando se arme una por causa de los haitianos, este debe recibir lo que le toca.
      Viva Trujillo carajo!

  • CIA-EEUU

    Que burrada más grande la de Subero Isa!!, da pena que los políticos y jueces dominicanos tienen el cerebro lleno de mda!! Como puede encontrar el Tribunal Constitucional la Constitución inconstitucional??? Que pena me da el Pueblo que como buenos Monos siguen a estos burros!!!

  • QUE ALGUIEN ME DIGA

    Eduardo Jorge Pratts,especialista en derecho Doble Moral !!!

    • CIA-EEUU

      Especialista del derecho torcido, aquí hay derecho?, ahora se que al macuteo le llaman derecho?

  • El Practico bloqueado

    No c le puede restar su carrera, pero eso que este señor críticas, en alguna ocasión fue parte de lo mismo.

    El dominicano debe aprender a diferenciar los Textos argumentativos para de esa manera no dejarse engañar, hay que emular a Carl Edward Sagan

  • Maximo D

    No sabemos si entrar en panico o llorar cuando intelectuales de esa categoria coemten yerros de ignorantes.

  • David

    Sr. Eduardo, nuestra condena no es por ignorancia, es por sumisión y temor. A eso les sumamos nuestro pasado histórico., seguimos aceptando los espejitos por nuestro oro y por nuestro orgullo y dignidad. Hemos olvidado todos los esfuerzos de nuestro antepasados y todas sus sangre derramadas en pos de la Libertad., hemos cambiado todos nuestros Valores Humanos por Valóres Económico.

    • Apolinar rodriguez

      Siempre he sostenido que esos criterios jurisprudenciales son utilizados por los que manejan al estado titere y que coyunturalmente los defienden a capa y espada cuando el momento se lo requiere, sinembargo cuando ya no le son de utilidad, los quieren satanizar y presentar como infusionales al sistema. Ésas discusiones aviesas lo dejan claro…