El gran dilema: ¿Trump o Hillary?

 

No pensaba escribir sobre el asunto presidencial Trump/Hillary porque ninguno de los dos son santos de mi devoción.  Sin embargo, el apoyo que Hillary está recibiendo de las figuras de la ultraderecha dominicana (Hipólito, Leonel, Margarita y otros), y de la gran mayoría de los ultraderechistas y neoliberales a nivel mundial, así como también de las voraces transnacionales, de los medios de comunicación (de los cuales, el 80 por ciento a nivel mundial, están en manos de los dueños de los medios de producción) me han motivado a escribir sobre este asunto.   Además, porque también, Hillary está recibiendo apoyo de Wall Strett, del sistema bancario y financiero global, de los sumisos países que conforman la OTAN y de los gobiernos de los países más corruptos, antidemocráticos y guerreristas, como Arabia Saudita (el país con el trato más brutal a las mujeres) y del belicoso Israel y ahora de los países neoliberales emergentes, Argentina, Brasil, Guatemala y Honduras.

 

Pero, como si lo anterior fuera poco, también apoyan a Hillary el nefasto Complejo Militar Industrial (CMI), de cuyo empoderamiento tanto advirtió Dwight Eisenhower en su discurso del 17 de enero de 1961, al finalizar su mandato como Presidente de los Estados Unidos. Cito: «En los consejos de gobierno, debemos estar alerta contra el desarrollo de influencias indebidas, sean buscadas o no, del Complejo Militar-Industrial.  Existe y existirán circunstancias que harán posible que surjan poderes en lugares indebidos, con efectos desastrosos».

 

Hillary desenmascarada por Wikileaks y Julian Assange

 

«El movimiento terrorista del Estado Islámico ha sido creado mayoritariamente con el dinero de varios países de Oriente Medio (Arabia Saudita y Qatar) que proporcionan recursos monetarios a la Fundación Clinton, cuyo dinero es difundido por todas partes, incluidas las instituciones mediáticas».

«Al aspirante republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, no se le permitirá ganar las elecciones presidenciales de EE.UU. del 8 de noviembre, ya que no tiene a ninguna élite de su parte. Trump solo tiene el apoyo de los evangélicos, mientras que los bancos, la Inteligencia, las compañías de armas, los medios de comunicación e incluso los mismos periodistas están juntos detrás de Hillary Clinton».

«Hillary es un halcón de guerra, a la que le emociona indecentemente matar a la gente»

«Hillary sin haber aprendido nada del desastre de Libia, se dedicó a tratar de hacer lo mismo en Siria.  Hillary no debe convertirse en presidenta de EE.UU.»

«Hillary carece de juicio y empujará a EE.UU. a interminables guerras estúpidas que propagarán el terrorismo y puede conducirnos a una tercera guerra mundial».

 

Hillary vista por la columnista Diana Johnstone

 

También la columnista Diana Johnstone, asegura que Hillary es mucho peor que Trump.  Ella argumenta que Hillary amenaza con aumentar la presencia de EE.UU. en Siria contra Assad, promete romper las relaciones con Irán y prestar ayuda a Israel contra los palestinos. También, ella va a aumentar la potencia militar de la OTAN contra Rusia hasta que por causa de un incidente empiece la tercera guerra mundial.

 

Por otro lado, la candidata a presidente de los EE.UU. por el Partido Verde, Jill Stein, ha declarado: «Ya sea Donald Trump o Hillary Clinton quien llegue a la Casa Blanca, vamos a tener que luchar en cuerpo y alma para detener la tercera guerra mundial y para frenar la catástrofe climática y evitar que el fascismo tome nuestro país». No obstante, vamos a tener que elegir «entre una reina de la corrupción y un protofascista».

 

La peligrosidad de Hillary como presidenta de los EE.UU.

 

Para comprender la peligrosidad contenida en una Hillary Clinton presidenta de los Estados Unidos, debemos conocer como ha obrado esta mujer en sus pasadas ejecutorias de Estado.  Veamos ese deplorable currículo en los párrafos siguientes:

 

Hillary su accionar en Medio Oriente

 

Hillary ha apoyado y aún apoya las peores dictaduras de Medio Oriente.   H estado involucrada en el derrocamiento de gobiernos desafectos a sus intereses, ha provocado guerras crueles donde han muerto millones de personas y destruido países por completo.  En este tenor, Hillary apoyó y financió a las dictaduras de Egipto, Qatar, Emiratos Árabes, además, armó al autodenominado Estado Islámico (Daesh) y asumió su responsabilidad en el avance del grupo terrorista en Medio Oriente y apoyó la guerra contra Irak, Afganistán, Libia y Siria.   Hillary fue en gran medida responsable de la guerra que hundió a Libia en el caos, un caos que al día de hoy se extiende hacia el resto de África e incluso a Europa.  Hillary bloqueó activamente los esfuerzos de gobiernos latinoamericanos y africanos para mediar, e incluso impidió los esfuerzos de la inteligencia militar estadounidense para negociar un compromiso que permitiese a Gaddafi ceder el poder pacíficamente.  Ella mejor prefirió su asesinato.  Cuando eso ocurrió, ella sarcásticamente se rió… pronunciando su ya famosa frase: » Vinimos, vimos, y el murió»

 

Hillary: sus nefastas acciones en Yugoslavia

 

Las Guerras de Yugoslavia fueron una serie de conflictos en el territorio de la antigua Yugoslavia, que se sucedieron entre 1991 y 1999, aunque con conflictos menores hasta 2001. Las Guerras Yugoslavas (la Guerra de los Balcanes), terminaron con gran parte de la ex Yugoslavia reducida a la pobreza, con desorganización económica masiva e inestabilidad persistente en los territorios donde ocurrieron los combates más aguerridos.   Estas guerras fueron los conflictos más sangrientos en suelo europeo desde el fin de la segunda guerra mundial, resultando entre 130, 000 a 200, 000 muertes y 3 millones desplazados de sus hogares.  Esta guerra fue en gran parte apoyada por Hillary

 

Hillary e Israel

 

Hillary promete apoyar más a Israel contra los palestinos. Ella está totalmente comprometida con la alianza de facto entre Arabia Saudí e Israel que tiene como objetivo derrocar a Assad, fragmentar Siria y destruir la alianza chií entre Irán, Assad y Hezbolá. Esto aumenta el riesgo de confrontación militar con Rusia y Oriente Medio.  De este apoyo de Hillary a Israel, Ann Wright,(una coronela ya retirada del Ejército estadounidense, diplomática y activista por los derechos humanos), comenta:  «La ayuda estadounidense a Israel es para matar palestinos.  Es indignante que el Gobierno de Estados Unidos haya decidido que durante los próximos 10 años donemos 38 billones de dólares a Israel, para esa causa y más guerras.

 

Hillary frente a Rusia y China

 

Hillary vierte críticas ríspidas contra Putin.  A él lo ha tachado de gobernante sin alma.  Ella mantiene una política beligerante hacia Rusia en su frontera con Ucrania. Además, los conflictos bélicos con Siria (en gran parte, de la autoría de Hillary), han dado origen a una confrontación frontal con Rusia. También Hillary frente a China, mantiene una política belicosa que aunada con la problemática rusa puede conducirnos a Una tercera guerra mundial, de ella alcanzar la presidencia de los Estados Unidos.

 

Hillary (los Clinton) y Wall Street  

 

De las relaciones, donaciones y compromisos de Hillary con los banqueros de Wall Street ( Roskefeller, Rothschil, el Clud de Paris, la gente del Clud Bilderberg, etc.) y las transnacionales, Diane Johnstone, reseña lo siguiente:

Cuando los Clintons tuvieron que dejar la Casa Blanca se trasladaron a Wall Street, es decir al mundo de las finanzas. Los banqueros de Wall Street compraron una segunda mansión para los Clinton en el Estado de Nueva York (que se sumó a la que tienen en Washington DC) prestándoles primero el dinero y, luego, pagándoles millones de dólares por ofrecer conferencias.

 

Sus amistades en el sector bancario les permitieron crear una fundación familiar ahora valorada en dos mil millones de dólares. Los fondos de su campaña proceden de fondos de inversión de amigos que colaboran de buen grado. Su hija, Chelsea, trabajó para un fondo de inversión antes de casarse con Marc Mezvinsky, quien creó su propio fondo de inversión después de trabajar para Goldman Sachs, con tales lazos, es difícil imaginar que Hillary se mostrase desagradecida como para llevar a cabo políticas contrarias a los intereses de su familia adoptiva, en el supuesto que sea presidenta de los Estados Unidos.  Esas fueron buenas razones que tuvo ella para apoyar los rescates bancarios, sin tomar en cuenta que a quien se debió de ayudar fue a la personas, para que no perdieran sus casas y ahorros.

 

Hillary recibe millones de las transnacionales

 

En este contexto, ‘The Wall Street Journal’ reveló, que la Fundación Clinton había aceptado 68 millones de dólares de donantes de las élites con estrechos vínculos con gobiernos extranjeros y empresas estatales mientras ella era Secretaria de Estado.   Ella aceptó dinero de los Emiratos Arabes, principalmente de Arabia Saudita.  Su fundación recibió, entre 2009 hasta 2013, al menos 8,6 millones de dólares de la Fundación Victor Pinchuk, con sede en Kiev, capital de Ucrania. También recibió millones de la «The International Business Times» y de la «Pacific Rubiales Energy» una compañía petrolera colombiana, antes de que Clinton cambiara su posición y apoyara un acuerdo comercial entre Estados Unidos y Colombia. Tras concretarse el acuerdo, el Departamento de Estado dirigido por Hillary nunca criticó ni tomó medidas contra el Gobierno de Colombia por presuntas violaciones de los derechos laborales y humanos por la empresa Pacific Rubiales Energy».

 

Hillary Vs Chávez, Evo, Correa, Daniel, Lugo, Zelaya, Cristina y otros. 

 

Hillary, como todo una imperialista neoliberal, ha tratado de derrocar a todos los gobiernos progresistas surgidos últimamente en nuestra América hispana, que defienden los recursos naturales de sus respectivos países y que se han negado a ser dirigidos desde Washington y por las embajadas estadounidenses.  Ella apoyó los golpes de estado contra Chávez y Manuel Zelaya y se ha mantenido postura en derrocar los restantes gobiernos progresistas que defienden sus naciones de los voraces intereses de las transnacionales que ella representa.  En ese empeño, no descansó, hasta que no mataron a Chávez con sofisticados medios nanotecnológicos.    El papel de ella en el derrocamiento de Manuel Zelaya, es harto sabido.  Ella ha apoyado y apoya el derrocamiento de cualquier gobierno desafecto a las elites empresariales de su país, con golpes suaves, golpes parlamentarios, guerras convencionales, guerras económicas y mediáticas.

 

Hillary se beneficia de Haití

 

En 2010 la secretaria de Estado Hillary Clinton interfirió en los resultados electorales de Haití negando el derecho de ese pueblo a su libre determinación.  En esa ocasión, por medio a un fraude, Hillary impuso como presidente a Michel Martelly.  En el gobierno de Martelly, Tony Rodham, hermano de Hillary, logró adjudicarse un contrato de una mina de oro en Haití».  Es de dominio público que la «Fundación Clinton» tiene un negocio con fines de lucro en ese empobrecido país: la»Acceso Peanut Enterprise Corporation» (Acceso Haití), el cual es un proyecto de la Fundación Clinton y del magnate de la minería canadiense Frank Giustra».   Pero además, después del terremoto de enero del 2010 a los Clinton se le reunieron más de 500 millones de dólares para ayudar a restaurar a esa devastada nación, principalmente con la alimentación y vivienda. Ese dinero que se evaporó.  Todavía al presente no han llegado a Haití esos recursos.  De estas acciones de los Clinton (Fundación Clinton), el ex presidente del Senado haitiano, Bernard Sansaricq, declaró: “Que vergüenza que Hillary Clinton y su fundación, tan solo pensaron en sacar provecho de la crisis humanitaria en mi país. Mientras mi gente moría, Hillary estaba abusando de su posición como Secretaria de Estado”.  También, la historia de traición de los Clinton, con el expresidente Jean-Bertrand Aristide y su pueblo, es otra historia de horror que amerita contarse en otro espacio.

 

Euclides Gutiérrez Félix, también desenmascara a los Clinton

 

El historiador Euclides Gutiérrez Félix afirmó que las relaciones de la República Dominicana serán peores con Haití si la Presidencia de Estados Unidos la gana Hillary Clinton, porque ellos son los dueños económicos de Haití. Los dueños de la telefónica de Haití son los Clinton, que hicieron una inversión de US$90 millones”.   El mismo Clinton manejó más de US $1,000 millones. “Pero el hermano de Hillary Clinton tiene la franquicia de la mina de oro en la isla de Santo Domingo, entre Restauración, la frontera y la parte de Haití”.

 

Hillary y la religión

 

Respecto a la religión, Hillary declaró: “Los códigos culturales profundamente arraigados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales”.

 

Hillary, feminista de pacotilla

 

El feminismo es una ideología que consiste en la lucha por la igualdad jurídica, política, económica y social de los sexos, por ende, implica el desmantelamiento de las estructuras del poder basadas en los privilegios de clase, género, raza, etc.   Siendo así, dada la contraposición en la práctica de Hillary con esta corriente ideológica, ella viene siendo una feminista de pacotilla, porque sus ejecutorias nunca se han correspondido con el referido concepto de feminismo.   Su agenda “feminista” está basada en un poder de superioridad y privilegios de unos sobre otros, sin importar el género.

 

La campaña de Hillary en gran parte se ha basamentado en el apoyo de muchas mujeres, que engañadas, creen que con ella, lograrán los pretendidos objetivos feministas planteados.   Pero sucede, que gobernar a un país no es cuestión de género, sino de ideología y vocación de servicio a los demás, atributos estos que no son del haber espiritual de la señora Clinton.    En este tenor, Golda Meir se negó a aplicar políticas sociales dirigidas a reducir el estatus inferior de la mujer.  Indira Gandhi decía que si se declaraba feminista, el mundo dejaría de tomar en serio a su gobierno. En 1980, Margaret Thatcher, privatizó los servicios públicos, destrozó el estado de bienestar británico, forzando con ello a millones de ciudadanos a vivir en la pobreza, hasta cortó la leche que se repartía en las escuelas públicas.  Ella enarboló la máxima: hay que cuidar de uno mismo e ignorar al vecino; la competición es más importante que la colaboración. Además, ella no nombró, ni a una sola mujer en uno de los 22 ministerios británicos.   Por igual, Mireya Moscoso no benefició en nada a las mujeres pobres de Panamá; Todas estas discriminaciones, pese a todas ellas ser supuestamente feministas.  Y Obama, pese a ser negro, en nada ha beneficiado a los afroamericanos en sus dos periodos de gobierno.

 

Hillary, desde su posición de primera dama, senadora y de Secretaria de Estado, se dedicó a defender un sistema capitalista, neoliberal, racista y brutalmente imperialista. Los recortes sociales que Hillary ha apoyado, han dejado, desde el 1995 al 70% de familias pobres con hijos sin cobertura. Mientras ella se ha dedicado al lucro personal y a respaldar y organizar las matanzas de cientos de miles de mujeres y hombres de otras naciones en sus guerras contra Irak, Afganistán, Pakistán, Yugoslavia, Yemen, Libia, Siria; y apoyar el exterminio del pueblo palestino por Israel.  También ha armado a los talibanes y a los decapitadores y violadores del Estado islámico.  Además, Hillary ha patrocinado golpes de estado como el de Honduras (donde se ha asesinado a cientos de personas, entre ellas a Berta Cáceres, la activista indígena que antes de morir a balazos en el pasado mes de marzo, señaló el papel de Hillary en el golpe del 2009 contra Manuel Zelaya.  En esas macabras andanzas, Hillary nunca pensó en lo millones de mujeres (madres, esposas, novias, tías, primas, sobrinas, hijas, hermanas, infantes, niñas, amigas, adolescentes, ancianas etc.), que quedaban viudas, sin sus hijos, prometidos, familias y etnias enteras sumidas en el más profundo y doloroso de los lutos y miserias. Es decir, en lo que va de este siglo, Hillary es la mujer que más sufrimientos y pérdidas ha ocasionado a las mujeres de su propio país y a las de otras naciones.

 

Trump Vs Hillary

 

Estos candidatos, tal como atinadamente apunta Jill Stein, «la feminista Hillary» es la reina de la corrupción, y el «machista Trump», un protofascista.  Dos locos diría yo, pero Trump es un loco manso, «un boca de diablo y corazón de Dios», que con buenos consejeros, podría no desbocarse y hacer un gobierno no  tan malo como se predice, pues el hombre es un empresario experimentado, un hombre de negocios, justo de lo que se trata el capitalismo.  De él, me desagradan sus burdas maneras y declaraciones fuera de foco, principalmente cuando promete, mano dura contra Castro y Nicolás Maduro.  Ahora bien, entiendo que con esas declaraciones Trump las hace para complacer a quienes quieren oír eso, y de esa manera ganar sus votos. Pero una vez, en el supuesto de que él llegue a presidente, esas declaraciones (por muchas razones) pasarán a ser letras muertas.

 

Por el contrario, Hillary es una psicópata desalmada que es la peor de las locuras mentales.  Sus argucias para el mal, de llegar a presidenta, las usaría para seguir haciendo sus habituales barbaridades, tal como lo hizo siendo Secretaria de Estado, siguiendo los pasos de Henry Kissinger, su colega y amigo, en los trágicos tiempos de la guerra de Vietnam.  Ellos dos piensan y actúan iguales.  Ellos dos obedecen a los mismos intereses.

 

Trump está a favor de reconstruir la infraestructura del país en vez de gastar el dinero en guerras en el extranjero. Es un empresario, no un ideólogo. (Diane Johnstone).   Hillary, está a favor de políticas bélicas que pueden conducirnos a una tercera guerra mundial y en seguir apuntalando el neoliberalismo, que hace cada vez más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, sin importar que con ello se perjudique su género (las mujeres).

 

En resumen

 

Ante lo expuesto, he aquí el dilema: votar por una corrupta que le gustan las guerras, que trabaja para las elites mundiales y que es una falsa feminista, o votar por un supuesto protofascistas.  También, tener en cuenta para votar, que la opción Hillary que recomiendan Hipólito, Leonel y Margarita, hay que repensarla, precisamente por provenir de esas mentalidades; además, si Hillary gana, tendremos Leonel para rato.  Ellos dos son canchanchanes y socios en la agenda de negocios en Haití.

Amigo lector, después de estas reflexiones es tarea suya afrontar el dilema, de por quién votar: por Trump o por Hillary.

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *