Noam Chomsky: Ayatola del maniqueísmo político

imagen
EL AUTOR es escritor. Reside en Nueva York

Preliminar

La palabra traición en una acepción proveniente de latín “traditio”, y es la falta que quebranta la lealtad o fidelidad que se debería guardar con alguien o algo. La misma consiste en renegar, ya sea  con una acción o una expresión, de un compromiso de lealtad. En otras palabras: es defraudar.

En el ámbito jurídico, la traición es un delito que comete un militar o un civil cuando se atenta gravemente en contra de la seguridad de la nación. En este aspecto,  se le denomina traición a la patria o también, alta traición. Sin temor a equivocarme, puedo decir que si hay un terreno fértil para la deslealtad, lo es  en el campo político, ámbito en donde aflora con vehemencia esta podredumbre moral en algunos individuos.

La traición más cimera de las tantas que se han hecho en el discurrir de la existencia humana,  recae en la figura del apóstol Judas Iscariote. Con ella  la historia de la humanidad marcó un giro fundamental y trascendental cuando este, por unas miserables 30 monedas de plata y con un beso en la mejilla, entregó a la guardia romana la figura excelsa del Hijo de Dios hecho hombre: Jesucristo, el cual, en la Última Cena ya lo había anticipado para que de esa forma se cumplieran las profecías escritas en La Palabra.

Otra de las traiciones que ocupa un lugar preponderante  en el devenir de la historia, por las implicaciones que tuvo y aunque en menor importancia que la primera,  fue la muerte del emperador romano Julio César por parte de su propio hijo Marcus Junios Brutus quien participó con miembros del Senado en una confabulación para  eliminar al emperador.  Esta deslealtad, no solo fue inmortalizada por Shakespeare cuando plasmó para el registro de la historia,  la famosa frase que pronuncio Julio César al ver a su hijo colaborar en su asesinato:  “!Tu quoque, Bruto, fili mi“!  -(Tú también, Bruto, hijo mío”)-  sino que también, hizo lo propio Dante Alighieri en su famosa obra la Divina Comedia.

Noam Chomsky: Fabulador, manipulador y traidor

Avram Noam Chomsky Simonofsky, aunque usted no lo crea, debido a sus pronunciamientos políticos y su odio visceral hacia su propio país, es un ciudadano estadounidense y de origen judío. Como eminente lingüista, filósofo, politólogo y activista político a favor de la izquierda y a todo régimen contrario a los Estados Unidos, se ha caracterizado a lo largo de su ingrata existencia en ser un eximio portavoz de los enemigos de su propio país y trabajar en favor de ellos.

Sus amplios conocimientos sobre la evolución y la estructura del lenguaje, así como sus dominios de las ideas  filosóficas, hacen que su tarea destructiva en contra de la nación que le dio todo lo que hoy tiene, sea en cierto modo  efectiva en las mentes débiles y en los que se han dejado embaucar por sus fabulaciones, sus mentiras y su destrezas en manipular los hechos para hacerlos potables, creíbles y verdaderos, como todo un sofista en la interpretación política de los acontecimientos.

Este ínclito del conocimiento, mentiroso, traidor y manipulador por añadidura, se ha convertido para la izquierda mundial -entiéndase comunistas- en  una especie de joya para exhibirla a cada instante y en cada momento, con la misma algarabía que exhibe un niño al mostrar a los demás su juguete. Ello obedece a tres factores, los cuales hacen a sus acólitos del socialismo y de las causas perdidas delirar: Es estadounidense y odia a su patria,  descendencia judía y desprecia a Israel y es un intelectual reconocido que apoya a los gobiernos totalitarios socialistas y en especial, todo aquello que vaya en contra de los Estados Unidos y su política mundial.

Para mí, es un intelectual deshonesto, un traidor y todo un maestro forjador del odio en contra de una nación -su propio país- en donde fue educado, se desarrolló en una sociedad abierta, libre, democrática, competitiva y en donde los ciudadanos se expresan libremente y viven en libertad, algo muy  diferente a los gobiernos socialistas y a las dictaduras teocráticas que él tanto defiende. Noam Chomsky se ha pasado más de cuatro décadas hablando, escribiendo libros, dando mensajes y considerando a los Estados Unidos como el Gran Satán de las naciones y el causante de todos los males que padecen los demás pueblos.  Su extremismo mental llega tan lejos, que hace de la Unión Americana no solo culpable de su propios errores -que son inherente en cada nación- sino también, de los errores de otros.

Mi apreciación y partiendo de sus ideas protervas expresadas, tanto orales y escritas en contra de los Estados Unidos -su país-, lo considero un talibán del  anti-americanismo y peor aún, con una creencia maniquea, siendo su propia patria -según él- el eje del mal a nivel mundial y más aún, culpable de los fracasos  de los demás.

Las falacias de Noam Chomsky

Este perverso intelectual, no solo usa sus amplios conocimientos para desprestigiar a los Estados Unidos ante los ojos del mundo, sino que se vale de su manejo del lenguaje y el dominio del sofisma para ocultar y manipular lo que realmente quiere dejar por sentado, y de esa forma, lograr que los demás  siempre vean a los Estados Unidos no como una víctima en determinados acontecimientos, sino más bien, como el victimario. Veamos solo tres ejemplos de cientos que hay y que germinan en la mente mefistofélica  de este anarquista del pensamiento.

1.-a) Cuando Chomsky fue cuestionado sobre el ataque terrorista a las Torres Gemelas en New York, su reacción fue minimizar el mismo con un acto todavía mayor (según él) atribuido a Bill Clinton, no sintiendo ningún dolor por la muerte de casi 3 mil ciudadanos en ese ataque, cuando dijo: (cito)

” Los ataques terroristas fueron grandes atrocidades. En su escala, sin embargo, puede que no lleguen al nivel de muchas otras, de los bombardeos de Clinton sobre Sudán, por ejemplo, hechos sin ningún pretexto creíble, que destruyeron la mitad de sus recursos farmacéuticos y mataron un número desconocido de personas (nadie sabe, porque Estados Unidos bloqueó una investigación y en la ONU a nadie le interesa continuarla)”

 Observemos que su expresión al comienzo es pura formalidad, o sea, salir de paso de manera sutil para entrar al tema que le interesa: los crímenes de los Estados Unidos y, de paso, acusar a Clinton de manera furtiva por lo que hizo y desvirtuando la realidad de los hechos: puro maniqueísmo intelectual. Clinton lanzó un misil contra Sudán en una respuesta militar defensiva en base a la voladura de dos embajadas y ese hecho, no se compara con las muertes y el destrozo del World Trade Center. No fue a una fábrica farmacéutica, sino a un centro de fabricación de armas biológicas que se disparó el misil y se lanzó de noche para minimizar las muertes, como en efecto sucedió.
La forma en que Chomsky enfoca estos dos hechos, es muestra papable de su maldad sin límites para aminorar la gravedad del ataque terrorista de Al-Qaeda a las Torres Gemelas y una evidencia del odio visceral hacia Estados Unidos que atiborra lo que dice o escribe.

2.-b) Otra clásica de las muchas falacias que ha dicho Chomsky en contra de los Estados Unidos y su accionar político en la Guerra Fría, fue cuando manifestó: (cito)

“Como todos reconocen, un importante crimen soviético ha sido la ayuda de Moscú a países o movimientos del Tercer Mundo que los Estados Unidos tratan de sublevar o plastar (…) la Unión Soviética apoyó movimientos indígenas que resistían la enérgica imposición de las intenciones de los Estados Unidos. (un esfuerzo criminal, como comprende cualquier intelectual consciente”). Deterring Democracy (Vintage, 1992), página 99.

 La realidad fue muy distinta, pues los principales clientes y socios políticos soviéticos en el Tercer Mundo, fueron dictadores y asesinos masivos como Mao Tse Tung en China (antes de la ruptura chino/soviética); Corea del Norte con King II Sung; Ho Chi Min en Vietnam del Norte; Idis Amín Dada en Uganda; Mengistu Haile Mariam en Etiopía; Haffez el Assad en Siria y por último, Saddam Hussein en Irak. Hay que recordar que los asesores soviéticos que defiende Chomsky crearon el Gulag chino donde murieron millones de personas. No fueron los Estados Unidos.

 3.-c) Noam Chomsky no sólo es un embustero, un fabulador, un marxista, un enemigo de su propia patria, sino que también, es un mal agradecido de la nación que se lo ha dado todo. La siguiente mentira la dijo en una entrevista a NRC Handelsblad, Holanda, el 6 diciembre de 2003: (cito)

“Hay muchas cosas que evitan que nos fijemos en las estructuras que nos rodean y cualquiera que se salga del guión corre serio peligro. No es que te vayan a pegar un tiro en este país, como ocurriría en muchas otras sociedades asesinas, pero hay sin dudas sanciones, en términos de carrera profesional, estatus, ingresos”.

A diferencia de esta falacia, la realidad es que lejos de imponer sanciones por todas las mentiras que él dice y escribe, el gobierno de los Estados Unidos le dio a Chomsky su carrera profesional, su estatus y sus ingresos. Pero, como al mentiroso a veces se les olvidan las mentiras que dice, dijo: “El MIT -Massachusetts Institute of Tecnology – solo paga un treinta o cuarenta por ciento de mi salario. El resto viene de otras fuentes, en su mayor parte, del Departamento de Defensa”. The Anatomy of a Revolution in the Social Scienses: Chomsky in 1962, Dhumbadji, 1964. Citado en Konrad Koerner.

 Epílogo

En este prestigioso medio informativo, hay un asiduo articulista sabatino, abogado, socialista a distancia, frustrado aspirante a ser diputado de ultramar en tres ocasiones y un farsante que juró en vano en defender a este país cuando se juramentó como ciudadano, (por interés y conveniencia) que al parecer piensa que Noam Chomsky, por el solo hecho de ser un intelectual famoso, no tiene derecho a la equivocación en sus juicios políticos y que por igual, es infalible y portador de la verdad absoluta. Obviamente, motivado por las razones que expuse más arriba.
 Al parecer, al referido marxista a distancia (que prefiere vivir su socialismo en las fauces del imperio) se le olvida que la verdad es la correspondencia entre lo que pensamos o sabemos con la realidad. A decir de Aristóteles: “La misma implica una relación entre el sujeto, es decir, una inteligencia, y un objeto: la realidad. O sea, la concordancia del pensamiento con lo real. En tal sentido, si esa mancuerna no se da, es lógico que es una proposición falsa. En ese sentido, en tres mentiras que cité dichas por Noam Ckomsky de las más de cien que ha pronunciado, nos demuestra lo contrario a lo que afirma el citado abogado, articulista y  defensor de este intelectual marxista, ingrato y traidor a su país.
JPM
¡Comparte esta noticia!
7 Comentarios
3 Respuesta
1 Seguidores
 
Mas relevantes
Mas populares
6 Comentar autores
  Suscribir  
Nuevos Viejos Mas votados
Notificar a
Robert G. New Jersy

Sr. Morató me identifico totalmente con su trabajo de opinión, lo felicito y le comunico, que este artículo sobre este controversial pensador norteamericano fue reproducido por un periódico en los Estado Unidos. en24,news.

JOSE FLANDEZ

Excelente artículo, como ya es una costumbre. Comparto en todas sus partes las opiniones por ti emitidas sobre Noam Chomsky, personaje de unos conceptos incompatibles con mi forma de analizar la realidad. Yo diría que se pasa de cínico y manipulador. Un cordial abrazo a la distancia querido amigo L. Arturo.

BabasFlandes

Por fin aparece el babas a “felicitar” a su deleite por otro atolladero mas en su “prestigioso” libelo. El unico que le permite los embarres que ni con cloro se limpian.
https://external-content.duckduckgo.com/iu/?u=https%3A%2F%2Ftse2.mm.bing.net%2Fth%3Fid%3DOIP.KsH3gkV7rNW87rT13HTCfQHaFj%26pid%3DApi&f=1

BabasFlandes

comment image

Francisca Alvara

comment image

Francisca Alvara

Ya ni babas te quiere. Por eso ahora te llamas francisca.

Francisco Alvarez

El “crimen” de NC no son sus ideas, a las que tiene todo el derecho, sino como trivializa las grandes masacres cuando son cometidas por los comunistas. Así vemos cómo minimiza a Pol Pot, el Holocausto, Stalin y Mao, con el alegato de que los EEUU los ha hecho peores.

Francisco Alvarez

Sobre sus aportes a la lingüística no me atrevo a opinar por mi ignorancia al respecto, pero sus ideas han sido fuertemente disputadas por otros grandes lingüístas. Mi favorita es sobre una controversia sobre la rareza del uso de verbos intransitivos

Francisco Alvarez

El lingüista opositor (se me olvidó el nombre) encontró muchos ejemplos que destruyen la teoría de NC. Lo mejor es que los mismos fueron sugeridos por camareras de Hooters (de busto grande y piernas fabulosas que visten provocativamente).

Arturo Morató (£)

Arturo Morató B (£) : Como siempre Sr. Alvarez, agradeciéndole sus comentarios