El fraude electoral del siglo 21 en RD

imagen
El autor es periodista. Reside en Santo Domingo.

Por JUAN MOJICA

Muy pocos dudan que en estas elecciones del 15 de Mayo del 2016 hubo alteración de actas, dislocamiento,  faltante, compra de cedulas e irregularidades de todo tipo e inimaginable que vulneraron la voluntad popular tal como ha sido denunciado por la oposición.

Ese mismo fraude lo cometió Leonel Fernández a favor de Danilo Medina y en contra de Hipólito Mejía en el 2012  el cual dejo el país con el déficit más grande de su historia pero lejos de acudir a la justicia política o a la lucha de calle, se prefirió denunciarlo en los foros internacionales.

También lo ha planificado y realizado el actual gobierno contra el candidato del PRM y la oposición y pretende proyectarlo como la corporación trujillista-balaguerista para el 2020 y quién sabe.

Tanto la JCE y el TSE así como el congreso y las altas cortes del PLD solo han sido piezas cómplices de este juego perverso y tramposo. Como parte de este plan, el PLD en el congreso a pesar de propuesta de grupos políticos y de la sociedad civil boicoteó la aprobación de la ley electoral y de partidos por orden oficial para pescar en rio revuelto.

Aunque se había avanzado algo en la compra de la reelección en el congreso y la compra del PRD como aliado, así como en sentencias dictadas desde el TSE y el TC, no es hasta el conflicto por el conteo manual y el conteo electrónico donde se le empieza a ver el refajo.

Danilo Medina dijo que estaba de acuerdo que se cuenta hasta con los pies pero mando al PLD a la JCE para apoyar el conteo electrónico. Por eso Roberto Rosario nos impuso el conteo electrónico el cual fracasó y bloqueó el conteo manual en violación a la ley electoral,

En ese orden, horas antes del inicio de las votaciones Roberto Rosario denuncio la renuncia de más de 3 mil técnicos de la JCE y aunque todavía no ha dado explicación alguna luce ser el pretexto para no activar el conteo manual como se hizo. Y sin haber convocado el pleno de la JCE y estando danto los boletines iniciales de las elecciones dijo que quienes perdieron refiriéndose a la oposición que busquen la culpa en otro lado y no en la junta con lo cual anuncio como ganador a Danilo Medina.

Antes y durante todo el proceso electoral se veía el avasallamiento y la imposición del estado. Sin embargo, Roberto Rosario afirmó que estas elecciones serían las más transparentes de la historia.

Todo lo contrario fueron las más viciadas. Se impuso la falta de regulación, se impuso la compra de votos, se impuso la parcialidad, se impuso el clientelismo, se impuso el derroche y se impuso el fraude .

La JCE y el TSE fueron escogidas para proteger al PLD y cumplieron el mandato. La oposición confió en esos jueces y fue engañada. Nadie pudo controlar al gobierno en la práctica de imponer la reelección mediante la violación de la ley y la constitución y la manipulación mediática.

Si bien habíamos avanzado en materia electoral, el regreso del fantasma del fraude vulgar nos pone ante las puertas de un retroceso en el que los dominicanos podríamos volver a no creer en esta forma pacífica y democrática para llegar al poder y acudamos otra vez a la violencias.

Lo que debe tener claro este gobierno y sus aliados, es que con la composición política del ente electoral y de los jueces no es posible realizar un proceso electoral justo, transparente e igualitario.

Sin embargo, la oposición progresista no debe coincidir tanto con la oposición neoliberal porque están enviando un mensaje negativo. La inclaudicable oposición contra este retroceso electoral y el fraude  es una tarea ineludible de los grupos progresistas y de izquierda.

Si bien ayer estos grupos exigieron el conteo manual y hoy denuncian el fraude colosal de estas elecciones por un asunto táctico. La naturaleza de los grupos oligárquicos está obligada a defender el sistema neoliberal.

No debemos olvidar que tanto el PLD como el PRM y el PRSC son los mismos actores del sistema que cuando están en la oposición critican el fraude pero cuando están en el poder hacen fraudes, compran cedulas y manipulan a la población para ganar las elecciones y asaltar el poder.

¿Que se pretende hoy? Las instancias judiciales siguen secuestradas. Denunciarlo ante la OEA o la CIDH no es un acto de soberanía. Ya la iglesia y los grupos empresariales hablaron. Y solo queda un pueblo frustrado y decepcionado que si se tira a la calle difícilmente regrese a su casa.

Piénsenlo bien, sobre todo los empresarios que se han enganchado a la política para llegar al poder. Hay un conflicto post electoral que ha dejado un gran malestar social. Y cualquier protesta podría ser una bomba de tiempo que como dicen algunos empresarios a nadie conviene.

Para desmontar este fraude, hay que salir a la calle día por día a exigir el conteo manual o la anulación del proceso. Exigir la escogencia de una nueva JCE y de un TSE. Exigir la aprobación de la ley electoral y de partidos. Y exigir la sustitución de los políticos de las altas cortes por jueces de carreras.

Pero no con buena cara sino en una especie de desobediencia civil porque lo que acaba de pasar en la RD forma parte de la estructura mafiosa del sistema democrático y constituye el fraude más grande del siglo 21.

jpm

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.