Bacterias intestinales y salud

imagen
EL AUTOR es medico. Reside en Santo Domingo.

 

 

Por mucho tiempo se pensó que las heces eran material de desecho del cuerpo.  Ahora sabemos que en ellas hay un conjunto de microbios determinantes para nuestra salud, conocidos como microbiota intestinal.

El trabajo y la coexistencia en nuestros intestinos de unos 100 billones de  bacterias, repartidas en 2 mil especies, tiene una importancia incalculable en la preservación de la salud del ser humano y en la producción de enfermedades.  Ya se sabe que la diabetes tipo 2, hipercolesterolemia, enfermedad de Parkinson, obesidad, asma bronquial, esteatosis hepática no alcohólica, pérdida de peso y esclerosis múltiple son males relacionados de manera estrecha con estos microbios que están en los intestinos.

Hay una proteína, llamada alfa sinucleína, producida por las bacterias intestinales, que puede afectar al sistema nervioso central y causar enfermedades como la de Parkinson, según publica la revista Cell, el 1 de diciembre del 2016.  Por otro lado,  Sciencie News, dio a conocer el 16 del mes de noviembre del 2016, la manera en que esta sustancia emigran desde el aparato digestivo hacia el cerebro y producen efectos dañinos a la salud. Mediante un mecanismo similar se vincula a esta proteína, además de enfermedad de Parkinson, a la demencia con cuerpos de Lewy, llamada así en honor al neurólogo alemán, fallecido en Estados Unidos de Norteamérica, Frederich Heinrich Lewy, que la describió en 1912.  En estos enfermos también se ha encontrado deficiencia de vitamina B12.  La mayoría de personas afectadas por este mal degenerativo muere antes de pasar 7 años de iniciado el proceso.

El mecanismo mediante el que la sinucleína produce el efecto dañino al sistema nervioso es por el bloqueo de la autofagia que sirve para limpiar proteínas mal plegadas y mitocondrias defectuosas, las cuales son consideradas basuras biológicas acumuladas en las neuronas de las personas con ésta y otras enfermedades degenerativas.

Un estudio publicado el 17 de noviembre del 2016 por la revista Cell, demostró que la presencia de fibra en la alimentación del ser humano es tan importante que si no hay suficiente cantidad de ésta en la dieta muchas bacterias intestinales empiezan a consumir la mucosa del intestino produciendo enfermedad intestinal inflamatoria. Es nuestro deber, si queremos permanecer en salud, consumir alimentos capaces de mantener el equilibrio entre estos inquilinos del organismo humano.  La mejor manera de obtener fibras es garantizando la presencia de cereales integrales, frutas, verduras y legumbres en la dieta.

La microbiota intestinal es afectada por la presencia de insecticidas en los alimentos para el consumo humano, el uso de carne, huevos, leche y otros derivados de animales producidos por método no naturales, el uso inadecuado de antibióticos, tanto en los animales como en las personas, el empleo del azúcar refinado, jarabe de maíz alto en fructosa y el consumo de alimentos transgénicos. También la utilización de antiinflamatorios no esteroideos de manera excesiva y sin indicación médica son causas importantes de disfunción de la microbiota intestinal.

Por todas estas razones al seleccionar los alimentos debemos pensar en nuestras bacterias intestinales en cada producto que consumimos para que tengamos como resultado una mejor salud.

jpm

¡Comparte esta noticia!
0 0 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios