Un logro indiscutible para el país

imagen
LA AUTORA tiene maestría en ciencias políticas, es dirigente del PRD y reside en Estados Unidos

Después de numerosos y vanos intentos hechos por todos los gobiernos de las últimas décadas, la República Dominicana logra –al ¡fin!- ocupar un asiento en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas  (ONU), logro que se produce cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores está regentado por el ingeniero Miguel Vargas.

De igual manera el actual canciller de la República ha hecho posible  que un salón del edificio que ocupa la Organización de Estados Americanos (OEA) lleve el nombre de Juan Pablo Duarte, fundador de la República y nuestro prócer por excelencia, entre otras conquistas significativas, e incluso administrativas en favor de los funcionarios del servicio exterior; además de crear el premio nacional del dominicano en el exterior, un estímulo indudable para quienes han desarrollado sus vidas más allá del horizonte sin perder perspectivas ni contactos con la realidad dominicana, entre otros que la realidad irá develando en el curso del tiempo, juez absoluto de todo trabajo que se realiza con verdadera vocación.

Nadie niega que, en los últimos dos años, en nuestra cancillería se han generado múltiples y grandes avances, en todos los órdenes, siempre de acuerdo con la política exterior trazada por el presidente Danilo medina y ejecutado por el MinRex; y se sabe que muchos de esos resultados ya son palpables.

Asimismo, la valiente posición asumida por el país en torno a Venezuela, mediante voto libérrimo emitido en la Asamblea General de la OEA, gallardamente expuesta por el canciller Vargas, ha llenado de orgullo a los dominicanos que creemos en la democracia y en el destino de los pueblos y las naciones.

No son pocos los expertos que, sin ningún temor a equivocarse, consideran un hito sin precedentes la inclusión de la nación en un puesto tan importante en el órgano que aglutina a los países del continente. De igual manera sucede con quienes ejercen el liderazgo de la opinión en radio, televisión o diarios nacionales.

Esas conquistas son, de múltiples maneras, reconocimientos al crecimiento experimentado por la República Dominicana durante los últimos tiempos y, asimismo, se deben al trabajo que está desarrollando nuestra diplomacia con la efectiva gerencia de Miguel Vargas.

De manera que ninguno de estos logros no son frutos del azar ni del destino; son los resultados de una eficiente política exterior aplicada por el ingeniero Miguel Vargas, y esto revela muy bien de su capacidad de estadista, su entereza y su consagración en el ejercicio de las responsabilidades encomendadas por el presidente Medina, quien, indudablemente, acertó de la mejor manera cuando designó en el cargo al actual presidente del Partido Revolucionario Dominicano.

Por cierto, leyendo bien los editoriales y artículos publicados en los diferentes diarios nacionales se siente el apoyo a unanimidad, como muy pocas veces. En pocos meses, cuando el país asuma esta importante responsabilidad, empezarán a verse y sentirse los positivos efectos que este logro implica.

Dudas no caben en cuanto a la capacidad de estadista de Miguel Vargas, cuya consagración en el ejercicio de sus responsabilidades, lo evidencian como una excelente reserva de las muy pocas que tenemos gravitando en la sociedad dominicana de este momento.

of-am

 

Comparte:
ALMOMENTO.NET ha decidido publicar los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reservará el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.