Para recordar y no olvidar a Hostos y a Oscar

imagen
EL AUTOR es es ingeniero y ex-catedrático. Fue combatiente en la guerra de abril del 1965. Reside en Santo Domingo.

Un día 11 de agosto fallecieron dos personas dignas de recordar y no olvidar: Eugenio María de Hostos (11/1/1839 – 11/8/1903) y Oscar Santana (26/1/1943 – 11/8/1965).

1.- En el país hay calles, escuelas, colegios, parques y una universidad que lleva el nombre de Eugenio María de Hostos, y cuyos restos mortales reposan en el Panteón Nacional, hasta que un día sea expatriado, según su deseo, al Puerto Rico Libre del dominio de los EEUU.

Pero, ¿quién fue este Sembrador de Pensamientos, como le llamó Juan Bosch, para merecer estos honores y homenajes?

Veamos.

Eugenio María de Hostos Bonilla nació en Mayagüez, Puerto Rico, hijo de Eugenio de Hostos y Rodríguez de Velasco -escribano y secretario de la Reina Isabel II de España, y de Hilaria María Bonilla y Citrón. En 1852, a los 13 años.  sus padres lo enviaron a España donde empezó el bachillerato. En 1855 regresó a Puerto Rico donde estudió en el Seminario Conciliar de San Juan para viajar de nuevo a España, esta vez a Madrid, durante 1858 donde ingresó en la Universidad Central  de Madrid, formándose en Derecho y Filosofía y Letras.

Pronto comenzó a interesarse en la política, tomando partido decidido a favor de constituir en España una república federal.

En 1863 publicó la novela política titulada La peregrinación de Bayoán para hacer entender en España la penosa situación colonial de Cuba y Puerto Rico.

Se hace miembro de la Sociedad Abolicionista de la Esclavitud.

Durante su estancia en Madrid tras la Revolución de septiembre de 1868 se produjo un mes más tarde la insurrección armada en Puerto Rico, denominada la revolución del Grito de Lares liderada por el hacendado venezolano Manuel Rojas, en octubre. Un grupo de puertorriqueños  en España defendió a quienes estuvieron implicados en la revuelta reuniéndose con el general Francisco Serrano, Presidente y Jefe del Gobierno Provisional español para reclamar autonomía para las Antillas y el perdón y la suspensión de la pena de muerte impuesta a los prisioneros que participaron en la gesta de Lares. Serrano se mostró dispuesto a ofrecer una amnistía sólo para los nativos de Puerto Rico, excluyendo a los extranjeros. Hostos defendió la inclusión de Manuel Rojas en el grupo amnistiado alegando ser digno hijo adoptivo de Puerto Rico, y por tanto, merecedor del mismo derecho que los demás.

Tras la proclamación de la Primera República Española se concedió una amnistía general a todos los encarcelados por ese motivo, no obstante, Manuel Rojas, al igual que otros compañeros, fue enviado al exilio. España, en ese periodo, adopta una nueva Constitución en 1869 rehusando extender a Puerto Rico y Cuba los derechos ciudadanos propios de una república federada. La Revolución había logrado el destronamiento de la reina Isabel II pero no la liberación de Cuba y Puerto Rico por las que luchaba Hostos.

Decepcionado abandona España y  viaja a Nueva York con el propósito de continuar la lucha para la liberación de Cuba y Puerto Rico. Allí formó parte de la Junta Revolucionaria Cubana creada en Nueva York y dirigió su órgano periodístico, La Revolución, pero frustrado se traslada a Suramérica con la promesa de reunir apoyo para la causa antillana.

Latinoamericanista.

En 1870 inició viaje a Sur América donde visitó Colombia, fundando la Sociedad de Inmigración Antillana en Cartagena; en Panamá propuso la creación de un canal neutral pero latinoamericano, y libre de las pretensiones de dominio imperial.

En El Callao y Lima (Perú) vive un año en 1871. Allí fundó el periódico La Patria donde publicó algunos de sus ensayos, importantes documentos proto- sociológicos en que propone el mestizaje. Su modelo es el cholo quien recuerda al jíbaro. También en este país crea la Sociedad de Auxilios para Cuba y la de Amantes del Saber con Joaquín Capelo para fomentar un ambiente intelectual en Lima.

El feminista.

En diciembre llega a Chile donde es socio de la Academia de Bellas Letras de Santiago de Chile. Aquí continúa su labor literaria y social más reconocida y admirada, y compone el famoso e innovador ensayo La Educación Científica de la Mujer que originalmente fueron tres discursos leídos en la Academia de Bellas Letras de Santiago de Chile en 1873 sobre la educación científica de la mujer y su derecho a la educación plena y a la igualdad.

De Valparaíso viaja a Buenos AiresJosé Manuel Estrada le ofrece la Cátedra de Filosofía o la de Literatura en la Universidad de Buenos Aires pero Hostos declina. En Argentina proyectó la creación de un mercado común sudamericano y el ferrocarril trasandino,  que se construyó de hecho más tarde. Posteriormente continuó su periplo visitando Brasil, y de Río de Janeiro regresa a Nueva York donde publica en La América Ilustrada y continua su campaña a favor de la independencia de Cuba y Puerto Rico.

El Antillanista

En 1875 sale de Boston en compañía del General Aguilera en una expedición armada a Cuba que fracasa. Se establece entonces en Puerto PlataRepública Dominicana donde funda y dirige los periódicos Las Tres Antillas y Los Antillanos y colabora en Las Dos Antillas. En 1876  funda la sociedad La Educadora. Posteriormente se dirige a Nueva York y de allí viaja a Venezuela donde se inicia en la labor pedagógica.

En Caracas dirigió el Colegio Nacional de Asunción y el 9 de julio de 1877 se casó con la adolescente cubana Belinda Otilia de Ayala Quintana (1862-1917) -contaba él 38 años y ella 15, con quien tuvo cinco hijos. Durante su estancia en Venezuela fue director de colegios en la isla Margarita y en Puerto Cabello.

Hostos junto a sus alumnos de la Escuela

Normal de Dominicana en 1880.

Pedagogía hostosiana.

De 1879 a 1888 vivió de nuevo  República Dominicana. Aquí fundó en 1880 la primera escuela normal de Santo Domingo en la que no se estudiaba religión -Hostos no era católico- sino moral social. Influenciado por el krausismo español y el positivismo ​ implantó una nueva pedagogía dirigida a formar “seres humanos completos” capaces de construir en sus propios países sociedades libres.

Reivindicó la ciencia y la razón frente a la orientación religiosa de la herencia colonial y una visión científica y ética que influyó especialmente en el campo de la moral, la jurisprudencia y la sociología​ considerándose precursor/fundador de la sociología en América.

Se aplicó desde la adolescencia a un continuo auto-examen de su conciencia y sus pasiones del que son frutos sus notables diarios y sus novelas de juventud. Además, su Tratado moral, del cual forma parte su conocida «Moral social», lo señalan como el moralista de mayor altura en el siglo XIX.

En la Normal y en el Instituto Profesional desempeña las cátedras de los tres derechos: constitucional, internacional y penal.​

En 1881 funda la Escuela Normal de Santiago de los Caballeros y publica el opúsculo: Los frutos de la Normal (exposición de pedagogía práctico-científico), escrita por encargo del gobierno dominicano. Dos años después en 1883 dicta a sus alumnos las lecciones de sociología que años después formarán parte del Tratado de Sociología.

En septiembre de 1884 se gradúan los primeros maestros normalistas. Hostos pronuncia un destacado discurso: Apología de la Verdad. Tres años después, en 1887 se gradúan también las primeras maestras normalistas, alumnas del Instituto de Señoritas, dirigido por Salomé Ureña de Henríquez.

En agosto de 1888 fundó en Santo Domingo la Escuela Nocturna para la clase obrera y publica su obra Moral Social.

El gobierno chileno le propone entonces trabajar en la reforma de la enseñanza y el 18 de diciembre se traslada a Chile donde vivió y trabajó entre 1889 y 1898.

En 1889 llega a Valparaiso y es nombrado Rector del Liceo de Chillán (1889-1890) y más tarde fue el primer rector del Liceo Miguel Luis Amunátegui (1890-1898). Escribió Reforma de la enseñanza en Chile y Reforma del plan de estudios de la Facultad de Leyes en Santiago de Chile y fue profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile.

El reinicio de la guerra por la independencia que inició José Martí en Cuba en 1895 colocó a Hostos nuevamente en campaña. Regresó a Puerto Rico en 1898, a propósito de la Guerra Hispano-Estadounidense donde fue nombrado jefe de la comisión encargada de reclamar en Estados Unidos la independencia de Puerto Rico dentro de una confederación de las tres grandes islas antillanas. 

En 1899 junto a Julio Henna y Manuel Zeno Gandía, viajó a Washington para abordar desde el derecho internacional una entrevista histórica con el presidente William McKinley (1896-1901) sobre los intereses y necesidades de Puerto Rico. Desde entonces fue denominado “Hombre Altivo del Trópico”.​ Fundó además la Liga de Patriotas con la esperanza de educar al pueblo puertorriqueño sobre sus nuevos derechos bajo la Constitución federal norteamericana, particularmente el derecho a reclamar un plebiscito. Pero su esperanza de un Puerto Rico independiente se esfumó cuando el Gobierno estadounidense decidió, con la ley Foraker del año 1900, convertir la isla en una colonia.

En 1900 el gobierno dominicano le propone reorganizar la enseñanza pública del país y regresa a Santo Domingo en compañía de su familia siendo nombrado Inspector General de Enseñanza Pública. Un año después dictará a sus discípulos lecciones sobre sociología que se publican con el nombre de Tratado de Sociología. En 1902 es nombrado Director General de Enseñanza a la vez que desempeña la Dirección en la Escuela Normal de Santo Domingo.

Decía Hostos que :<< el propósito de la enseñanza es despertar las fuerzas orgánicas de la razón y fomentar su evolución; el rol del educador es entonces servirse de este método natural para recrear las condiciones que permiten el desarrollo de la razón y eliminar las que lo obstaculizan; instruir es educar el entendimiento, educarlo es ponerlo en actividad y movimiento funcional, ponerlo en función es hacer correspondientes las operaciones a las funciones, y las funciones a las fuerzas, de modo que la actividad intelectual se dé con toda su salud, energía y vigor en cada uno de los cuatro momentos de la evolución y en cada uno de los sujetos sometidos al régimen de la educación>>

Amigo de Gregorio Luperón, arzobispo Meriño, Máximo Gómez, José Martí, Ulises Heureax…

Eugenio María de Hostos murió en su residencia “Las Marías” en Santo Domingo, capital de la República Dominicana, el 11 de agosto de 1903, a la edad de 64 años. Está enterrado en el Panteón de los Héroes Nacionales en Santo Domingo, Su último deseo fue morir en Santo Domingo y que fuese llevado a Puerto Rico cuando su patria fuese libre de la dominación extranjera.

2.- Oscar Santana

Mi amigo y condiscípulo de aula universitaria en la escuela de agronomía de la UASD, Oscar Santana, un día como hoy, 11 de agosto, pero de 1965, hace 53 años, en plena guerra patria, cae abatido por las ráfagas arteras disparadas por combatientes que defendían los mismos principios constitucionalistas, el comandante revolucionario catorcista Oscar Santana.

Como sucedieron los hechos.

Oscar era comandante de un comando de cantorcitas que funcionaba en el cine Lido, en la avenida Mella, frente al Mercado Modelo. Como todos los comandos tenía la responsabilidad de velar por el orden  y la buena administración de  todos los bienes y comercios de su área de influencia.

Como todos saben La Mella es una avenida repleta de comercios, principalmente de nacionales de origen árabes. En la tardecita del 11 de agosto le informan a Oscar que hay unos combatientes que están tratando de robarse unos pollos vivos de una pollera del mercado. Oscar se dirige donde los ladrones con otros compañeros y les dice  que si quieren pollos que vayan a su comando, que él tiene pollos que le enviaron de su casa. La respuesta que recibe es una ráfaga de disparos que lo deja muy mal herido. Sus compañeros lo trasladan al hospital Padre Billini donde muere minutos después.

Cuando Francis Caamaño se entera de lo que ha pasado dijo: < ¡Si Oscar está muerto no quiero prisioneros!>. La orden se cumplió a cabalidad: los tres combatientes responsables del homicidio fuero juzgados sumariamente y ejecutados.

Este crimen conturbó a todos los combatientes de la ciudad rebelde, no solo por la muerte de Oscar, sino también por los otros tres, que no estaban ni borrachos ni eran delincuentes convictos. Eran jóvenes del barrio Villa Francisca que querían celebrar el cumpleaños del comandante de su comando y darle una sorpresa. Hicieron muy mal y pagaron con sus vidas la frustrada fiesta. Esto era una señal de que la disciplina y la moral revolucionaria constitucionalista se estaban deteriorando, debido al período de inactividad combativa por el proceso de negociación   y del cese del fuego, que en esos momentos se estaba llevando a cabo entre el gobierno en armas y la OEA, o lo que es lo mismo, entre el gobierno de Caamaño y los EEUU.

¿Quién era Oscar Santana?

Cuando estalla la Revolución el 24 de abril, excepto el Partido 14 de Junio, a los demás, Movimiento Popular Dominicano y el Partido Socialista Popular, les cogió por sorpresa. Se rumoraba, pero era solo eso, rumores, que algo se estaba cociendo con el PRD y algunos militares.  El 1J4 tenía conocimiento de que el PRD estaba conspirando con militares jóvenes y que se avecinaba un contragolpe de Estado.

Resulta que el papá de Oscar, don Isidro Santana, era un empresario del transporte de pasajeros (su empresa se llamaba MAIKA)  y un alto dirigente del partido de Bosch. Cuando las reuniones clandestinas, conspirativas, se hacían en su casa, Oscar se enteraba de lo que se estaba moviendo y le informaba a la dirección de su partido, de la que era dirigente juvenil estudiantil. Al principio no le creyeron, pero después de investigar por otras vías, confirmaron la veracidad de lo dicho por Oscar y se prepararon para cuando llegara el momento y responder adecuadamente con algunas de las armas que conservaban de cuando el fracasado levantamiento guerrillero de noviembre de 1963.

Oscar Santana nació el 26 de enero de 1943 y murió asesinado el 11 de agosto de 1965, a los 22 años de edad.

¡HONOR Y GLORIA A LOS COMBATIENTES DEL ´65 QUE DIERON SUS VIDAS POR UN MEJOR PAÍS PARA TODOS/AS LOS DOMINICANOS/AS.!

¡ASI PIENSO. ASÍ ACTÚO!

ASOVA = Ariosto Sosa Valerio

E mail: sosavalerioariosto@gmail.com

 

Referencias:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Eugenio_Mar%C3%ADa_de_Hostos
  2. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:HostosyStudents.jpg
  3. https://uniremhos.edu.do/biografia-eugenio-maria-de-hostos/
  4. http://hoy.com.do/biografiaeugenio-maria-de-hostos/
  5. Raful, Movimiento 14 de Junio: historia y documentos. Pag.647 sigs. Editora Búho. 3ra edición 2007. Santo Domingo. Rep. Dom.

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.