Nos falta algo. ¿Qué es lo que nos falta?

imagen
El AUTOR es abogado, terapeuta familiar y de pareja. Reside en Santo Domingo.

Muy a menudo suelo hablar conmigo mismo, suelo recriminarme por no haber actuado como debía, cuando debía, por mi pasividad frente a muchas cosas que, aunque no pueda cambiar del todo, puedo hacer la diferencia.

 Hoy mucha gente me conoce. Llevo más de quince años tratando con mi accionar el promover cambios.  Los cambios que en mis talleres, seminarios, charlas o conferencias planteo; a menudos buscan llenar esas faltas, esos cuestionamientos propios e internos cuyas carencias me asaltan y demandan accionar.

Primero busco el vacío en mí, o sea como diría el Maestro busco mi viga, como persona, como ser humano, como padre, como hijo, como esposo, como compañero de trabajo, como cristiano,

Al sacar una parte, he experimentado alivio y corro a contarlo a los que supongo que, como yo, tienen sus propias vigas. Por eso advierto en cada charla, en cada taller en cada seminario, que yo estoy en el mismo proceso de crecimiento, sólo que en el camino he encontrado algo que me ha ayudado y lo quiero compartir.

 Los que asisten esas actividades también han experimentado sus propias luchas y al exponer las mías, ellos también exponen las suyas y ambos salimos fortalecidos en el proceso.

Adjunto a otros colaboradores   fundamos (hace varios años) “Centro Persona”, cuyo lema es “Un Espacio Para Crecer” y a través de él desarrollamos un seminario que hemos denominado “Gradúalos de Persona”. Éste ha sido tan exitoso, que instituciones como la Policía Nacional, se lo impartió por más de cinco años un grupo de policías que acudía cada semana y durante cinco días al Instituto de Dignidad Humana a preparase, en el respeto a la ley, el buen trato y el respeto a los derechos humanos. Solo ha dejado de impartirse porque se disolvió esta institución, pasando sus funciones o actividades al Instituto Policial de Educación (IPE) y aún estamos haciendo los arreglos para que continúe.

 En igual sentido, una Regional de Educación específicamente la Regional 10   Santo Domingo II, resolvió, después de haberlo recibido su Directora de entonces, impartirlo a cada estudiante de educación media, a cada técnico de sus distritos y a cada maestro; por menos esa fue la pretensión inicial de Argentina Henríquez, que a la sazón era la Directora Regional de ésta. Decenas de seminarios se impartieron por su disposición apoyado en los pocos recursos que tenía.

Procurando ser justo, no solo debo mencionar a Argentina Henríquez y su equipo, ya que la Licenciada Sobeida Sánchez, quien la sustituyo en esa Dirección, se puso en contacto con la Directora del Instituto Nacional de Formación y Capacitación del Magisterio (INAFOCAM) y logró que durante su gestión se continuara impartiendo a los maestros.

Le cuento también que, a Don Carlos Seguras Foster, Administrador General del Banco Agrícola, supo del seminario   quiso probarlo y el resultado fue que ordenó que todos los gerentes del Banco lo recibiesen en tres jornadas nacionales celebradas en Santo Domingo, Bani y La Vega,

El Instituto de Formación Docente Salomé Ureña (ISFODOSU), en el recinto Félix Evaristo Mejía el   Dr. Marcos Vega, nos abrió la puerta para que impartiéramos un taller a un grupo de estudiantes y, terminamos impartiendo veintiuno; abarcando a todos los estudiantes que cursaban en ese recinto. Al año siguiente el seminario se transformaba en una asignatura complementaria que lleva seis años consecutivos impartiéndose en los seis recintos del Instituto. Quiero destacar que el Licenciado Mariano de la Rosa, el rector General del Instituto Dr. Julio Sánchez Mariñez, así como los vice rectores de cada recinto son coprotagonistas de la permanencia de esta gran jornada.

Hace dos años lo llevamos a los Estados Unidos recorrimos con él varios condados de New York, New Jersey y Pensilvania.

Nacionalmente muchas empresas   e instituciones lo han gestionado e impartido a sus miembros o colaboradores no nos dejaría mentir La Gerencia de Educación de LA Cooperativa Nacional de Servicios Múltiples de los Maestros (COOPNAMA), el Instituto de Desarrollo Cooperativo (IDECOOP), la Lotería Nacional, decenas de colegios, Ergos, Elvira de Mendoza en el Distrito Nacional, el Padre Fortín Santiago Regionales de Educación de San Pedro, Puerto Plata, La Vega, Azua y   muchos otros.

Hoy no  tuve la intención de  hablar de éxito del programa, pero era muy necesario que lo hiciéramos, porque precisamente el título del escrito que ahora le presento es “Nos falta algo” y una de las cosas que nos falta es graduarnos de persona , no significa que para esto tengamos que acudir al seminario que imparto, sino que nos enfoquemos echando mano  a toda instrucción que nos brinde esa posibilidad;  pues  siendo persona “(ser humano  libre, inteligente, responsable, que sabe que tiene un rol que cumplir en la vida para beneficio propio y de la colectividad) podemos  impactar la sociedad desde cualquiera de los roles que nos toque desarrollar.

 Nos falta sembrar y cultivar valores, nos falta sembrar y cultivar conciencia. Y con la conciencia cultivada darnos cuenta que somos un rayado de fósforo en las tinieblas de la eternidad, un relámpago en el horizonte que apenas dura segundos, pero que nos quede claro que por la brevedad del tiempo que se nos ha asignado, debemos apresurarnos antes del apagamiento, para por lo menos señalar el camino y hoy eso, es un muy significativo aporte. Ojalá p la luz sea lo suficiente para encontrar ese camino señalado para nosotros mismo, que los demás lo transiten también, convencido que estamos transitando por la verdad y la vida.

Hasta la próxima.

centropersona@hotmail.com

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reservará el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.