¿Más de lo mismo en los hospitales?

imagen
EL AUTOR es experto en seguridad social. Reside en Santo Domingo.

Luego de miles de críticas durante varios años sobre el inicio simultáneo de la remodelación de 56 hospitales a lo largo de todo el país, por fin el Gobierno comienza a entregarlos, mediante la tradicional reinauguración.

Durante su entrega, el presidente Danilo Medina no oculta su satisfacción,  mostrando  entusiasmo por el logro de esa meta tan prometida, tan demandada y tan esperada por la opinión pública y más de un millón de familias pobres y vulnerables.

Se trata de una satisfacción como la que muestra una familia cuando finalmente recibe la casa nueva de sus sueños, o cuando logra remodelarla, y ampliar los ambientes, para mejorar el confort y la funcionalidad del hogar.

A principios de abril del 1984, me inicié en el área de la salud, como asesor en el IDSS, gracias a una iniciativa de la Dra. Ligia Lereoux, primera mujer en ocupar la dirección General del Instituto.

En los 34 años transcurridos desde entonces, he visto siete remodelaciones y equipamientos del Gautier, todas multimillonarias. Y lo mismo puedo decir, de la gran mayoría de los hospitales del IDSS y del Ministerio de Salud Pública.

Pero, salvo períodos luminosos y fugaces, como norma general, al cabo de unos meses,  los resultados han vuelto a estar muy por debajo de las necesidades de la población. Y esto no solo lo digo yo, sino además, lo confirman los propios médicos y pacientes, y los indicadores sanitarios.

Con frecuencia, el personal y los medios de comunicación se han hecho eco de entregas de hospitales remodelados, sin el equipamiento necesario, y/o con vicios de construcción que limitan notablemente la capacidad de servicio. Ejemplo, actualmente, el emblemático Hospital Darío Contreras, presenta serias filtraciones.

La fiebre real no está en la sábana

A parte de estas deficiencias y vicios de construcción, los servicios públicos de salud adolecen de dos grandes limitaciones ancestrales, a las cuales todavía ningún gobierno  ha decidido enfrentar: a) ausencia de  autonomía y capacidad gerencial, y b) contratación desvinculada de la dedicación y al desempeño.

Ojalá las autoridades se decidan a enfrentar estos problemas reconociendo que la enfermedad no está en la sábana, y que es necesario evitar nuevos sepulcros blanqueados. No pretendo restarle importancia a las reinauguraciones, pero tengo el temor de que, al final del día, terminemos haciendo más de lo mismo. Ojala superemos esta práctica tan improductiva.

Entonces, ¿por qué, a pesar de estas inversiones multimillonarias recurrentes, el sector privado obtiene mayor aceptación, y mejores resultados, aún entre las familias más pobres? Sencillamente porque aplica modelos de contratación y de gestión más eficientes y cercanos a las necesidades de la población.

En el sector público tradicional, al poco tiempo el impacto de la remodelación, comienza a desvanecerse por los vicios de construcción y la falta de recursos y autonomía para aplicar una política de mantenimiento regular.

Y, además, tiende a decaer la calidad de la atención debido a la baja productividad, al ausentismo y a los paros, fruto de la prevalencia de una contratación que no incentiva la dedicación y el desempeño. Finalmente, la asignación de los recursos no en función de la demanda de la población, sino de criterios políticos ajenos a las preferencias de los pacientes.

En cambio, los hospitales de autogestión necesitan mayores ingresos. Ello explica un mayor cuidado de la infraestructura, sistemas modernos de atención a los usuarios, y sobre todo, contar con un personal más dedicado e incentivado hacia el logro de los objetivos y metas institucionales.

JPM

Comparte: