Los niños ilegales: hipocresía, cinismo y manipulación política

imagen
El AUTOR es escritor. Reside en Nueva York.

Siempre que trazo un tema desde la óptica de mi humilde opinión, trato de definir los conceptos utilizados en el mismo, como una manera de hacer más viable el mensaje que quiero externar ante determinadas circunstancias. En consecuencia, quiero definir tres palabras que son esencia del título de este aporte: la hipocresía, el cinismo y la manipulación política. Veamos:

La hipocresía,  es la capacidad que tienen los seres humanos para fingir o aparentar  sentimientos que en realidad no sienten o no piensan, llevándolos a actuar de forma engañosa y mentirosa. Dicha acepción tiene su origen  del latín “hypócrita” cuyo significado era actriz o actor.

Por su parte, el cinismo  proviene del griego cinimus”  y se refiere a la obscenidad descarada y a la carencia de verguenza cuando se miente o se defienden cosas que obviamente deben ser condenadas.

Por último, la manipulación,  es un verbo cuya raíz tiene su origen en el latín “manipulus” con alto sentido de corte militar y en ello se describía a un grupo de hombres que podían ser fácilmente manejables. Se debe hacer notar, que la manipulación no solo se puede ejecutar con las manos sino también en sentido figurado. Aclarado los conceptos, paso al desarrollo del tema.

Una arremetida feroz y contínua

Desde que Donald Jhon Trump MacLeod asumiera el poder  el 20 de enero de 2017 como el presidente número 45 de los Estados Unidos de Norteamérica, su administración ha estado sometida a una feroz campaña de insultos, ataques, insolencias, rebeldías y críticas sin fundamentos a su gestión, como una manera de socavar su gobierno y minar su credibilidad ante sus gobernados y el mundo exterior.

Como ha sido y es evidente, esta incesante campaña está siendo dirigida entre otros, por el expresidente Barack Hussein Obama II Duham, y  los enemigos jurados de Donald Trump, Georges Soros y Sal Alinsky;  la familia Clinton, cuya matriarca todavía no a superado el trauma de haber sido vencida por el actual presidente en las pasadas elecciones presidenciales; los medios de comunicación masiva como el The New York Time, CNN, Univisión, la Cadena Telemundo, NBC, CBS  y otros, así como  el Partido Demócrata y sus principales dirigentes a nivel nacional, todos ellos empecinados en hacer naufragar la  actual administración.

Para esa acometida política y sin importarles los intereses supremos de la Nación norteamericana, se valen de cualquier pretexto o excusa para asumir campañas de protestas a lo largo y ancho del país, bien organizadas, planificadas y con una logística y apoyo económico como nunca antes vistas.

Una crisis inducida y manipulada.

   Hace poco, el mundo pudo observar incrédulo, cómo una marcha de inmigrantes ilegales, muchos de ellos en familia, atravesaban una nación como México con rumbo a los Estados Unidos, como si se tratara de un “paseo o una caminata turística” para concluir sin el menor rubor en territorio estadounidense con toda la familia.

Pero si esto no era un descaro, lo peor fue que este desplazamiento inusual y sin regla alguna, estuvo coordinado, asesorado, manipulado, financiado y asistido a lo largo del trayecto por el gobierno mexicano que faltó a la ética en contra del país vecino, por malos norteamericanos opuestos al gobierno de Donald Trump y miembros del Partido Demócrata que se prestaron a esta tropelía en contra de su territorio, muchos de ellos abogados y miembros de organizaciones pro-inmigrantes con la única finalidad de causar problemas a la actual administración.

Fue tal la desverguenza, que en vez de advertir de las nuevas medidas como la del programa “Tolerancia Cero” a la cual tiene derecho todo gobierno de asumir cuando ve un peligro social inminente que viene hacia su territorio,  los anormales liberales, cuyo odio hacia Trump es enfermizo, hicieron todo lo contrario y motivaban aún más a madres y padres irresponsables que se sumaron a esas caravanas con sus  hijos, a sabiendas de los peligros que corrían en el llamado tren “La Bestia”, las pandillas en México, las enfermedades que podían adquirir, los alimentos, los infortunios del camino y peor aún,  enviar a sus hijos solos en manos de coyotes  a violar una orden ejecutiva del presidente de una nación soberana que tiene el derecho a decidir quien entra o no a su territorio.

Estos niños que fueron separados y enjaulados, no fueron más que utilizados y manipulados  como arma política tanto por sus padres como por los hipócritas y fariseos liberales del Partido Demócrata, el cual ha querido pescar en río revuelto.

Todos son unos farsos, incluyendo a los padres, porque exponer a sus hijos a  situaciones de esa naturaleza, es carecer de sentimientos, de dignidad, de decoro, de  amor y responsabilidad paternal.

Estas  figuras públicas, líderes y políticos liberales, profesionales e intelectuales de los Estados Unidos, así como también, todas estas organizaciones  que han proliferado en “ayudar a los inmigrantes” a violar las leyes migratorias de una nación soberana,  que se han sumado a estas campañas maliciosas coludidos todos con el Partido Demócrata en contra de Donald Trump,  encarnan a la perfección las palabras del Mesías cuando llamó a los escribas y fariseos: “Sepulcros blanqueados por fuera, pero llenos de podredumbre y vomitiva en su interior ” (Mt. 23: 1-39).

La “mala” memoria de los liberales y demócratas

Si el  lector piensa que es la primera vez que en los Estados Unidos se han separado a niños de los brazos de sus padres, cuando éstos han violado la frontera y penetrado ilegalmente a territorio de la Unión Americana, quiero decirle que está pensando mal y obviamente,  ha sido manipulado de forma mediática  por la prensa liberal y todos estos farsantes del Partido Demócrata,  cuyo real interés no son los niños como hacen creer, sino torpedear políticamente al presidente y afectar su agenda de gobierno.

El mundo ha sido testigo de como políticos demócratas como los Bob Menéndez, los Andrew Cuomo, los Bill de Blasio, las Nancy Pelosi y hasta Laura Bush,  han mostrado su “indignación” por los niños separados de sus padres. Ni que decir de los artistas de la decadentes e inmorales figuras del mundo de Hollywodd, que salen en los noticieros derramando lágrimas de cocodrilos; ni de los jerarcas de la iglesia Católica norteamericana  que tanto millones ha pagado por la conducta pedófila y aberrantes de sus sacerdotes  que  han abusados sexualmente de niños y por igual, de la prensa liberal norteamericana, que tanto espacio le han dedicado a esta situación creada e inducida  en contra del  gobierno actual. Como dije previamente, esto no es la primera vez que se ha hecho.

En efecto,  durante la administración de Barack Hussein Obama II Dunham, se hizo exactamente lo mismo con niños inmigrantes que vinieron con sus padres desde  Guatemala, Honduras y México, al  punto de que un congresista de nombre Henry Cuellar, el 16 de junio 2014 mostró a la prensa fotos de niños enjaulados en el Centro Federal de Aduanas y Patrulla Fronteriza, mostrando a los mismos en condiciones pésimas diferentes a las de ahora en el gobierno de Donald Trump. De igual manera, unos grupos demandaron al gobierno de Obama,  aduciendo que los niños bajo su custodia padecieron abusos físicos, sexuales, carencia de alimentos y malos tratos.

Dóndes estaban los líderes arriba mencionados cuando eso sucedió que no se escucharon sus voces de protestas ni sus reclamos como lo hacen ahora? Qué hicieron esos artistas del escenario que se han mostrado tan “dolido”?   Qué dijo la prensa liberal que tanto espacio le dedica a todo lo que sea en contra de Donald Trump y su gobierno? Se pronunciaron en aquella ocasión  la alta jerarquía de la iglesia Católica estadounidense, llena de podredumbre y desafueros morales como lo hace ahora?

Ninguno de estos estamentos de la sociedad norteamericana se pronunció en lo absoluto, salieron a las calles a protestar  o criticó en su momento a Barack Hussein Obama, el presidente más protervo y dañino que ha tenido la patria de Thomas Jefferson Randolph y cuya labor política  está saneando el actual presidente. Queda con ello confirmado mi criterio sobre todos ellos: son unos verdaderos farsantes, fariseos e hipócritas,  cuyo  sentimientos sociales no son más que armas políticas de baja estofa.

Cuando vemos el rol asumido frente a los mismos hechos de estos  mentirosos, hipócritas, cínicos y manipuladores liberales políticos de los Estados Unidos,  entendemos cuanta valía tiene ante esta farsas poses,  la frase  que delegara a la humanidad el sabio Alfonso X quien fuera rey castellano  del siglo XIII y primer enciplopedista de Occidente cuando dijo: “Los cántaros, cuanto más vacíos, más ruido hacen”

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.