Longevos dominicanos: Luz Marina R. tiene cien años y está “como un cañón”

imagen
Luz Marina Rodríguez

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS, República Dominicana (Por TONY RODRIGUEZ).-  Luz Marina Rodríguez Jorge es fanática de Las Águilas Cibaeñas y del artista Leo Marini. Hasta hace poco jugaba bingo y dominó en clubes sociales de aquí pero se retiró de los casinos cuando el año pasado obtuvo ganancia de 2000 pesos.

El 10 del presente mes cumplió 100 años y está “durita como un cañón”. La celebración  fue al más alto nivel, primero una misa en la parroquia Santa Teresa de Jesús, de la Urbanización Los Álamos, y luego con cena, bizcocho y música en el club social de esa misma comunidad.

Causa asombro que, a pesar de sus cien años, Luz Marina tiene vista 20-20 aunque sus oídos ya no le responden como antes. Pero come bien, camina con su bastón y va a la iglesia.

Nació en Hatillo Palma el 10 de febrero de 1917, época en que las tropas de Estados Unidos ocupaban territorio dominicano. Inició su adolescencia con la dictadura de Trujillo, de la cual, como todos los nacionales, quedó marcada de recuerdos.

A sus mejores amigas de juventud (Azilladé Martínez, Camelia Ureña, Graciela Sirí y Luz Miranda) las recuerda con dulzura. Con ellas compartió en el Santiago tradicional, de los coches, de las marchantas, de las construcciones victorianas y de las retretas en los parques.

Vivió sus años mozos en el sector Plaza Valerio, en las calles Escalante, Independencia y Colón. Recuerda a doña Carmelita y Lépido, a Zoilo y Mena, a doña Zeneida Rodríguez y sus hijos, a Antonio Genao, Rafael Carrasco, al sastre Romancito, a Papo (de Línea Papo) y a Los Gómez (de Línea La Altagracia), a los Beato, a los Maldonado, a Negro Veras, los Montalvo, los Fernández y a Los Tejada.

Cuando se quemó el Teatro Víctor en tiempos de Trujillo era casi medianoche. Corrió con sus hijos para donde el compadre José Sirí, porque el fuego también arrasó su vivienda.

El día que ajusticiaron al Dictador, su patrón en la fábrica Bazar-Parisien era Don Rafael Pichardo dijo a ella y otros los empleados: “Váyanse en silencio a sus casas, que mataron a Trujillo”.

Su cumpleaños número 100 fue un espacio de recuerdos y de reencuentro con decenas de sus amigos de antaño.  En la fiesta, celebrada en el Club Los Álamos, sus hijos Griselda y Manolín la acompañaron y agradecieron a Dios el premio de contar con una madre eterna, que mantiene vivas sus emociones y su memoria, y que  es libro abierto de un pasado largo, del que ella ha sido testigo, y sigue siendo en el discurrir de este siglo XXI.

Fuente: CARIBBEAN DIGITAL

Comparte: