Las grandes plazas y supermercados transforman actividad comercial SD

imagen
Area interior central de Agora Mall, ubicada en la esquina de las avenidas Kennery y Winston Churchill, en Santo Domingo.

Plaza Sambil, ubicada en la avenida Kennedy casi esquina avenida Méximo Gómez.SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Hace 40 años la calle El Conde y las avenidas Mella y Duarte eran las arterias comerciales por excelencia de esta capital,  pues eran las únicas atraían a compradores de ropas, calzados, artículos para el hogar y otros productos, procedentes de distintos puntos.

Este patrón, sin embargo, quedó roto a partir del 1976, cuando comenzaron a ser construidas las denominadas “plazas comerciales” en la capital dominicana.

La primera de ellas fue “Plaza Naco”, en el centro del ensanche del mismo nombre, la cual fue la primera en su tipo, en el país. Durante más de una década ella se mantuvo siendo motivo de asombro, atracción y orgullo de los capitaleños.

Más tarde fueron levantados Megacentro, en la zona Oriental (hoy Santo Domingo Este), Galerías Comerciales, Plaza Central, Unicentro Plaza (en la avenida 27 de Febrero), Plaza Andalucía (en la esquina de las avenidas Winston Churchill y Gustavo Mejía Ricart), Plaza Las Américas (en la avenida Winston Churchill esquina avenida Roberto Pastoriza), Diamond Mall (en la avenida Lope de Vega) y otras que hicieron más fácil la oportunidad de comprar,  en razón de que aglutinan  tiendas de todo tipo.

En época reciente el esquema ha vuelto a ser roto con el surgimiento de plazas mucho más gigantes y lujosas, en las cuales se puede comprar de todo, a precios que muchas veces son inferiores a los del extranjero. La mayoría son de una exquisitez que sobrepasa a los de muchas grandes ciudadesdel mundo.  Las más sobresalientes son Agora Mall, Sambil, Bue Mall, Novocentro, Acrópolis Center, Plaza 360 y Down Town Center.

Resulta curioso que estos establecimientos, a pesar de su gigantesco tamaño, permanentemente tienen en su interior una gran cantidad de público. (Antes, visitar uno de estos lugares era un privilegio reservado a personas pudientes, las cuales solían hacerlo los fines de semana; ahora lo hacen gentes de todos los niveles, cualquier día y a distintas horas).  Las áreas de comida rápida son las más frecuentadas.

El dinamismo que exhiben estos establecimientos va a tono con las estadísticas, avaladas por distintos organismos internacionales,  que señalan que la República Dominicana ha experimentado en los últimos años crecimiento económico superior a  un 6%.

 

Comparte: