La Casa Nacional del Judo

imagen
El autor es dirigente deportivo y olímpico. Reside en Santo Domingo.

Fue el 15 de agosto 1997 cuando el entonces presidente constitucional de la República Dominicana, Leonel Antonio Fernandez Reyna,  inauguró la Casa Nacional del Judo en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte de la ciudad Primada de América, Santo Domingo de Guzmán.
Previo a esta ubicación geográfica definitiva los manejos administrativos del judo dominicano pasaron por diferentes sitios como fue la residencia de Mamoru Matsunaga en el Ensanche Paraíso, la casa de Sixto Rafael Inchaustegui Rodríguez en la calle Capitán Eugenio de Marchena, la primera planta del Estadio Olímpico, el tercer nivel del Pabellón de Voleibol, entre otros, esto dos últimos lugares en
el llamado Centro Olimpico Juan Pablo Duarte.
Finalmente el judo dominicano lograba tener su propia casa la que fue producto de lo que califico como mi audacia personal y las relaciones para con el gobierno de turno de la época cuando me apersone a las oficinas de Obras del Estado y en reunión con su director le dije de la necesidad imperiosa de que el judo tuviera un lugar propio dados los excelentes resultados de Juegos Centroamericanos y del Caribe de
Santiago 86, México 90 y Ponce 93, así mismo, en Juegos Panamericanos de Indianápolis 87 y La Habana 91, ente otras cosas.
El director me dijo que ya el gobierno de Joaquín Balaguer´estaba entregando y que la orden era no iniciar nuevas obras dado que era imposible terminarlas.
Aquí entró la cuestión política, el reformismo y balaguerismo, hablamos en otro idioma para que finalmente me dijera: “Eso en el caso de iniciarlo no se va a terminar”.
Ya concluida la reunión y al marcharme pensé que si se iniciaba alguien lo terminaba y de esta manera Cuqui Torres, Secretario de Estado de Deportes, eligió el lugar donde hoy está la Casa Nacional del Judo.
Recuerdo que el día de la inauguración y todavía en la cama me llamó la madre de un distinguido atleta de la disciplina para pedirme que esa instalación recibiera por nombre de quien era su hijo algo lo que no pude complacer dado que esa decisión correspondía primero al Comité Ejecutivo de la Fedojudo en primer lugar y luego a su Asamblea General.
Al pasar el tiempo los dirigentes del judo dominicano decidieron colocar el nombre de mi persona al local para y por varios años ser conocida como Casa Nacional del Judo ingeniero Jaime Casanova Martínez.
Este nombre fue obviado por las huestes nómadas que a partir del 2010 manejan el judo dominicano y bajo las directrices de quién es el amo y señor del judo mundial ejerciendo el poder dictatorialmente y de manera discriminatoria.
El día de la inauguración también arrancaba el I Campeonato Internacional Infantil y Juvenil, femenino y masculino el que tuvo gran repercusión a nivel regional, continental y mundial.
En la historia de la Casa Nacional del Judo esta ha sido escenario de los más importantes eventos del judo internacional, hogar de las Selecciones Nacionales y de toda clase de cursos de capacitación, seminarios, etc.
En el año 1998 se realizó por primera vez en el país un Campeonato Panamericano de Judo Superior teniendo a la Casa Nacional del Judo como su sede.
Precisamente esa instalación fue sede de los XIV Juegos Panamericanos, Santo Domingo 2003, del 1 al 17 de agosto donde Modesto Lara Arias y Dulce María Piña pusieron de manifiesto sus dotes atléticas al lograr preseas de plata y bronce, respectivamente.
Para esos Juegos Panamericanos 2003 la instalación fue ampliada y así adecuarla a los requerimientos de una magna competición como lo requería la ODEPA la que fue inaugurada por el presidente de turno el ingeniero Hipólito Mejía Dominguez.
Grandes exponentes del judo mundial han competido en esta instalación y diversas selecciones de países han realizado bases de entrenamiento en Santo Domingo lo que le dio renombre internacional al judo dominicano.
Es así como el presidente Joaquín Balaguer inició la construcción de la Casa Nacional del Judo, el doctor Leonel Fernández Reyna la inauguró e Hipolito Mejia Dominguez la amplio y   re-inauguró para los Juegos Panamericanos 2003.
La instalación fue elogiada por los más reputados tecnicos internacionales por las facilidades de que disponía la misma.

of-am

Comparte: