El terror de AMET

imagen
El autor es periodista. Reside en Santo Domingo

Joaquín Balaguer, durante aquellos fatídicos 12 años -gobiernos del período 1966-1978-, implantó el terror en la sociedad dominicana.

 Fue un terror protagonizado por la Policía Nacional. Miembros de la Policía, desde rasos hasta coroneles, no podían ver tranquilos a los ciudadanos, principalmente a jóvenes estudiantes, luchadores por la democracia.

 Tras el derrocamiento del gobierno constitucional del profesor Juan Bosch, registrado el 25 de septiembre de 1963, la sociedad dominicana no tuvo sosiego.

 Recordar que un grupo de valientes militares -los llamados militares constitucionalistas-,   con  el apoyo de dirigentes políticos democráticos, se alzó en armas para reponer el orden constitucional.

 Después de terminada la revuelta popular, se firmó un acuerdo de paz y fue instalado un gobierno provisional, encabezado por Héctor García Godoy, que se encargó de organizar las elecciones del 1 de junio de 1966, ganadas por Balaguer.

Balaguer, desde el mismo momento de llegar al poder (1 de julio de 1966), lideró un régimen de terror en el que ocurrieron miles de asesinados, presos y exiliados políticos.

 ¿Por qué hago este breve recuento político?

 Con el propósito de parangonar el terror impuesto por los gobiernos de balagueristas con el terror que hoy impera en las calles y avenidas del país, principalmente en Santo Domingo.

Me refiero al nuevo terror que dirigen los agentes de la Autoridad Metropolitana de Santo Domingo (AMET).

 Estos tipos son los terroristas modernos. Los agentes de AMET no tienen piedad con los conductores.

 Acepto que AMET ponga orden en el caos que afecta al tránsito, como quizás quiere su director, el general Frener Bello Arias.

El terror de los agentes de AMET no para…y son insaciables con sus actuaciones incivilizadas. Quieren imponer  la ley a fuerza del terror, de meterles su terrorismo a  los indefensos conductores que manejan con miedo.

Fui testigo de este caso: Un agente de AMET, en la avenida Winston Churchill, detuvo a una señora embarazada, que iba en su auto junto a dos niñas.

No tuvo compasión. Le dijo que había violado la ley. Le puso una multa y no permitió que la dama hablara. ¡Terror a la vista!

La Defensoría del Pueblo, organismo que dirige la veterana abogada Zoila Martínez Guante, debe ir en auxilio de los indefensos conductores

JPM

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reservará el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.