El COI pide tribunal arbitral del deporte complaciente

imagen
SANTO DOMINGO, República Dominicana.- A raíz de las expresiones del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, de que el Tribunal Arbitral del Deporte (CAS/TAS) debe ser reformado porque la calidad de sus decisiones no satisface al Comité Olímpico Internacional (COI), no me queda la menor duda y me confirma de que la actuación del Tribunal Arbitral del Deporte (CAS/TAS) en el caso de la Unión Panamericana de Judo (UPJ) hubo un manejo irregular de parte del referido organismo y las fuerzas externas que convergían en la decisión.
 
En el pasado el italiano Nino Auletta a la sazón presidente del Tribunal Arbitral del Deporte (CAS/TAS) se traslado a Ciudad de México a la Asamblea General de la Organizacion Deportiva Panamericana (ODEPA) por invitación de su presidente el mexicano Mario Vázquez Raña a sabiendas de que este personaje era contrario a la UPJ en el recurso que esta interpuso en contra de la Federación Internacional de Judo (FIJ), lo que comprometía su neutralidad.

El AUTOR es presidente de la Unión Panamericana de Judo. Reside en Santo Domingo.

Cuando la UPJ obtuvo el laudo del 11 diciembre 2009 que le fue favorable tanto Mario Vazquez Raña como la Federación Internacional de Judo con su presidente a la cabeza, Marius Vizer, desacataron la sentencia del Tribunal Arbitral del Deporte con el apoyo irrestricto de Alejandro Blanco Bravo, a la sazón presidente del Comité Olímpico Español.
 
Posteriormente a ese desacato se unió el Comité Olímpico Dominicano (COD) con sus dos ejecutivos principales a la cabeza y de paso para por segunda ocasión hacerme renunciar a la presidencia de la Federación Dominicana de Judo (Fedojudo).
 
La Unión Panamericana de Judo se vio compelida a acudir de nuevo al Tribunal Arbitral del Deporte ante la segunda desafiliación de parte de la Federación Internacional de Judo recurso que fue aceptado y sobre el cual se emitieron medidas cautelares a nuestro favor.
 
El motivo de esta segunda desafiliación se fundamento en que la Federación Internacional de Judo había cambiado su sede de Dublin, Irlanda a Lausana por lo que en lo adelante la misma se regiría por las leyes suizas a pesar de que la “nueva entidad” arrastraba todos los compromisos adquiridos de la anterior al amparo de las leyes irlandesas.
 
El panel compuesto por tres jueces tenía en su haber al jurista suizo Quentin Byrne-Sutton quien fue objetado por la Federación Internacional de Judo y ante la presión ejercida tuvo que abstenerse de seguir el proceso ya que había sido parte del panel que le dio a la UPJ un laudo favorable y por consiguiente Marius Vizer no lo quería esta vez.
 
El jurista que represento a la FIJ fue el letrado Francois Carrard , sumamente conocido en esta lides y con gran relación a todos los niveles olímpicos por lo que su influencia en este caso era más que obvio.
 
Por nuestro lado la representación de la UPJ estuvo a cargo de Jorge Ibarrola de la oficina Libra Law; y que ya había obtenido exitosamente la sentencia anterior a favor de la UPJ.
Los hechos están ahí de manera reciente y en el caso de la Unión Panamericana de Judo no se puede entender como habiendo ganado una sentencia de desafiliación del 11 diciembre 2009, la siguiente del 22/12/2011 y bajo el mismo predicamento nos fuera adversa.
 
Claramente el tráfico de influencias y quien sabe cuáles otras situaciones de contubernio y complacencias indebidas permitieron esta aberración jurídica y deportiva.
 
Ante la consulta que efectué y luego de ofrecer los detalles del caso en cuestión a una firma de abogados uno de ellos me dijo: “No hay duda que se dio una clara artimaña, plagada de trafico de influencias y corruptelas”.
 
Dado el caso la FIJ se apropio de una suma importante de dolares cercana a los cuatro dígitos que le corresponden como Dividendos Olímpicos a la Unión Panamericana de Judo y a pesar de las denuncias ante el Comité Olímpico Internacional este se hizo de la vista gorda, específicamente Solidaridad Olímpica.
 
Hoy día vemos como el Comité Olímpico Internacional (COI) muerde su propio polvo cuando reclama a la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA) la destitución de su presidente interino el uzbeco Gafur Rakhimov, pero no hizo lo mismo cuando Marius Vizer se alzo con la FIJ en el Congreso Ordinario 2007 en Río de Janeiro donde y además se extendió la conclusión de un periodo de dos (2) a seis (6) años sin elecciones con el apoyo de los miembros presentes del Comité Olímpico Internacional, Lassana Palenfo y Carlos Nuzman, este ultimo hoy día encausado por sobornos para la obtención de la sede de los XXXI Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016 y que guarda arresto domiciliario.
 
Ahora el COI se queja de las decisiones del Tribunal Arbitral del Deporte (CAS/TAS) cuando habilita los atletas rusos para participar en los XXIII Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang, Corea del Sur, porque el laudo arbitral no le fue favorable pero hace caso omiso cuando permite el desacato de varias sentencias arbitrales por parte de la Federación Internacional de Judo.
 
of-am

Comparte: