Donde Dios puso de todo… y algo más

imagen

SAMANA.- Vacacionar en pareja, con familia o  con  amigos  en un lugar  exótico y  anti estrés es una experiencia que nadie olvida.

Si organizas  una actividad laboral  de alto nivel, o una celebración social con invitados especiales que han sido parte importante en tu vida  debes percatarte  que el paquete ofrecido y las facilidades disponibles garanticen o superen tus expectativas y al final los resultados sean los esperados,  provocando el deseo de volver a las instalaciones  que te acogieron placenteramente.

Me refiero en exclusivo al complejo Condominios  Vista Mare, en Samaná,  de la cadena hotelera Xeliter,  localizado  a menos de una hora del Aeropuerto Internacional  El Catey.

EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

El  preámbulo del trayecto  paisajístico, desde la Autovía Santo Domingo-Samaná y el Corredor del Atlántico,  te guía con su verde y variada vegetación que forra  una geografía polimórfica  y poca intervenida por la mano del hombre.

LAS TERRENAS

AL desembocar la vía lo hace en el poblado del municipio Las Terrenas, donde se respira un ambiente cosmopolita armónico,  lo que se evidencia en el auge comercial  internacional  predominado por franceses e italianos, con la magia  de lo isleño y tropical de República Dominicana.

Las Terrenas, en su extensión de playa de arenas doradas hacia la carretera  El Limón, te  indica que a pocos kilómetros  te espera algo así como un tesoro por descubrir.

Al llegar a Xeliter, Vista Mare asimilas que todo es real y  te ofrecen  una refrescante bienvenida en su lobby, con trago tropical y una toallita húmeda que despejan el cansancio de un viaje largo.   También recibes informaciones  generales del complejo que ya te inquieta conocer.

Luego del registro en el complejo,  te espera unos de los condominios   de apartamentos  pintados de blanco, cual perla marina que resalta en lo verde de la flora tropical.

Hotel Vista Mare, Samaná

Cada ubicación de los 87 condominios confortables se distribuye en extensa colina cobijada en su mayoría por cocoteros, palmas y algunas especies nativas, frutales y ornamentales.

Al pie de la pendiente de la colina,  dos playas privadas te esperan en su costa accidentada de acantilados  y unos seudos cayos adheridos, parecidos a esos que  abunda en Los Haitises,

Si prefieres horas de descanso, desde tu habitación toda equipada, como en tu casa,  una visual del Mar Atlántico  te  deleita entre sus palmeras con sus inquietas aguas  de azul intenso y  verdes que se convierten en corrientes de  esmeraldas.

Desde tu mismo balcón o desde el área de piscina y restaurante la naturaleza  te regala una de las pocas vistas perfectas de  Cayo Levantado desde tierra firme.

El sol radiante también calienta la piscina que enamora tus ojos con sus aparentes aguas turquesas contrastadas con lo blanco puro de un paraguas gigante y dos chailones.

BALLENAS

En el mismo entorno marino, en épocas de avistamiento  de las Ballenas Jorobadas, es posible ser testigo  de ver esos cetáceos y como celebran la vida con su “soplo” de alegría y algunos en compañía de sus crías,

Al atardecer o antes del amanecer el espacio de quietud es impredecible, pero no deja de ser una tentación si sales al área de actividades nocturnas, con diferentes espacios para cenar a la carta  o compartir un trago  con música de fondo.

Antes de irte a dormir, desde tu balcón  procuras oír el lenguaje silencioso  de una conversación  intraducible entre  palmas agitadas por el viento y olas que no se cansan en su vaivén.

JPM

Comparte: