Dominicanos acatan tímidamente llamado “Un día sin inmigrantes”

imagen

NUEVA YORK.- El llamado para que este jueves para que los inmigrantes no fueran a trabajar o simplemente cerraran las puertas de sus negocios fue acogido tímidamente entre los dominicanos propietarios de negocios y vendedores callejeros en el Alto Manhattan.

Se estima que un poco más de un centenar de establecimientos comerciales cerraron en los vecindarios dominicanos, mientras que miles de los criollos de Washington Heights e Inwood acudieron a sus labores como de costumbre.

La protesta conocidas como “Un día sin inmigrantes”  se hizo sentir en varios estados de la unión americana, y fue con el objetivo de demostrar cuán importante son los inmigrantes para el estilo de vida, la economía estadounidense, y en respuesta a las medidas tomadas por el gobierno del presidente Donald Trump en asuntos migratorio.

En Nueva York se realizaron protestas a muy tempranas horas, enviando un mismo mensaje sobre el aporte de los inmigrantes a la sociedad y economía estadounidense.

“Ojalá alrededor del país salga todo esto”, dijo uno de los protestantes.

Mientras algunos aseguran que “en la unión está la fuerza”, otros creen que el llamado no caló hondo, porque, entre otras cosas, los indocumentados fueron los primeros en acudir a sus trabajos este 16 de febrero por miedo a ser despedidos o a perder un día de trabajo sin paga.

Por otra parte, este 17 de febrero un grupo llamado Strike 4 Democracy convocó una huelga general en defensa de la Constitución USA.

El concepto de una protesta de este tipo es nueva y tuvo su máxima expresión el 1 de mayo de 2006, cuando miles de personas marcharon por las calles de las principales ciudades norteamericanas para reclamar una reforma migratoria que permitiera legalizar a los indocumentados.

wj/am

 

 

Comparte: