Diferentes tipos de comisiones bursátiles

imagen
Imagen: pixabay

Las comisiones son los gastos a los que los clientes son sometidos cuando operan en bolsa. Hay diferentes tipos de comisiones y las cantidades difieren en función del bróker con el que operemos. Dicho esto, es importante saber el coste que va a tener nuestra inversión, de dónde procede y cómo podríamos reducirlo.

Comisiones de compraventa

Es la comisión por antonomasia en el mercado de valores. Suele ser un porcentaje que el bróker cobra al cliente por cada operación que realiza (tanto venta como compra de valores). Al ser un porcentaje la cantidad este aumenta mientras mayor sea la operación, aunque una comisión mínima es fijada en este tipo de operaciones.

A diferencia de las demás comisiones, la comisión de compraventa siempre es aplicada cuando operamos en bolsa, debido a que siempre necesitamos un intermediario financiero para operar.

Comisiones de mantenimiento o custodia

El bróker carga al cliente una tarifa proporcional a la inversión puede ser fija también, por el depósito de las acciones. Actualmente hay intermediarios que no aplican comisión bolsa ya que los registros de acciones son telemáticos y no requieren de custodia física. Es recomendable la elección de un bróker que no las aplique.

Fuente: pixabay.com

Otros tipos de comisiones bursátiles

Imagen: pixabay.com

Hablamos ahora de comisiones más secundarias, comisiones que no suponen un cargo excesivo al cliente y que en algunos casos pueden ser evitadas.

  • Comisión por cobro de dividendos. Como su nombre indica, esta comisión es la que el bróker nos carga cada vez que la empresa de la que tenemos acciones nos reparte dividendos.
  • Comisiones por aplicaciones de capital. Si somos accionistas de una empresa que se dispone a hacer una ampliación de capital, se nos aplicará este tipo de comisión.
  • Comisiones por splits. Un split, término anglosajón que se define como partir o dividir, es cuando una empresa, para aumentar su número de acciones, reduce el valor nominar de cada una de ellas, llegando a doblarlas si la reducción es del 50 por ciento.
  • Comisión de traspaso a otro bróker. Es la comisión que aplica tu antiguo intermediario cuando decides cambiarlo por otro. Algunos fijan esta comisión alta como método para lidiar con la competencia y retener el cliente.

Comisiones en los planes de pensiones y fondos de inversión

  • Comisión por gestión. La gestora de los planes nos cargará una comisión fijada por la ley. La gestora es la encargada de invertir la cantidad destinada al fondo de inversión para obtener la rentabilidad fijada al inicio del plan. Esta comisión, al ser un porcentaje, se incrementa a medida que lo hace la cantidad destinada al fondo, por tanto, mientras mayor sea el fondo gestionado por la gestora, mayor será la comisión que el cliente deberá pagar.
  • Comisión de éxito. Según el nombre podemos hacernos una idea. Es la comisión que la gestora del plan o asesor financiero nos cobra si las inversiones realizadas obtienen beneficios. Este cargo es un porcentaje del beneficio, y está limitado por ley en el caso de los fondos.

Después de conocer las diferentes comisiones y su naturaleza, un método para reducirlas es la comparación apropiada de los diferentes brókeres y elegir el que mejor se adecúe a las características de nuestra inversión.

Comparte: