De “Los Palmeros” a Oscar Pérez : las diferencias morales

imagen
El AUTOR es escritor. Reside en Nueva York.
 
   Si hay algo que debe ser inherente a cada organización o partido político para tener una buena imagen frente a  los demás, es que sus acciones estén enmarcadas dentro del espectro de los valores éticos y morales. De igual manera, actuar con honestidad, pulcritud, legalidad y sin  hipocresías a la hora tanto de juzgarse a sí mismo como a los demás.
   De manera lamentable, en las lides políticas a la hora de actuar o enfocar las actuaciones propias o de los otros, se incurre en la hipocresía,  el cinismo, la mentira, la doblez y al engaño, como una manera, muchas veces, de justificar su conducta en determinadas circunstancias o hechos y hacerlo favorables a sus causas de acuerdo a su visión de lo sucedido.
   En ese tenor,  podemos decir con honestidad, que la izquierda revolucionaria, la de las fantasías y el idealismo utópico; la de los “paraísos” imaginarios en donde no hay pobrezas ni desigualdades sociales ni clasistas y la que dizque “libera” al hombre de la esclavitud del otro, pero que lo subyuga frente al Estado,  es la más promiscua y carente de  éticas y juicios serios a la hora de ser autocritica o de juzgar a los demás en el convulso mundo de la política al momento de analizar las actuaciones propias o de los otros,  en hechos parecidos,  pero con ribetes  y  objetivos diferentes.
   La historia así nos lo ha dejado ver y un hecho de sangre reciente ocurrido en Venezuela  así nos lo confirma, en donde haciendo una comparación con el proceder del grupo “Los Palmeros”  en la República Dominicana, podemos ver cómo aflora el fariseísmo, la mentira, la hipocresía y el cinismo a la hora de enfocar ambos hechos en diferentes escenarios pero con igual finalidad.
La caída de  “Los Palmeros”
 
   Un 12 de enero de 1972, fueron ubicados en una cueva del Kilómetro 14 de la Autopista de las  Américas, cuatros elementos de los  llamado “Comandos de la Resistencia” denominados “Los Palmeros”.  Todos formaban parte de la agrupación izquierdista Movimiento 14 de Junio y pretendían iniciar un foco de guerrilla urbana con la finalidad de  tomar por la fuerza el poder y derrocar al gobierno elegido en un proceso electoral encabezado por el Dr. Joaquín Antonio Balaguer Ricardo, quien se mantuvo al frente dela Nación  durante 12 años consecutivos.
   Después de una encarnizada batalla en donde las fuerzas gubernamentales hicieron uso de  tanquetas, ametralladoras automáticas, lanzallamas, morteros y helicópteros, los cuatros sediciosos cayeron abatidos, muriendo también 8 militares entre oficiales y subalternos. Fueron ellos: el capitán Almánzar Fernández, el teniente José Brito Rodríguez y los rasos Benis Perdomo Ferreras, Héctor Inés Alcalá, José Rodríguez Liriano,  Daniel Pérez Corporán, Martín de Jesús Ortíz y Cristo del Rosario Pérez Cuesta. Fueron los grandes olvidados a pesar de que  ofrendaron sus vidas cumpliendo con su deber,  defendiendo a la patria y al gobierno constitucional de entonces de un intento de derrocamiento.
   Los guerrilleros urbanos caídos en ese enfrentamiento fueron: Amaury Germán Aristy,  Virgilio Perdomo, Bienvenido Leal Prandy (La Chuta) y Ulises Cerón Polanco. Adoptaron el nombre de “Los  Palmeros” por un lugar llamado así en Cuba a donde se fueron a entrenarse en guerrillas urbanas y a recibir adoctrinamiento bajo las órdenes del desertor y  coronel del ejército dominicano Francisco Alberto Caamaño Deñó, cuyo nombre de guerrillero en Cuba era el comandante  “Román”.
El ajusticiamiento de Oscar Pérez
 
   Oscar Alberto Pérez era un paracaidista, piloto, buzo y se entrenó militarmente en Europa y  laboraba como inspector  del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas de Venezuela (CICPC). Después de la masacre de abril 2017 del gobierno chavista, en donde asesinaron a más de cien personas y darse cuenta que estaba sirviendo como militar a una dictadura fascista, comunista, corrupta, perversa y a un gobierno carcomido en todas sus estructuras por el narcotráfico, optó en junio dos meses luego de  esta matanza,  reberlarse en unión de 6 policías más a la dictadura chavista y declarase en rebeldía para buscar un nuevo rostro a Venezuela.
   El pasado 15 de enero del año en curso, la dictadura chavista logró ubicar al oficial Oscar Alberto Pérez y a su grupo en un lugar en la Parroquia El Junquito  de la ciudad de Caracas e inmediatamente el gobierno montó la “Operación Gedeón”, participando en ella más de 7 organismo miliares y policiales así como civiles armados de los llamados “Colectivo Motorizados”.
   En dicha operación participaron más de 700 uniformados, se utilizaron 142 unidades militares, un arsenal de guerra muy fuerte, aviones, helicópteros, motores, tanques, blindados y, como si no fuera suficiente para combatir a 7 hombres, se utilizó un arma mortífera y destructiva como lo fue un misil RPG-7, el cual destruyó la casa y ocasionó la muerte de todos los sublevados.
Las diferencias éticas entre “Los Palmeros” y Oscar A. Pérez
 
“Los Palmeros” 
 
a) Trataron de derrocar a un gobierno legítimo al que acusaron de “dictadura”, pero irónicamente, se fueron a adiestrarse y a recibir adoctrinamiento político a Cuba, un nación que tiene la dictadura más longeva en América Latina y que no fue producto del voto sino de la armas y en donde no hay libertad de prensa, política, de viaje, de empresas y todo lo maneja el gobierno a través de las botas militares, además de una ideología política ajena al sistema dominicano.
b) Asaltaron en dos ocasiones el  The Royal Bank of Canada. La primera vez, el 29 de junio de 1970 en donde se robaron RD$83,000.00 pesos. Lo hacen de nuevo el 8 de noviembre de 1971 y sustraen unos RD$70,000.00 totalizando en ambos asaltos la suma de RD$153,000.00, una suma considerable para entonces.
   Para justificar tan aberrante conducta, los acólitos de estos supuestos “héroes”, han tratado  de justificar esos dos delitos sosteniendo que “los hicieron para sustentar sus causas políticas y lograr sus fines revolucionarios”. No cabe duda que los principios anti éticos y de valores sustentados por Niccoló di Bernardo di Machiavelli, en su obra “El Príncipe”,  en donde sostenía que “el fin justifica los medios”, habían tenido tanta aceptación en articulistas, políticos y algunos diarios de opinión de la época hasta nuestros días, que valoran el delito del robo de “Los Palmeros” como un acto “heroico y patriótico”.
c) Quisieron imponer al pueblo dominicano mediante las armas,  una ideología y un sistema de gobierno distinto al que los dominicanos se habían dado mediante el voto popular y sin haberlo nunca reclamado. Para ese entonces, el foquismo insurgente que promovía el tirano Fidel Castro hacia la América Latina, ya había entrando en decadencia y, como se dice popularmente “los soltó en banda” tal y como hizo con el llamado Asesino de Las Cabañas, Ernesto Guevera de la Serna (El Che) en Bolivia.
c) Una vez terminados los enfrentamientos, el gobierno dominicano tuvo la decencia de entregar los cuerpos inertes de los guerrilleros a sus familiares para que los enterraran y se despidieran de ellos.
Oscar A. Pérez
 
 a) Fue un policía que no pudo seguir siendo impávido frente al sufrimiento y el dolor del  pueblo venezolano ante  los abusos, los desmanes, la corrupción, los crímenes, la inseguridad, el hambre y la miseria a la que ha sido sumida la patria del Mariscal Antonio de José Sucre.
b) Si bien es cierto que se enfrentó desde su escondite a  los militares del gobierno, no es menos cierto que se rindió y a través de las redes sociales, el mundo pudo ver y escuchar sus pedidos de que no lo mataran junto a sus compañeros y que se rendían ante la superioridad militar. Este gesto, aceptado y amparado por la Convención de Ginebra en el Art. 4 Título I  del 12 de agosto de 1949, de la cual Venezuela es signataria, no fue respetado. Aquí se demostró la crueldad y el desprecio a la vida de sus opositores por parte de la narco dictadura chavista.
c) Oscar A. Pérez y sus compañeros no asaltaron ningún banco para sustentar sus principios revolucionarios y, por el contrario, este oficial entre otras cosas, tenía una fundación social llamada “GV 33 Moral y Luces”, desde la cual ayudaba con medicamentos a infantes con enfermedades oncológicas, repartía útiles escolares y alimentos en escuelas y brindaba asistencia a personas mayores desamparadas en las calles. Esto es ser un verdadero revolucionario sin máculas en su accionar ni acciones impropias como la de robar para sustentar sus anhelos políticos.
d) A diferencia de lo que hizo la supuesta “dictadura balaguerista” con los cuerpos de “Los Palmeros”, la tiranía chavista se ensañó con el dolor de los familiares de él y sus compañeros, no entregando los cuerpos a sus parientes, enterrándolos de manera arbitraria  en un lugar del cementerio alto y de difícil acceso acceso y sin público alguno, dejando entrever con esta innoble acción, ser una tiranía déspota, inhumana, cruel y abusiva.
   Ante estas notables diferencias entre la conducta asumida y la finalidad de su accionar entre los guerrilleros y asaltantes de banco “Los Palmeros” en la República Dominicana y Oscar A. Pérez en Venezuela y la actuación en su momento del gobierno del Dr. Joaquín Antonio Balaguer Ricardo y la dictadura chavista, me pregunto y hago lo mismo con los lectores: Cuál de esos dos grupos tiene más ética revolucionaria, su conducta frente a la sociedad fue más digna y sus finalidad más honesta y cual de los dos gobierno fue más decoroso frente a sus enemigos políticos?
JPM

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.