¡Cuidado presidente!

imagen
LA AUTORA es periodista. Reside en Santo Domingo.

POR MIURIS RIVAS (Nurys) 

Presidente Medina:

Me permito poner en duda su intención de reelegirse, para apoyar esta tesis, señalaré algunas razones que indican que usted declina esa idea, aunque muchos sectores afirman que su reelección es un hecho. La lógica, sin embargo, hace pensar que a pesar de hacer un gobierno que muchos consideran correcto, existen factores prioritarios que se le escapan de las manos.

Parece paradójica la idea del fracaso si su gobierno es bueno, no obstante presidente, si usted no echa un ojo a los múltiples eventos que intranquilizan a la familia dominicana, considérese nocaut (así mismo escrito en español).

¿Usted conoce la burundanga?

La consecuencia de esta droga es tristemente famosa en nuestro país, igualmente penoso es que la temible escopolamina, usada por delincuentes para anular la voluntad de víctimas que ya se cuentan por docenas, se está convirtiendo en un arma usada en contra de su gobierno por la ineficacia mostrada ante las múltiples fechorías que se repiten. Otra arma letal, son los más de 300 millones confirmados por César Medina en su declaración de bienes, esto solo para poner un ejemplo de tantos y tantos millones que engrosan las cuentas de los protegidos de los gobiernos del PLD.

¿El dominicano triste?

Presidente Danilo, se está hablando mucho sobre la tristeza de los dominicanos, nosotros que tenemos como característica la alegría, de repente nos estamos tornando taciturnos y como no estarlo, envueltos en circunstancias tan negativas.

Nuestro pueblo otrora tranquilo y apetecido por la paz que disfrutábamos en ciudades y campos, está vuelto una jungla, ya no tenemos espacio que no esté minado por una delincuencia estremecedora, obligando a mantener encerrada a la familia dominicana.

Leer la prensa es acceder a una lista de muertes, crímenes por asalto, aquí se está matando hasta por un “quítame una paja”, robos a mano armada, secuestros, las violaciones y muertes de mujeres, el libre tránsito del narcotráfico, nos destruyen presidente. La niñez absolutamente desvalida, niños violados en el seno familiar, la escuela, iglesia, etcétera.

Estamos desamparados

La impotencia nos domina, los suicidios en adultos, jóvenes y hasta en niños, están siendo motivo de estudio entre sicólogos, nuestra gente necesita educación, una guía que empiece en la familia y que las escuelas y colegios se encarguen de pulir y continuar. Necesitamos, sobre todo, la seguridad de sabernos protegidos por el gobierno al que damos nuestro voto.

Presidente Danilo, los dominicanos estamos mal, nuestra situación económica es cada día peor y las perspectivas son negativas, NO HAY DINERO ni siquiera para comer, pagar transporte, renta, servicios esenciales que son además un desastre, estamos a un nivel muy bajo en todos los aspectos y es que, sin tener acceso a un sueldo, el desamparo es total.

El país trajina en medio del sopor, la euforia domina a la clase alta que es una minoría que disfruta de situación económica óptima, son los políticos y altos funcionarios del gobierno, la familia de éstos y un grupo de amigos que cada uno se paga, para que les defienden promocionando un trabajo que casi nunca se ajusta a la realidad.

Es indigno constatar que una parte de dominicanos sin ningún mérito, se hacen millonarios de la noche a la mañana, apoyados por amistades y convenios con políticos influyentes.

Mientras esto sucede, miles de familias ven perdidas sus esperanzas por falta de oportunidades, los hijos no pueden estudiar y los que logran hacerlo, no encuentran trabajo.

Los dominicanos pobres, tampoco tienen medios económicos para hacer frente a enfermedades, los hijos pierden padres, los padres, ven morir a sus hijos, cualquiera dudaría de estas palabras porque usted inaugura hospitales y centros médicos en todo el país.

¿Qué sucede entonces, donde falla el sistema?

Puede ser la falta de una política justa, puede que exista el espacio, en este caso, los hospitales, pero falta una adecuada interpretación del quehacer social para servir al pueblo, convirtiendo en mafias a instituciones de salud y otras dependencias.

No creo Danilo, que usted precise de asistentes que le expliquen cómo viven los dominicanos y qué uso se hace de los servicios que el gobierno dispone para el pueblo, usted es un presidente en plena facultad de sus atributos y por consiguiente no es necesario que nadie le cuente, como sucedía con los gobiernos de Joaquín Balaguer por su ceguera e invalidez física.

 

Suelte las amarras presidente, piense que está en juego el futuro del país, usted puede hacerlo porque los dominicanos amamos en usted su humildad, no necesitamos un tunante que nos deje adormecidos con promesas demagógicas, se requiere a un presidente capaz de gobernar sin temor a los grupos de poder que dirigen acciones a su conveniencia.

¡Cuidado presidente!

El tiempo es crucial, usted tiene la última palabra, pero para ello urge su decisión de gobernar para la mayoría, no para una minoría que se está engullendo nuestra energía y capacidad de aguante.

La decisión es suya, la nuestra será acatar el llamado de la conciencia en las elecciones del 2020.

 

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reservará el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.