¿Cómo se logró ese triunfo periodístico-gremial ?

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Por OSCAR LOPEZ REYES

 

 

La sorprendente victoria electoral del profesor Adriano de la Cruz como candidato presidencial del Movimiento Convergencia del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), invita a desechar la superficialidad analítica y hurgar sobre cuáles fueron los alfileres estratégicos para quebrar la enraizada percepción de invencibilidad del contrincante Movimiento Marcelino Vega, que en 30 años sólo había sido derrotado, en el 2001, por quien escribe.

 

“Nadie le gana….son invencibles”, decía un elevado número de periodistas, escarpados en la escalerilla de la ligereza.

 

¿Cómo se logró la derrota de los que en el CDP se creían que encanaban a Supermán, Batman, el Hombre Araña, Hulk, el Capitán América, el Chapulín Colorado o a Thor o el hombre de los truenos?

 

Como en la estrategia es que se industrializa el triunfo, y no en presunciones ni en desfasadas tradiciones, un equipo diseñó y aplicó un plan de marketing electoral, con una diversidad de componentes.

 

I.- La competencia. En el pentagrama resaltaron como puntos vigorosos del Marcelino Vega el voto duro, que se estira como minoritario (un 20%) en el universo de 4 mil 200 miembros del CDP, y el  manejo de recursos del poder: otorgamiento de pensiones, tours en el extranjero, que son susceptibles de convertirlos en boumerang. Pero los parajes anémicos y achacosos son más aprovechables: falta de respuestas ante la usurpación profesional, deterioro de la imagen, por numerosas falencias que no fueron explotadas; candidatos desgastados y problemáticos, escasez de iniciativas para proyectos e integración, falta de cobros e infuncionalidad de los organismos del CDP en la capital y el interior, salvo Santiago.

 

II.- Convergencia: posicionamiento. Desde su fundación, en 1993, Convergencia ha resonado con protagonismo, particularmente en los procesos electorales, y se colocó como la segunda fuerza a lo interno del CDP. Esa presencia  ha permitido que sea conocida y reconocida y, por lo tanto, que ejerza una posición de liderazgo nacional como corriente periodística, con directivos con una visión crítica, institucional, pluralista y democrática.

 

III.- Fundamento programático.- Se cimentó en tres ejes modulares: 1.- Educación y defensa profesional, para aplicar la ley 10-91, que creó el CDP, a fin de avanzar en la profesionalización, y ejecutar un programa de formación, actualización y especialización; 2.- Compromiso con la sociedad  y la seriedad, haciendo cumplir las normas contempladas en el Código de Etica, como fundamento para garantizar el ejercicio de la profesión en un ámbito de imparcialidad y objetividad, y 3.- Seguridad social y recreación, para rescatar y ampliar los planes médicos, pensiones, viviendas y otros.

 

IV.- El candidato. Posee capacidad para atraer el voto, por estos  perfiles: 1.- Arraigo y liderazgo, por sus aportes como maestro por más de 45 años; 2.- Simpatía a toda prueba, especialmente por su jovialidad; 3.- Demostrada capacidad dirigencial y administrativa; .4.- Formación profesional, 5.- Honestidad y responsabilidad, 6.- Experiencia gremial, 7.- Comprobado valor ético, y 8.- Tolerancia y equilibrio en el pensamiento y el accionar político.

 

V.- Estrategia.- La estrategia o camino seguido para ganar las elecciones del CDP, el 15 de agosto del 2017, la denominamos ENFOQUE PERSUASIVO Y DEFENSIVA ARGUMENTATIVA, con un plan B de DEFENSIVA DE CONTRAOFENSIVA. En esta tónica se enfatizó, bajo la sombrilla de la comprensión, la tolerancia y el respeto, en la necesidad de levantar una nueva antorcha, para lograr el cambio y el engrandecimiento de todos los y las periodistas. Las principales divisas son la protección del ejercicio profesional,  reduciendo la usurpación; la elevación académica y  el acatamiento a los principios éticos.

 

  1. El slogan. En vez de “El cambio para el rescate”, fue – matizando el diferencial semántico- “¡Rescate…para el cambio!”, a fin de fijar en la mente de los periodistas el rescate de los planes sociales y recreativos puestos en marcha hace más de una década; el rescate de la ética y  el rescate de la imagen institucional. El cambio se imponía ante la nocividad de la reelección grupal por 14 años y el estrepitoso fracaso del continuismo.

 

VII.- Segmentación. En la estructura del CDP, identificamos 9 segmentos relevantes, en términos académico, de sexo, geográfico, jerárquico y político. Privilegiamos como blanco de público a los recién egresados universitarios, que representan el 90%;  las mujeres, que totalizan el 40%; geográficamente a Santo Domingo, Santiago y Nueva York, y en la esfera política (voluntaria e informalmente) demarcaciones del  PLD y del PRM, partido este último que resultó con periodistas. En ese conglomerado se localiza el sorprende triunfo de los candidatos de Convergencia, que ganó todos los organismos del CDP.

 

VIII.- Difusión. Las redes sociales y la televisión fueron los puntales en el plan de difusión de las líneas programáticas de la plancha número dos, que fueron utilizados con moderación, en tanto que los contrarios se desbocaron –hasta provocar disonancia conitiva- a los potenciales votantes. Se efectuaron  eventos en la capital, donde Convergencia obtuvo 396 votos contra 335, Santiago: 213 contra 90 y Nueva York: 58 votos contra 22.

 

IX.- Presupuesto. El cronograma de actividades fue implementado por más de 50 periodistas que, por las limitaciones presupuestas, tuvieron que hacer aportes particulares. El sacrificio financiero de algunas colegas fue desproporcionado, con el exclusivo compromiso, como todos los que ofrecieron respaldos, de trabajar por el saneamiento y la dignificación periodística.

 

X.- Los pilares. La ejecutoria del plan estratégico de Convergencia estuvo a cargo de una amplia artillería, con David Lorenzo en la jefatura de campaña; Oscar López Reyes, en la estrategia; Pedro Pablo Belliard en los egresados universitarios, Luis García en la política, Perfecto Martínez y Adriano de la Rosa en Santiago, y Arismendy González en Nueva York, entre otros que sería prolijo citar.

 

El laurel electoral del 25 de agosto del 2017 en el CDP (879 para Convergencia y 802 para el Marcelino Vega) puede servir de modelo en lo concerniente a cómo se derrota a un supuesto invencible, y como se ejecuta una campaña con un presupuesto improvisado en la tónica de “aporta lo que tú puedas” entre compañeros. Definitivamente, en la estrategia campea el triunfo. ¡Estamos…!

jpm

Comparte:
  • Dalton

    No ombe !

    usted es que debe ser el Nuevo presidente del organismo del cuarto poder en el mundo.