Colegio Abogados y ACD ven acertada amonestación Lidom a comentaristas

imagen
Miguel Surún Hernández y Ramón Cuello Segura

SANTO DOMINGO.- La Liga Dominicana de Béisbol procedió de manera correcta al amonestar a los comentaristas Luichy Sánchez, de la cadena de las Águilas Cibaeñas, y José Luis Mendoza, de los Leones del Escogido, por la forma en que criticaron al relevista Wirfin Obispo y a un grupo de árbitros, respectivamente, según el Colegio de Abogados de la República Dominicana (CARD) y la Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo (ACD).

Miguel Surún Hernández, presidente del CARD, dijo que la Lidom actuó de conformidad con lo que establecen los reglamentos.

Explicó que “esos reglamentos pueden establecer, como en efecto establecen, las normas de conductas y posibles sanciones a aquellos que las violan a través de un procedimiento disciplinario que debe seguir el debido proceso y debe estar acorde con la constitución”, argumentó Surún Hernández.

“De lo que se trata es de normar conductas y si hay personas que se equivocaron y piden perdon el ente encargado de perseguir esa falta puede perfectamente desistir de la acción”, afirmó.

Los comentarios fueron emitidos durante el partido del jueves entre las Águilas y los Leones en el Estadio Quisqueya Juan Marichal, en el cual Obispo, del conjunto escarlata, realizó un lanzamiento muy pegado a Edwin Espinal y Sánchez dijo que “el tipo necesita un siquiatra. Su cabeza está llena de mimes”.

De su lado, Mendoza calificó de “mediocres” a los árbitros que, luego de la revisión correspondiente, mantuvieron la decisión inicial de considerar doble un batazo conectado por Manuel Margot en el primer inning y que a todas luces pareció cuadrangular.

Ramón Cuello Segura, presidente ACD, manifestó que “es un reclamo atendible el pronunciamiento de la liga para que esos comunicadores moderen sus críticas a aspectos que consideren inadecuados”.

“El periodista, como cualquier ciudadano, tiene derecho constitucional a la libre expresión y difusión del pensamiento, derecho que debe ejercerse sin cortapisas. Sin embargo, los niveles de críticas han de ceñirse al canon de la ética, y si las críticas son sistemáticas por parte de un cronista que labora como asalariado en alguna de las estructuras de la liga, a sus normas y reglas está supeditado por esa condición”, expresó.

Sobre el particular, periodistas deportivos consultados por Listin Diario opinó lo siguiente:

 

MARIO EMILIO GUERRERO

En mi opinión, a un comentarista se le debe permitir dar su opinión respecto a la actuación de los diferentes actores del juego, sin cortapisas, siempre dentro de los cánones de la ética periodística. Esa es la esencia misma del comunicador. Ahora bien, esa opinión o crítica, positiva o negativa, debe ser externada en términos constructivos y de forma objetiva. Sin usar adjetivos peyorativos y denigrantes.

Entiendo que la liga y los dueños de equipos quieran proteger el espectáculo, pero el comentarista no debe ser coartado en su libertad de expresión, ni en su trabajo en la cadena o en sus medios particulares. Por otra parte, un comentarista consciente, jamás debe comportarse como lo haría un parcial de un equipo.

RENALDO BODDEN

Mordaza se refiere a censura obligada y forzosa. Aunque soy un defensor de la libertad de expresión en el caso de Lidom considero que el reglamento de regulación a la crítica de los árbitros es una forma de curarse en salud ante un sector tan vulnerable y poco reactivo, pero determinante, como el de los hombres que imparten justicia en una actividad que genera tantas pasiones.

Tratándose de una actividad de componente privado, aunque con carácter público, lo lógico es que cuando un periodista sea contratado por un equipo le sea entregado el reglamento para que decida si acepta el trabajo. Lógicamente, el periodista puede hacer críticas en sus medios privados, pero nunca ofendiendo la dignidad personal.

SANTANA MARTINEZ

Pienso que los equipos tienen todo el derecho de controlar lo que se difunda en sus medios (en este caso las cadenas), pero fuera de ahí sus empleados no deben tener impedimiento, siempre que lo hagan con el debido respeto a las personas o instituciones aludidas.

DIONISIO SOLDEVILA

Entiendo que los comentaristas y narradores que trabajan en LIDOM tienen derecho a tener sus opiniones personales. Sin embargo, rinden un flaco servicio a la empresa para la que laboran, cuando se refieren de manera despectiva a los árbitros, jugadores contrarios o directivos.

Creo que si existe el compromiso de un trabajo de un periodista con una institución, y si hay un reglamento que regula las críticas a los integrantes de la liga, ellos deben apegarse a los mismos.

ENRIQUE ROJAS

Pienso que es necesario que todas las entidades, incluyendo las empresas que se dedican a montar eventos, tengan reglas internas para preservar la integridad y, más importante en este caso, cuidar la marca que representan. Todos los empleados de dicha empresa deberían estar sujetos a dichas reglas.

En el caso que nos atañe, encuentro completamente normal que la Liga Dominicana de Béisbol Profesional (Lidom) incluya en su reglamento, advertencias que la protejan de ser expuesta por sus propios miembros. No soy abogado, pero digamos que es un simple ejercicio de autoconservación.

Es poco probable que empresas como MLB (béisbol), NBA (baloncesto), NFL (fútbol americano) o La Liga (fútbol balompié de España) dejen al criterio de sus empleados la forma en que deben expresarse públicamente sobre sus equipos, jugadores y árbitros. Donde no hay orden, reina el caos.

Pero, y resumo, soy de los que piensan que todas las empresas, públicas o privadas, necesitan tener reglas de autoprotección para poder sobrevivir en el tiempo. Nosotros los comunicadores tenemos la opción de tomar o no tomar esos trabajos.

OSVALDO RODRIGUEZ SUNCAR

Estoy de acuerdo con el reglamento que tiene por intención evitar críticas destructivas y ofensivas a la moral de los actores del torneo de béisbol profesional dominicano, por medio a las transmisiones de radio y televisión de los partidos de los equipos que componen la LIDOM.

También con que LIDOM condene aún en redes sociales particulares, distintas a las de los equipos, que los integrantes de las cadenas de transmisiones de radio y televisión emitan críticas de ese tipo. En esos casos, creo que la LIDOM a quien debe llamar la atención es a su equipo afiliado, del cual el profesional de la comunicación es empleado, y no directamente a éste.

Pienso que si el profesional de la comunicación, aún se trate por medios ajenos a los de la LIDOM y sus integrantes, emite críticas que la mayoría de los asociados estime atenten contra los intereses de ese conglomerado, la LIDOM puede sancionarlo, emitiendo condenas que afecten el trabajo de ese profesional en los medios de la LIDOM y sus equipos, ya sea multas y hasta suspensiones, temporales o definitivas.

VÍCTOR BÁEZ

La libertad de expresión nunca deberá ser coartada, pero en el caso de los que trabajamos en las cadenas de los equipos de la pelota dominicana, debemos entender que nos debemos a los clubes y a la Liga. Todo se puede decir y criticar, pero siempre dependerá de la forma cómo lo hagamos. Si se hace con altura, respeto y objetividad no debe haber inconvenientes.

JOSÉ ANTONIO MENA

Entiendo que sin faltar al respeto del árbitro o de los árbitros, nosotros como comunicadores debemos tener derecho de hacer un señalamiento criticando una mala decisión. Es cierto que son humanos y como todos pueden errar en algunas jugadas o tener un mal día. Pero asimismo como decimos las cosas buenas no nos podemos quedar callados con los errores.

ALBERTO RODRÍGUEZ

Yo pienso que donde termina tu derecho inicia el del otro. No estoy de acuerdo con críticas personales a los árbitros, ahora se puede emitir juicios profesionales de ellos sin caer en ofensas. Pienso que Lidom en esta gestión ha tratado de subir el nivel de los árbitros formándolos y mejorando sus salarios pero hay que seguir trabajando duro para que el pelotero de nivel en especial entienda que debe respetar al árbitro dominicano.

En el caso de los árbitros es delicado porque una crítica ácida de un analista o narrador podría incitar a un fanático dolido a una acción contra un árbitro después de un juego y no podemos llegar ahí.

Usted puede decir tal árbitro es reincidente en equivocarse en ese llamada o no tiene una zona de strike equilibrada y por eso no puede haber sanción ahora caer en ofensas hacia el árbitro en un micrófono no lo veo agradable para el evento.

jt/am

Comparte:
  • Gamboa

    Entonces la Lidom es una empresa privada solo para recibir los cuantiosos beneficios que deja el torneo, pero para reparar los estadios no; un periodista o empleado de Lidom no puede emitir ningún juicio ni ninguna critica porque hay que cuidar y proteger el evento, pero no hacen nada para controlar al mercado negro porque existe una mafia entre los dueños de equipos y la Lidom con esos comerciante y las bebidas y alimentos que se venden en el estadio son caros y de muy mala calidad, y sin ningún control sanitario, tanto la Lidom asi como tambien, los dueños de equipos son unos verdaderos LADRONES Y CHUPASANGRE DEL FANÁTICO DOMINICANO.

  • saabor9000

    Shows y más shows para hacer olvidadr más a Manilo-Odebrecht

  • Dalton

    Miren a que se dedica el titular del CAD al morbo y a jugar pelota , cuando hay tantas violaciones crasa y real en los asuntos publicos y privadas de indoles judicial, donde es necesaria su atencion e intervencion.

    Despues del Presidente solo hay un grupo de profesionales que NO deben dormir por su compromiso con la sociedad Dominicana,

  • Arismendy Martinez

    Como hombre de comunicación, pienso que los narradores y comentaristas que laboran en las diferentes cadenas de radio y televisión, no están para evaluar el trabajo de los árbitros en cada partido. Pues he estado siguiendo cada transmisión y es penoso ver y escuchar a muchos comentaristas y narradores, criticar acremente a los árbitros. Parece que estos no saben diferenciar lo que es describir jugadas y criticar las mismas. De acuerdo con las disposiciones de la Lidom.