Cierran restaurantes y escuelas de EE.UU. en el “Día sin inmigrantes”

imagen
La protesta "In día sin inmigrantes" se extendió por Chicago, Washington, Filadelfia, Boston, Houston y Nueva York.


FILADELFIA.- Inmigrantes en todo Estados Unidos se quedaron en casa este jueves en lugar de ir a clase o a trabajar, para demostrar su importancia para la forma de vida y la economía estadounidense.

El “Día sin Inmigrantes” se realizó contra los esfuerzos del presidente Donald Trump para reprimir la inmigración, fuese autorizada o no. Los organizadores preveían miles de participantes o al menos importantes muestras de apoyo en Boston, Houston y Nueva York, entre otras ciudades.

Los puestos de alimentos frescos en la llamada “Calle Nueve” -como se conoce a la 9th Street del Mercado Italiano debido a la abundancia de comercios mexicanos- eran una elocuente demostración de lo que sería Filadelfia sin inmigrantes. Los clientes preguntaban dónde comprar carne fresca, pan, fruta y verduras.

Restaurantes finos de Filadelfia y Washington estaban cerrados en apoyo a los empleados, dijeron algunos dueños.

El Museo Davis de la Universidad de Wellesley en Massachusetts dijo que retiraría o cubriría todas las obras de arte realizadas o donadas al museo por inmigrantes.

En Nuevo México, el estado con mayor proporción de hispanos, las autoridades dijeron que cientos de estudiantes faltarían a clase.

En un barrio de gran población mexicana en Chicago, algunos comercios destacaron su participación en la protesta con carteles.

Trump basó su campaña en la construcción de un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México y atribuyó el alto desempleo a la inmigración.

Muchos de los que faltaron al trabajo perderán el sueldo del día, pero los organizadores dijeron que la causa bien vale el sacrificio.

“Mucha gente perdió su empleo por tomarse el día, pero era un riesgo que estaban dispuestos a correr”, dijo Olivia Vázquez, de 22 años, dirigente comunitaria que se encuentra en Estados Unidos sin autorización.

“Están cansados de que penalicen a sus comunidades”, dijo Vázquez. “Todo ser humano merece vivir con dignidad y respeto, y no se los dan. Están dispuestos a reaccionar”.

wj/am

Comparte: