Chevrolet en RD

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Al finalizar el año pasado, el 19 de diciembre de 2017, la prensa nacional daba cuenta de que ejecutivos de la Chevrolet estudiaban instalar en República Dominicana una ensambladora de sus vehículos.

La información de este propósito tiene muchas aristas, muchas lecturas.

Veamos algunas.

• Desde su campaña y luego como presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha sido categórico en las presiones de su gobierno para que las empresas norteamericanas –y la Chevrolet es una de las más grandes de la poderosa industria de producción de vehículos- retornen sus inversiones y/o programas de expansiones a su territorio.

Por ello es trascendente para nosotros que empresas emblemáticas y símbolos de Estados Unidos, como la Chevrolet, evalúen instalarse en nuestro país es signo de confianza sobre los niveles de estabilidad económico, político y social de la nación.

• Por muchos años –yo diría que ‘por toda la vida’- el grave problema de producción, distribución y facturación de energía eléctrica ha sido el talón de Aquiles de nuestros propósitos, nuestros anhelos, nuestros sueños de desarrollo.

• La producción –acelerada, diría yo- de mano de obra calificada que se ha estado formando en los últimos tiempos, gracias al Infotep y al Itla, apuntan a situarnos en una nación apetecida por grandes empresas internacionales y, por ende, a acceder a más y mejores empleos, lo que dinamiza el comercio, mejora la calidad de vida y estabiliza los procesos de crecimiento que registra nuestra economía.

La República Dominicana perdió competitividad frente a Centroamérica –y a los asiáticos, como China, Taiwan, Singapur, Malasia, Coreadebido a la pobreza de nuestra mano de obra y los déficits de producción, inestabilidad y alto costo de la energía eléctrica, ya que la generalidad de las empresas requieren de plantas alternas, ya no de emergencia sino de ‘uso continuo’ para evitar parar la producción.

Pero esto va en vías de quedar en el pasado.

La mano de obra calificada se está formando rápidamente y, por ello, las zonas francas, ahora especializadas, se consolidan en el país.

Punta Catalina, la gran mega obra que construye el Gobierno y que es tan apetecible por capitales privados, viene a ser el punto decisivo de una industria de energía eléctrica, que va transformándose y haciéndose cada vez más eficiente y que, necesariamente, redundará en un abaratamiento significativo de la tarifa y la inversión de la empresa privada, en sentido general.

Punta Catalina, entonces, viene a ser la ‘corona de la reina’ en la conformación de una nueva República Dominicana, por la que se esfuerza el Gobierno y los sectores sensatos y con visión de país del empresariado, no a los ojos de aquellos que juegan a la política, unos por estar en la ‘chercha’ y otros por sus insignificancias y enanismo mental.

Que la Chevrolet pondera instalarse en República Dominicana, es un hecho histórico llamado a marcar un antes y un después en nuestros esfuerzos de desarrollo.

rlgonzalez50@gmail.com

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.