Caos en el tránsito de Santo Domingo

imagen
El autor es ingeniero industrial. Reside en Santo Domingo.
He llegado a pensar que los problemas del país se dejan magnificar para beneficiar a muchos y otros tantos.
 
La circulación vehicular en el Distrito Nacional se convierte en un caos permanente desde antes de salir el sol hasta varias horas después de ocultarse.
Me permito referirme al tema teniendo en cuenta conceptos personales en este abrumador y neurálgico tema.
 
En todas las partes del mundo organizado y con intenso tránsito vehicular el transporte de concho es inexistente, aquí perdura por años!
 
Las grandes ciudades tienen especialistas en tránsito vehicular con larga experiencia en estos temas y un organismo policial se encarga de ejecutar las políticas requeridas; nuestros policías de AMET no tienen esos conocimientos y mucho menos experiencias compartidas con otros países, son policías a la usanza militar, sin desmedro de los mismos.
 
O es que todavía no sabemos qué todo militar o policía tiene en mira ser transferido a AMET, lo que le garantiza dos sueldos e igual numero de pensiones, una de la institución a la que pertenece y la otra por AMET?.
 
Hace años que las avenidas Winston Churchill, Abraham Lincoln, Máximo Gomez, Nuñez de Caceres, Isabel Aguiar, entre otras, han debido cambiarse a una sola direccion según convenga a la circulación ya sea norte-sur o sur-norte y previo estudio.
Las soluciones viales de las últimas décadas, elevados y túneles, todas han sido este-oeste y viceversa en desmedro de las grandes poblaciones de la parte norte de la ciudad Primada de América, principalmente, lo que crea el gran molote vehicular en el sentido norte-sur y sur-norte, mayormente.
 
Las grandes intersecciones se ven afectadas por el giro a la izquierda, el que inutiliza el paso de vehículos dado que solo se activa una manga del tapón permaneciendo los otras tres sin circulación.
 
El giro a la izquierda es una pérdida en tiempo, atraso vehicular y elevado gasto de combustible para las restantes tres mangas inmóviles.
 
EL giro a la izquierda es la “más rápida solución” pero es la peor decisión; por el contrario se debe facilitar y promover siempre el giro a la derecha.
En todo esto está el respeto a las leyes del país y vista la situación es necesario que las autoridades la impongan sin atropellos pero sí con firmeza, me refiero al ámbito vehicular.
 
Es insólito el atasco o tapón que se forma en horas tempranas de la mañana en el kilómetro 9 de la Carretera Duarte que llega y pasa de la entrada a Los Alcarrizos y en la tarde desde el mismo kilómetro 9 hasta el inicio del Expreso V Centenario, es por falta de autoridad competente. mayormente.
Es imperativo la construcción de estructuras que desahoguen los embudos que se hacen en el kilómetro 9 de la carretera Duarte, del Puente Juan Bosch, de la Isabel Aguiar (Pinturas), entre otros cuellos de botella en toda la ciudad.
La demora en estas soluciones viales seguirá costando millones de pesos en combustible, menos horas hombre trabajadas, mayor tensión entre las personas empleadas y por consiguiente la productividad bajara, entre otros tantos puntos negativos producto de el mayor desorden vehicular del mundo.
Así como las construcciones en el país tienen al menos al transeúnte dominicano ya que no usan mallas protectoras de igual manera deja mucho que desear la construcción de carreteras y autopistas y es que la parada del kilómetro nueve no dispone de un diseño adecuado y funcional para que vehículos puedan dejar y recoger pasajeros.
 
El tránsito de camiones de carga debe de estar limitado a horarios nocturnos y es de vital importancia que la Avenida de Circunvalación sea concluida en el futuro inmediato para descongestionar el tránsito de carga mayormente.
Nada en el transporte de carga o vehicular puede ni debe ser un invento, jamás, pues las experiencias sobran a montones y solo es intercambiar información con grandes ciudades como Sao Paulo, Rio de Janeiro, Madrid, Estambul, Londres, Nueva York, etc.
 
Lo que sí debemos es dejar la usanza española de la colonia de hacer callejones por carreteras o autopistas y nuestros ingenieros cambiar esa mentalidad para dar a las obras amplio espacio donde en el futuro se puedan hacer modificaciones con áreas disponibles.
 
Por ejemplo y dado el alto número de pasajeros en el kilómetro 9 de la Autopista Duarte hace tiempo que el Ministerio de Obras Públicas debió haber habilitado espacios enormes para la entrada vehicular y dejar y recibir pasajeros sin hacer obstrucción a las vías normales.
Claramente que elevados y túneles de dos vías tienen un desarrollo muy cuestionado pues la parada por cualquier falla de un vehículo inutiliza, también, el otro carril disponible.
Diferente situación con los elevados de tres carriles como los de frente a Teleantillas y la Nuñez de Caceres.
 
Muchas otras posibles soluciones pueden y deben de incrementarse para lograr un mínimo de desahogo vehicular en Santo Domingo de mano de especialistas.
jpm
Comparte: