Santo Domingo. Rep. Dom. - 25 de Octubre 2014
Opinión
4 Septiembre 2013, 06:30 PM, 10 Comentarios
El error de difamar
Por FAUSTO PIÑA BELLO

 La primera difamación realizada la hizo la serpiente antigua, contra nuestro Dios viviente, cuando le dijo a Eva: “¿Conque Dios os ha dicho no comáis de todo árbol del huerto?” Gén.3:1b. El sembrar con malicia duda sobre la sabiduría de Dios y su carácter visionario, implicaba una verdadera difamación sobre el Creador. El propósito era desacreditar a Dios ante Eva y Adán, presentándolo como ignorante y mal intencionado.

Difamar es: “Desacreditar a alguien publicando o diciendo cosas contra su buena opinión y fama” Dicc. L. Encl. 2000. La difamación e injuria, en nuestro país es penable por las leyes. No obstante, basado en una supuesta “libertad de expresión” muchas personas por diferentes medio de comunicación de masa, se dan a la tarea de difamar a otros. Eso no es “libertad de expresión,”sino libertinaje de la libertad de expresión.

Cualquier persona debe tener la libertad de expresar su opinión, ideas y conceptos sin que se le coarte su libertad de expresarse, siempre y cuando lo haga con respeto, con  apego a la verdad y con responsabilidad. Es un error de cualquier sociedad, dejar que se manche la dignidad de una persona, sin que haya una verdadera prueba de los hechos acusatorios. No se puede ser como la Cotorra, que imita un sonido sin tener conocimiento de lo que dice.

Es lamentable que una sociedad llegue a una morbosidad expresiva tal, que cualquier rumor se convierte en noticia y comentarios, inapropiados. El rumor es una “noticia vaga u oficiosa. Ruido confuso, sordo e insistente.” El hablar o, escribir en base a un rumor, refleja la malignidad del emisor, puesto que sin tener una noticia objetiva y comprobada por sí mismo, o por los medios legales, la persona atenta contra la buena opinión y fama del individuo o institución.

Aunque muchas personas se agradan en difamar, pienso que no tienen conciencia del daño que se le hace a la sociedad, con tal conducta; pues otros imitan tal desgracia social, dañando buenas reputaciones en otros. Muchos líderes religiosos han tenido conductas incorrectas, pecaminosas y penables, pero eso no involucra a todos. Judas, quien traicionó a Jesús, era uno de sus apóstoles, pero no todos los apóstoles eran como  él. Es injusto que porque uno actúe mal, todos paguen por igual.

El apóstol Pablo escribió: “Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres” Tito 3:2. No se debe difamar al rico, por la envidia del que es  pobre; pero no se puede difamar al pobre, por ser débil en una sociedad injusta. Es muy difícil crear un buen nombre, pero es muy fácil destruirlo. Los difamadores siempre demuestran su impotencia e insuficiencia para igualar o superar a su víctima; de ahí que, sufren como el peregrino en el desierto.

Jesucristo fue difamado por los principales sacerdotes, los escribas, los fariseos y saduceos quienes decían que él era un endemoniado, sedicioso, engañador, pecador, entre otras difamaciones. Su objetivo era destruir la buena reputación y la fama que él tenía. Empero Jesucristo, no se detuvo ante tales acusaciones, sino que siguió su misión hasta triunfar sobre sus difamadores como está escrit “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” Co. 2:15.

Los cristianos debemos aprender de los apóstoles, quienes fueron también difamados, pero ellos no guardaron rencor a sus victimarios, más bien, demostraron que era más importante seguir accionando en beneficio del ser humano, no tomándoles en cuenta sus conductas pecaminosas. Pablo escribió: “Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos” I Co. 4:3.

La peor difamación es aquella que intencionalmente crea una falsa percepción, pues se generaliza y magnifica la supuesta razón de la difamación. Es una mezquindad no hacer las averiguaciones correspondientes, antes de pronunciar juicios condenatorios sobre la conducta de cualquier persona. La gente de conducta barrial vive y se recrea de la difamación, creyéndose invulnerable de las consecuencias de ella. Mientras que los de supuesta clase social alta, pagan para difamar, además de que por abajo difaman.

Una verdad dicha en momento en que pueda causar daño y por la intención, se convierte en una difamación. Media verdad dicha conscientemente y apropósito también pasa como una difamación. Así mismo, toda mentira dicha con el propósito de dañar a otro, constituye una difamación. Esta conducta impura es innecesaria, cuando con el valor necesario se es capaz de lograr lo deseado, sin tener que dañar a otros.

La mejor manera de sobreponerse a la difamación, es haciéndose consciente de dicha debilidad, para lograr invertir esa energía negativa en algo que sea positivo. Además es rendirse a Jesucristo para que éste le perdone las ya cometidas; como también llenarse de buenos pensamientos a través de leer escritos sanos, de superación y sobretodo que contengan conocimiento moral, divino y secular como lo es la Biblia.

También se puede superar la esclavitud de difamar, mediante reconocer las virtudes que otros tienen, y sentirse bien por ellas. Así mismo, a través de detectar sus propias virtudes, gozarse con ellas y perfeccionarlas en sí mismo. Esto permite que nos demos cuenta, de que en la sociedad todos somos complementos en ella; nadie es perfecto en virtudes, por lo que se necesita del médico, del abogado, del chofer, del político, del religioso, del ateo, del profesor, y aun de las actitudes impuras, para apreciar las puras.

No difamemos a nadie, y pongamos a Dios en nuestro corazón; él es el único ser puro que existe, en sus tres divinas personas. El es la fuente de la riqueza del conocimiento y de las virtudes, pues de él depende el querer como el hacer. Dios es permisible, debido al libre albedrío en el ser humano. Por consiguiente, expresemos libremente todo lo que es edificante y que sirve para crear reputación, pero seamos cautos cuando lo que queremos decir sea difamar a otros. Dios le bendiga.  

faustopina@hotmail.com

 

 

  • Compartir en:

Comentarios

Enviado el 04 de Septiembre 2013  |  #98188

canta la rana


Senor bello,

NUNCA,JAMAS una verdad dicha en cualquier momento o lugar se puede catalogar de DIFAMACION, que pretendes, que se calle esa verdad para no herir.

No cree que es peor callar que gritar una injusticia aunque haga dano?

Enviado el 04 de Septiembre 2013  |  #98206

Pepe Pepe


la infamia mas grande es el engaño de las religiones y de un dios que supuestamente lo crea todo y no es culpable de crear una serpiente que hable y le lleva el supuesto pecado intrinseco en sus genes, cuantos disparates y todos estos llamados pastores vividores del cuento y metedores de miedo...la biblia es una infamia.....

Enviado el 04 de Septiembre 2013  |  #98221

el mismo travieso


....La primera difamacion se la hicieron a la serpiente!!...y como asi?...eeh Travieso.....ooh,oooh acusandola de algo que nunca ha podido hacer:.....HABLAR

Enviado el 04 de Septiembre 2013  |  #98291

tamaris


Me parece muy cierto este comentario y muy bien explicado y es que en este tiempo la gente vive dándole riendas sueltas a su lenguas, porque es mas fácil ver la paja en el ojo ajeno que en el mio

Enviado el 04 de Septiembre 2013  |  #98292

tamaris


Me parece muy cierto este comentario y muy bien explicado y es que en este tiempo la gente vive dándole riendas sueltas a su lenguas, porque es mas fácil ver la paja en el ojo ajeno que en el mio

Enviado el 05 de Septiembre 2013  |  #98424

La guira


Pero que bien que lo dijo Canta la Rana.

Decir la verdad es una obligacion cuando se trata de corrupcion, abusos, y demas.

La Biblia tambien dice que La verdad os hara libres.

Enviado el 05 de Septiembre 2013  |  #98511

Alina


Estoy tan y tan de acuerdo con el comentario de Canta la rana. Algo que detesto es cuando alguien consciente de que se esta cometiendo una injusticia se ampara del decir: eso no me incumbe, o a mi no me importa. Muchas religiones, especialmente la cristiana, usan el metodo de todo dejarselo a Dios o el de presentar la otra mejilla, pero lamentablemente, si todos aplicamos estas medidas, las injusticias en la tierra seria mas numerosas. Tambien estoy de acuerdo con los comentarios de El Travieso y La Guira.

Enviado el 05 de Septiembre 2013  |  #98958

suamrraga


La Biblia cristiana es uno de los libros mas comicos, mas incoherentes, mas contradictorios y mas infantiles. O acaso no un es cuento infantil eso de una culebra hablando?
Ademas, es un libro que antes de leerlo hay que ponerse guantes de cirujano para evitar contagiarse con el sida, debido a que desde su comienzo hasta su final esta lleno de hechos y acontecimientos de sangre. Es un libro tragicomico.

Enviado el 05 de Septiembre 2013  |  #98962

sumarraga


Acaso no es una contradiccion que, un Dios que lo sabe todo desde antes que sucedan las cosas, Este supuesto creador de perfecta inteligencia no se de cuenta que una de sus criaturas lo va a traicionar tranformandose de ser un Ser Angelical como el demonio, pase a convertirse en serpiente habladora y chismosa, para rebelarse contra un Ser onipotente y oniciente, como El tal Dios que lo creo?

Enviado el 05 de Septiembre 2013  |  #98965

sumarraga


Para aceptar eso lo unico que se necesita es, estar bajo una condicion de deploracion mental, sumido en un marasmo total de alienacion que impide usar las neuronas, si es que las tiene ese individuo.
Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra:
Más Noticias