Santo Domingo. Rep. Dom. - 21 de Septiembre 2014
Opinión
7 Agosto 2013, 06:52 AM, 3 Comentarios
Periodistas en la politica
Por DANIEL EFRAIN RAIMUNDO

Hoy, hay muchos periodistas que son millonarios de la noche a la mañana. Eso es verdad. Otros vendieron sus plumas para ser embajadores, diputados o ministros. Eso lo conoce todo el mundo.

Era cuestión de tiempo y nada mas. Muchos otros que hoy son periodistas están en fila india, para cuando les llegue su oportunidad de ser un alabardero del presidente que lo nombre en alguna posición de renombre. Estos ya no son periodistas, sino políticos periodistas enganchados a un mundo donde su pluma sólo se levanta para el ditirambo almibarado y para defender, cacata boca arriba sus respectivos nuevos dueños. 

Vendieron su supuesto decoro por un puñado de pesos, dirían muchos. No, no es así, es como diría Arrastía, era cuestión de tiempo, para que su antifaz se les cayera por su propio peso. Ahora toda su farsa se acabó. Ya no pueden esgrimir su pluma con la dignidad de antes, porque la convirtieron en un estercolero y solo por sus fuentes sale el cagatintas de la verdad antojada; de la verdad deformada que en la praxis es una mentira burda.

Se me acusa, con frecuencia, de hablar mal de todo y de todos, sin ofrecer soluciones; pero ¿acaso es obligación mía componer cosas que no he descompuesto? Nunca he sido ministro, diputado o embajador, jamás he militado en un partido político y no hago promesas electorales buscando una alcaldía o una gobernación.

Puedo, sí, sugerir algo elemental: que abogados, médicos, ingenieros, economistas, artistas, albañiles o campesinos se concreten a hacer lo que saben hacer, poniendo en ello toda su capacidad y su esfuerzo. Mi oficio es opinar. No quiero ser presidente, ministro ni diputado si soy bueno para nada

Cada cual debería cumplir una función de acuerdo a experiencia, méritos y capacidad; pero la política es mucho más lucrativa, y presta impunidad. La función pública no es sólo un ocio muy rentable, pues también desvirtúa la razón de ser de las profesiones u oficios, así sean los más humildes.

La sociedad está enferma porque sus partes ejecutan tareas incompatibles con su naturaleza específica y las patas quieren dirigir a la cabeza. Hay mucha gente con recto juicio y con moral torcida, y aunque yo pudiera ofrecer recetas ciertas para los males sociales, no tengo poder ni atribuciones para ponerlas en práctica, y cumplo mi misión al detectar los males y ponerlos en evidencia.

Si un amigo tiene una palidez mortal o su aliento huele a cloaca, es obligación mía decírselo; pero no puedo recetarle píldoras, inyecciones o supositorios. Un paciente no tiene por qué ofenderse si el médico le encuentra cáncer o Sida; pero los corruptos se indignan cuando un periodista descubre su corrupción.

Por supuesto, todos presumen alta moral y suma inteligencia; pero, ¿qué impresión causan en los demás? Un escritor, por ejemplo, puede tener una sólida reputación intelectual y moral, lo cual no impide que unos le admiren y otros le consideren un bruto, o al revés.

Vargas Llosa perdió muchos puntos sólo por apoyar la candidatura de Humala en el Perú, y por eso mismo, los periodistas de opinión están sujetos a las mayores críticas, por el simple hecho de que todo juicio hecho público hiere inevitablemente otras maneras de pensar, de sentir o de vivir. Un columnista puede criticar o elogiar cualquier cosa; pero no puede juzgar ni evaluar su propia labor, por lo menos no públicamente. Los demás sí pueden hacerlo, y con todo derecho, aunque les falte razón.

La misión de los periodistas es denunciar los males sociales y, en teoría, para curarlos están los políticos, pues son elegidos porque dicen tener recetas infalibles para la felicidad del pueblo. La función de los periodistas no consiste en hacer cosas, sino en decir cosas. Intentan hacer un diagnóstico social, y pueden equivocarse como se equivocan los médicos, que tampoco meten la nariz fuera de su especialidad. Pero no sólo los periodistas profesionales opinan y sugieren en la prensa, sino también muchos especialistas ajenos a la burocracia estatal, y pueden tener ideas brillantes. ¿Quién les hace caso?

Las decisiones no dependen de expertos ni de especialistas, sino de quienes se adueñan del país gracias a la democracia electoralista. ¿De qué serviría que yo, igual que muchostécnicos, opinara que la legalización de la “mariguana” en cualquier país es una barbaridad?

¿De que me vale pedirle a Juan Marichal que su logro no es la propaganda del alcohol sino la de formar jóvenes con un destino mejor para su Patria? ¿Qué ganaría yo con decirle al ¡Ave César! que siga su carrera periodística --que la ha hecho con decoro-- y que deje la de ser «tumbapolvos» de presidentes, para buscarse una posición de embajador en algún país del globo terráqueo y luego hacer un papelazo en pleno programa de televisión insultando gente cosa que deja mucho que desear ante sus seguidores? ¿Seguidores?

Yo hago lo que sé hacer. Opinar sin fungir de mago Mandrake o Chimbilá, porque puedo equivocarme. Veo que muchas cosas andan mal; pero no me meto a componer cosas que yo no he descompuesto ni sé cómo pueden arreglarse. Podría, claro, desasnar a los políticos y sugerirles algo más: ya que no pueden con su carácter, que roben; pero no tanto. ¿Me harían caso?

  • Compartir en:

Comentarios

Enviado el 07 de Agosto 2013  |  #81498

LORGO EL IMBATIBLE


SEGURO QUE ESTE TA` QUILLAO PORQUE NO LE HAN DAO UNA BOTELLITA.

Enviado el 08 de Agosto 2013  |  #81718

Ramon Leon Santos (El Gallo)


Raymundito, Raymundito, que analisis tan ****, te fuiste por la tangente queriendo hacerte pasar por independiente, cuando tu objetivo era unico, acabar con Cesar Medina utilizando el antifaz que señalas y cayendo en ese mismo estercolero, cuando usas al hall de fama Juan Marichal como un ejemplo aislado al tema en cuestion para llegar a tu objetivo final, que era acabar con Cesar Medina. Dejaste ver tu cola perredeista y que eres lo mismo que señalas de otros: estercolero pero con una bajeza aguda de querer ser y no ser.

Enviado el 08 de Agosto 2013  |  #82270

Andy Robertson


Que problema deben encarar los diarios digitales, para evitar que tantos oligofrenicos y anencefalicos escriban como interactivos. Lorgo parece que tiene los espacios cerebrales llenos de prolongaciones intestinales. ja,ja,ja pobre loco!!!!
Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra:
Más Noticias