Santo Domingo. Rep. Dom. - 17 de Septiembre 2014
Opinión
7 Mayo 2013, 08:41 PM, 0 Comentarios
Destrucción del medio ambiente
Por JULIO CESAR INOA

La disposición del Ministerio de Medio Ambiente que prohíbe la depredación de los ríos por parte de las compañías que por años han explotado con fines comerciales la extracción de arena y otros componentes mineros para uso en la construcción, debe ser respaldada y sostenida frente a todas las presiones que los ricos areneros y magnates de la construcción ya están realizando.

Los pueblos y las comunidades donde están instaladas estas compañías, así como las organizaciones ambientales, sindicales, campesinas y políticas, deben ser guardianes permanentes y firmes.

No deben aceptar chantajes ni presiones de los ricos areneros que pretenden dejar el país sin ríos y sin sus elementales riquezas, cuyo valor para que el país sobreviva hay que preservar a toda costa.

La disposición prohíbe el funcionamiento de los aserraderos clandestinos, la tala de árboles, el trasiego clandestino de madera criolla que se talan día y noche a lo largo de las zonas montañosas.

Los grupos ambientalistas y conservacionista de la naturaleza, están de pie ante la realidad del gran desequilibrio de todo el sistema climático del planeta y todo tiene que ver con la depredación constante de las grandes reservas del país, que hoy están en peligro de extinción. Tiene que ver con el uso irracional de los combustibles fósiles y de todo ese mundo desaforrado de las naciones capitalistas, que en su afán de explotar los recursos naturales del planeta, es una gran catástrofe cuya dimensión es incalculable.

Nuestro país, pequeño, sin recursos propios ni científicos, ni materiales, ha sido y está siendo saqueado por depredadores de todos los calibres. Está obligado a defenderse, aunque las autoridades no tengan la voluntad de enfrentar con rigor estos problemas que ya hoy afectan el mundo entero.

Los que realmente defendemos esta nación, estamos dispuestos a decir no para siempre a este crimen de la naturaleza.

La ley 64-00 prohíbe la tala de árboles de manera indiscriminada, así como la contaminación de las cuencas acuíferas de la República Dominicana, sin embargo las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente no están por preservar los recursos naturales renovables y no renovables, pese a que la población dominicana así lo exige a las autoridades gubernamentales.

Hay que preservar los recursos naturales porque de los contrario el país se quedará sin ríos, cañadas, y arroyos, como consecuencia de los depredadores que a diario producen talas de árboles de manera indiscriminada en todo el territorio nacional, sin que las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente haya tomado las medidas de lugar para prohibir esta situación.

En la Provincia Espaillat se están practicando talas de árboles en las orillas de los ríos de Jamao al Norte, Juan López, así como la extracción de materiales de las diferentes fuentes acuíferas de la región.

Además tenemos el caso del rio Moca, donde la Ley 64-00 prohíbe la construcción de casas a una distancia de 500 metros, cosa ésta que no se cumple y como tenemos la destrucción de varias residencias construidas a las orillas de esta cuenca acuífera, donde una gran cantidad de padres de familias de pocos recursos económicos fueron perjudicados.

Julio_c.inoa@hotmail.com

 

  • Compartir en:

Comentarios

Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra: