Santo Domingo. Rep. Dom. - 23 de Noviembre 2014
Opinión
23 Marzo 2013, 07:29 AM, Comentarios
Bolívar, El Ché, Caamaño, Chávez y La Gran Nación Latinoamer​icana

El concepto de nación puede ser explicado de este mod un conjunto de personas unidas por lazos patrióticos, quienes se consideran hermanados por una historia, tradiciones, costumbres, lengua y religión comunes, así como otros elementos, que los unifican, independientemente de estar o no territorialmente juntos.

Desde Tierra del Fuego hasta Tijuana, los latinoamericanos todos tenemos un mismo origen de colonización, explotación y mestizaje. Compartimos una misma religión, y una sola cultura de base. Hablamos lenguas neolatinas. Y también, aunque sin darnos exacta cuenta de ello, tenemos los mismos enemigos.

No son los ríos, ni los mares, ni las montañas lo que divide a las naciones. “Divide y vencerás”, decía Julio Cesar hace más de dos mil años. Nuestros países están delimitados por fronteras artificiales creadas por los imperios y las potencias para dividirnos y subyugarnos con mayor facilidad.

Si los países Latinoamericanos nos unificáramos, seríamos la nación con más recursos naturales del Mundo, una de las de mayor extensión territorial, y, sin lugar a dudas, una de las potencias más poderosas sobre La Tierra. Y no tendríamos que ponernos de rodillas nunca más.

Es precisamente por eso que los países que nos han explotado a lo largo de toda nuestra historia tratan de evitar que tomemos consciencia de esta realidad (que se plantea ya en términos ineludibles), fomentando la discordia entre nosotros e implantando gobiernos serviles a sus intereses expoliadores.

Para Simón Bolívar, la unidad del continente constituía la única posibilidad de convertirnos en una Nación soberana e independiente, que caminase hacia su propio desarrollo y felicidad. El escritor argentino Abelardo Ramos trata muy bien este tema en su obra “Historia de la Nación Latinoamericana”.

Hugo Chávez nos recordó que todos los pueblos de Latinoamérica somos una sola Nación. Siguiendo el ejemplo de Cuba, nos enseñó a ser solidarios los unos con los otros y a protegernos mutuamente. Ese ha sido el gran “pecado” de Chávez, por el que la inquisidora máquina de propaganda del imperio norteamericano ha tratado insistentemente de satanizarlo.

Pero los pueblos de la Gran Patria Latinoamericana no somos ya tan ingenuos, y sabemos distinguir entre un prócer y un traidor.

Un día, cuando el sueño de Bolívar, del Che, de Caamaño y de Chávez se cristalice, serán recordados como los fundadores de una de las naciones más prósperas y felices que haya conocido la historia universal.

 

C.C

  • Compartir en:

Comentarios

Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra: