Santo Domingo. Rep. Dom. - 02 de Agosto 2014
Opinión
18 Marzo 2013, 08:25 AM, 1 Comentarios
¿Igualdad en mujer y hombre?
Por VENECIA JOAQUIN

En el país se aboga por la igualdad del género femenino y masculino. Para no caer en contradicciones, debería existir un Ministerio del Hombre y de paso festejar un Día Internacional del Hombre ¿Por qué no lo tenemos?. Bueno, no voy a detenerme en eso, prefiero lanzar pinceladas que permitan reflexionar sobre diferencias esenciales, entre el hombre y la mujer. Es posible que algunas sean determinantes para la eficiencia en alcanzar posiciones y metas. Veamos.

Cuando Dios creo el mundo, primero hizo al hombre y de una de sus costillas, la mujer ¿Habrá algún mensaje divino envuelto en esta forma de crearnos?. En el matrimonio, la que sale preñada es la mujer. ¿Por qué no lo dejaron al azar y que salga preñado cualquiera de los dos? Además ¿Por qué Dios mando un hijo y no una hija a salvar la humanidad y recibir latigazos?. Otra cosa, si observamos el físico del hombre, es de contextura más fuerte. No tiene vulva ni pechos ni glúteos voluminosos y al caminar, tampoco se tongonea como la mujer. Por otro lado, la mujer es la que lleva el bebe nueve meses en su vientre y la que lo amamanta ¿Por qué el hombre no produce la leche y lo alimenta?.

Queremos igualdad, pero en esos aspectos, arrancan tremendas diferencias. Vienen desde los orígenes, dignas de analizarse y difíciles de igualar y menos por decreto presidencial. El sello divino y del “instinto materno”, no se pueden borrar. Este ultimo, llega por el “cordón umbilical” y luego lo envolvemos en afectos, enseñanzas y complicidad con los hijos. El hombre, no tiene algunas de esas vivencias. Por eso, dedica más tiempo y energía a asuntos laborales, profesionales, a tener cuota de poder, posiciones, salarios, a ser un proveedor. Para parir, la mujer tiene que dejar de trabajar por meses y eso no agrada a las empresas e instituciones. ¿Cómo cambiar esos roles?. Gracias a Dios, que la mujer, ni con el divorcio, suelta la esencia de la familia, los hijos.

Sin embargo, creo que no aprovechamos bien la oportunidad de estar mas tiempo influyendo en su mente y formación. Muchas cosas andan mal en la sociedad. No podemos decir que sea porque el hombre tiene más cuota de poder y sea el patriarca en el hogar. Eso es consecuencia. La solución no está en la rama ni en ponerle lacitos al árbol. Por tanto, no se resuelve con cambiar el vocabulario, comenzar a hablar de todos y todas, médicos y medicas, etc. Ni en pedir un 33% de posiciones para las mujeres en el Congreso Nacional y menos en abrir casas de acogida para recibir lasque reciben golpizas.

Tampoco resuelve el tener un Ministerio de la Mujer ni un día dedicado a ella ni que hoy la Presidenta de la Cámara de Cuentas haya salido corriendo rumbo a la ONU a pedir que se fiscalicen las leyes sobre las mujeres. Por bien intencionados que sean esos esfuerzos, no eliminan la raíz del problema. Son paliativos, “bultos”.

Recordemos que muchos viven de esgrimir el sensible tema de la mujer. En algunas propuestas hay demagogia. Buscan publicidad, simpatías políticas y altas posiciones en escenarios nacionales o internacionales. Esto, sin perder de vista, las que saben sacar ventajas a sus naturales habilidades y se acomodan en el exclusivo rol de amas de casas, sin afanarse. Mientras otras buscan salida fácil pero arriesgada, declarando su cuerpo “negocio ambulante”. Se exponen a la violencia, maltratos y hasta reclaman prestaciones laborales. Todo esto, radicaliza la desigualdad.

En verdad, el tema de la igualdad de género, no es tan simple. No podemos cambiar diferencias esenciales, que desde sus orígenes trae el hombre y la mujer. Lo único que puede ponernos a bailar al mismo ritmo, es elevar el nivel educativo y cultural de la población. Al ampliar la visión, cada quien ocupara el lugar que se proponga, acorde a sus habilidades y esfuerzos.

“Estudien para que no se dejen engañar y la sociedad las respete”, nos decía papa. Su olfato de campesino le indicaba, que no importa el sexo, la educación es clave para lograr libertad y respeto entre los demás.

Av/am

 

  • Compartir en:

Comentarios

Enviado el 19 de Marzo 2013  |  #5834

Hector


Hace tiempo que no leía un artículo con tanta verdades y sustentación por parte de una mujer, las cuales siempre viven buscando ventaja al tratar el tema de la igualdad entre y mujer, es la educación la que lleva a las personas a ocupar el puesto dentro de la sociedad que merece, es visto que las mayoría de las empresas tienen más mujeres que hombres en puestos ejecutivos y que las mediocres que no han podido alcanzar nada por su condición de ventajistas sin querer hacer el esfuerzo son las que
Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra: